Kate Winslet y Catherine Keener se unen a Frank or Francis de Charlie Kaufman

Desde que viera Being John Malkovich quedé prendada no tanto de la dirección de Spike Jones, excelente de todas maneras, como por la locura creativa de este buen señor llamado Charlie Kaufman quien escribiera el guión del film. Posteriormente llegaría esa maravilla confusa que es Synecdoche New York, la que no sólo escribió sino que le dio su bautismo como director, y ya no pude esperar por una noticia como esta.

Habíamos anunciado ya el proyecto de Frank or Francis y ahora, gracias a Vulture, podemos afirmar que Kate Winslet y Catherine Keener se unen al film que ya tiene confirmados a Steve Carell, Jack Black, Nicolas Cage y Kevin Kline para completar el reparto de lo que será una comedia musical centrada en la figura de un director teatral (Carell) obsesionado por los constantes comentarios despectivos de un crítico especialista en el medio (Black) en su página web.

Tanto Winslet como Keener ya han trabajado en proyectos relacionados con Kaufman como guionista, lo mismo que Cage con Adaptation. La primera de ellas en Eternal Sunshine of the Spotless Mind junto a Jim Carrey y la segunda en la nombrada Being John Malkovich pero esta vez la relación con todos será más estrecha al contar con él en las directivas de la dirección.

Aún no se sabe muy bien qué papeles desarrollará cada una pero bien vale el talento de ambas para esperar con ansias esta película. Mientras, se sabe que Nicholas Cage interpretaría a un actor fracasado que se desempeña como maestro de ceremonias de distintos eventos y no puedo negar que junto a Jack Black es uno de los actores que menos me gustan, sobre todo si consideramos que podríamos oírlos cantar.

Pero el sello personal de Kaufman, su estilo narrativo y su singular forma de contar las historias hace que este sea un proyecto que hay que seguir de cerca, no en vano, ha logrado tres nominaciones al Oscar ganando uno de ellos con Eternal Sunshine of the Spotless Mind. El reparto, una mezcla extraña si las hay, se presta para la intriga de ver qué saldrá de un género, como es el musical, de poco agrado general en las taquillas.