Besos de película

Aprovechando que es el día de los enamorados, el día de San Valentín, vamos a hablar de besos de cine. Esas escenas donde los protagonistas se dejan llevar por la pulsión de sus emociones y se fusionan en un largo, apasionado y anhelado beso. A lo largo de su historia, el cine, nos ha regalado algunos besos memorables, escenas muy reconocibles que han sido copiadas, homenajeadas y recreadas cientos de veces por aficionados, amantes y profesionales del séptimo arte.

Hay besos huidizos, húmedos, cariñosos, apasionados, robados, dolorosos, tiernos... hay besos de todas las clases posibles.

Gone With the Wind (1939)

La caprichosa, pasional, testaruda y hermosa Scarlett O’Hara (Vivien Leigh) siempre ha amado a su primo Ashley pero Rhett Butler (Clark Gable) no ceja en su empeño e intentará conquistar a esta indomable y enérgica mujer. Su amor parece imposible, y aunque hay momentos en los que parecen encontrar el equilibrio, sus personalidades y ambiciones chocan sin remedio.

Duel in the Sun (1946)

En este western de King Vidor, Jennifer Jones es Pearl, una hermosa mestiza india que se interpondrá entre dos hermanos: Jesse (Joseph Cotten) y Lewton (Gregory Peck). La relación entre Pearl y Lewton es puro fuego y acabará por consumirlos a ambos, no pueden estar juntos porque se hacen daño pero no pueden estar separados. El final de la película es épico, ese beso desesperado pone fin a una relación que los ha conducido a la locura y la muerte.

From Here to Eternity (1953)

Puede que este sea uno de los grandes besos del cine. Burt Lancaster y Deborah Kerr viven un amor prohibido en Hawai, justo antes del ataque a Pearl Harbor. Ella es la mujer de un militar de alto rango, él es un sargento. Su pasión se desborda entre las olas y parece que solo la fuerza del mar será capaz de romper su unión.

Lady and the Tramp (1955)

¿Quién no ha cenado a la luz de las velas en un restaurante italiano? ¿Quién no ha pensado en esta película al ver los manteles a cuadros? La distinguida Reina y el encantador Golfo sellan su amor con un beso casual. La escena es hermosa, ambos cenan solos a la luz de la luna y de las velas, con música romántica de fondo. Una escena que derrocha un romanticismo clásico sin resultar, en ningún momento, empalagosa o aburrida.

Vertigo (1958)

James Stewart y Kim Novak dirigidos por el maestro del suspense, Alfred Hitchcock. Obsesión, amor, vértigo, incapacidad sexual, suspense... una de las mejores películas del británico. Scottie Fergusson (James Stewart) se acaba enamorando de una mujer a la que sigue a petición de su marido, no puede evitar que ella, Madeleine (Novak) se suicide. A partir de aquí todo parece carecer de sentido hasta que conoce a Judy, la viva imagen de Madeleine.

Planet of the Apes (1968)


Un beso entre especies diferentes que levantó mucha polémica en su época. Charlton Heston interpreta al astronauta George Taylor que besa a la científica Zira (kim Hunter) en un mundo donde la evolución ha favorecido a los simios. Un beso que es más que eso, se puede hacer una profunda lectura social y filosófica sobre esta escena.

In & Out (1997)

Howard Brackett (Kevin Kline) es profesor en un pequeño pueblo y está a punto de casarse, pero su vida dará un vuelco cuando un antiguo alumno, al recibir un Oscar, le dice al mundo que Howard es gay. La prensa acude en masa al lugar y el periodista Peter Malloy (Tom Selleck) se queda para la boda de Howard, ya que opina que hay una gran historia que contar. Ver a Kevin Kline y Tom Selleck besándose es algo inesperado pero tremendamente divertido. El beso entre ambos es firme, impulsivo y confirma la orientación sexual de Howard.

Titanic (1997)

Leonardo DiCaprio y Kate Winslet protagonizaron una de las historias más románticas y trágicas de la historia del cine. Su amor en el Titanic llenó salas de cine durante meses y se llevó once Oscars.

Sleepy Hollow (1999)

Al final de la película el temible Jinete sin Cabeza vuelve al inframundo pero no irá solo sino que se llevará con él a Lady Van Tassel (Miranda Richardson), la mujer que lo controlaba y que le había robado la cabeza. El beso que él le da antes de partir hacia el Infierno es sangriento, violento y la antesala de todos los horrores que le esperan.

Spiderman (2002)

Tobey Maguire y Kirsten Dunst se besan bajo la lluvia. Uno de los besos más recordados del cine reciente. Un beso tremendamente sensual y provocativo. Ella no sabe a quien está besando, mientras que él está viviendo el sueño, ya que Mary Jane es su gran amor.


Como colofón, el final de Cinema Paradiso, película dirigida por Giuseppe Tornatore en 1988. Amor por el cine en estado puro. En la última escena de la película el Toto adulto (Jacques Perrin) se sienta en una sala de cine a ver la cinta que Alfredo (Philippe Noiret) guardó. Una recopilación de besos, fragmentos de películas que fueron censurados en su momento por la dictadura pero que Alfredo salvó.