Pasado y presente se juntarán en Oz: The Great And the Powerful

Si en 2011 hubo un lugar bastante amplio para la nostalgia cinematográfica con películas como Hugo, The Artist, Immortals, Midnight in Paris, Super 8 o, en cierta manera, Drive, esta mirada hacia el pasado tiene toda la pinta de extenderse en este año. Si en el año que acaba de terminar hemos sido testigos de la proliferación de actores y actrices infantiles que han demostrado que "el tamaño no importa", en este nuevo año parece que también vamos a disfrutar con nuevas interpretaciones de los más pequeños. Al menos es lo que se desprende de las entusiastas declaraciones de Joey King sobre su participación en Oz: the Great and Powerful:

Estamos haciendo lo mismo que en The Wizard of Oz, estamos haciendo el principio en blanco y negro y después en color, cuando entramos en la tierra de Oz. También va a ser una película en 3D; estoy tan emocionada. Va a añadir todo un nuevo nivel al maravilloso mundo de Oz.

Y yo me pregunto, ¿quien es esta Joey King? Pues es una niña que cumplirá trece años a finales de julio y que en su breve carrera ya le ha dado tiempo de combinar cine, televisión y doblaje pues ha prestado su voz para Horton Hears a Who! y Ice Age: Dawn of the Dinosaurus; se ha dejado ver en episodios de series de televisión como Medium, C.S.I. o Ghost Whisperer; o ha participado en filmes recientes como Quarantine, Ramona and Beezus, Battle Los Angeles o Crazy, Stupid, Love. Con toda esta experiencia acumulada en poco más de una década de vida, no me extraña que la niña sea tan resuelta como para explicar ella misma qué es Oz: The Great and Powerful.

El proyecto es tan divertido. Es la precuela de The Wizard of Oz. Trabajo con un reparto y un director asombrosos. Es tan impresionante, es como la primera (refiriéndose a The Wizard of Oz), pero esta explica como ocurrió todo, como Oz se convirtió en Oz, lo que sucedió para que llegara Dorothy. Trabajo con James Franco, Mila Kunis, Michelle Williams, Zach Braff y Rachel Weisz. ¡Me lo estoy pasado mejor que nunca!

Tan sólo añadir que el "asombroso director" de la película al que alude no es otro que Sam Raimi, que si su última película, Drag me to the Hell, nos remite a sus primeros títulos dentro del género de terror gore, como The Evil Dead y sus secuelas, o el fantástico, con Darkman, quizás sea más conocido para el gran público por sus éxitos más comerciales, como fueran Spider-Man y sus dos secuelas. Si acaso corregir que Oz: the Great and Powerful no se estrenará hasta marzo de 2013, luego tendremos que esperar un año más para intentar experimentar lo msimo que los espectadores de 1939, cuando veían pro primera vez The Wizard of Oz.

Como hace tiempo que no teníamos noticias de este proyecto, quizás vendría bien recordar que la trama de Oz: the Great and the Powerful tienen como principal personaje a un tal Oscar Zoroaster Phadrig Isaac Norman Henkle Emmanuel Ambroise Diggs (James Franco), que no es ningún rey a pesar de tener tal disparate de nombre, sino un mago y showman que viaja con un circo y que, tras ser pillado besuqueándose con la esposa de un cliente, se escapa en un globo de aire caliente para ser arrastrado por una terrible tormenta y despertar en la tierra mágica de Oz. Un lugar dirigido por dos malvadas brujas (Mila Kunis y Rachel Weisz), pero que también tiene lugar para una bruja buena (Michelle Williams). Y que la jovencita King explique por sí misma cual es su personaje:

Interpreto a Niña en Silla de Ruedas y a Niña China. Niña en Silla de Ruedas está en Kansas y Niña China es mi personaje principal, sale en la mayor parte de la película. Es muy divertida, es una descarada. Perdió a su familia cuando llegaron las brujas malvadas. Ahora, Oz se convierte en una especie de padre adoptivo.

Poco más que añadir, salvo especular con las posibilidades que la dirección de Sam Raimi puede aportar a Oz: the Great and Powerful. Estamos hablando de un cineasta que, incluso cuando trabaja dentro de la industria, suele sorprender para bien, manteniendo su tono irónico y divertido a pesar de los grandes presupuestos. Al menos así piensa un servidor.