Secuencias Favoritas: The Notebook, amor bajo la lluvia

He de reconocer que las películas románticas tienen algo especial que hace que nos gusten. Aunque hay varias excepciones, suelen ser tratadas con algo más de base que termina enganchándonos a ellas, tanto porque tengan momentos cómicos especiales como si estamos hablando de un drama. En mi caso, he de reconocer que el drama romántico The Notebook se convirtió en uno de mis favoritos, con diferencia. Si me preguntáis que es lo mejor de esta película, no sabría especificar qué es eso que la hace tan especial, aunque sé que muchos de vosotros tendréis la misma opinión que yo al respecto de esta cinta.

Aunque no se concibió como una película comercial, la cinta ha ido ganando adeptos con el paso del tiempo. Su fama llegó no por la distribución o por la promoción, sino por el boca a boca que realizaban todos los que la habían visto.

La película se presentó en un par de festivales antes de aparecer como una triunfadora y una buena película para los espectadores, lo que hizo que la cinta tomase más importancia. Dirigida por Nick Cassavetes y basado en una novela de Nicholas Sparks, cuenta la gran historia de amor de unos jóvenes que se encuentran en un momento determinado de su vida. Desde el primer momento conocemos cómo se conocen, sus primeras impresiones, las vidas paralelas que tienen, hasta cómo se enamoran. Una relación imposible que intentan superar saltando todos los obstáculos que la vida les interpone.

La historia, protagonizada por los actores Rachel McAdams y Ryan Gosling se hizo todavía más personal cuando se produjo el amor real entre los dos actores, algo que repitieron en la entrega de premios, en concreto la entrega de premios de cine de los MTV, en la que recogieron el premio al mejor beso de película.

Una delicia de película con unos actores que encarnaron a la perfección la idea del amor imposible y de cómo superar las adversidades. Unos actores que llegaron más allá y que consiguieron que todos les quisiésemos como pareja. Y unos actores que hicieron despegar sus carreras con sus interpretaciones en esta película.

Aquí os dejo la secuencia clave del amor entre los personajes. La pareja habla tranquilamente mientras Noah (Ryan Gosling) rema el bote en el que están navegando. De repente una fuerte tormenta les sorprende en el interior del agua y, mojados, deciden acercarse a la orilla. Una vez ya a salvo, se desata la pasión entre los dos.

Esta no es la única gran imagen de la película, hay muchas más, pero quizá es la más característica. Si queréis saber más de la película os aconsejo que la veáis porque no tiene desperdicio. Aunque eso sí, tenéis que saber que la película os dará mucho que pensar, tenéis que estar dispuestos a recordar la película al menos durante dos días más, porque os llegará al corazón.