TGIF: turismo cinéfilo por Nueva Orleans

Muchas veces he pensado en tomarme unas vacaciones cinematográficas. No me refiero a dejar de ir al cine por unos días, sino a viajar a los lugares en los que se rodaron algunas de mis películas favoritas. Roma, Londres o París; Tokio, Hong Kong o Pekín; México DF, Buenos Aires o Río de Janeiro son ciudades en las que podemos encontrar numerosos lugares que han sido inmortalizados por el cine. ¿No te gustaría realizar un viaje a los decorados naturales en los que transcurrieron algunas de tus películas favoritas?

Visitar los rincones de Madrid que aparecen en las películas de Pedro Almodóvar, subirte al Empire State Building igual que King Kong -quizás mejor en ascensor-, subir por las escaleras mecánicas de Totenham Court Road -la estación de metro en la que es asesinada una de las víctimas de An American Werewolf in London-, pegarte unas vacaciones de lujo siguiendo el mismo itinerario que James Bond o Ethan Hunt en cualquiera de sus películas, o hacer la ruta de Sailor y Lula en Wild at Heart pasando por Nueva Orleans. Un momento, ¡pero si en Nueva Orleans ya lo están haciendo!

Jonathan Ray trabajó en varias películas rodadas en Nueva Orleans y ha pasado los últimos años investigando la historia cinematográfica local hasta reunir detalles sobre más de 100 producciones, tanto cinematográficas como televisivas, relacionadas con su ciudad, desde King Creole hasta The Curious Case of Benjamin Button. Junto con su mujer, Michelle, es el propietario de una curiosa agencia de viajes New Orleans Movie Tours, que te lleva por treinta localizaciones y otros puntos relacionados con el cine en un recorrido de dos horas, que realizan dos veces al día. El trayecto se realiza en una furgoneta equipada con monitores individuales y en grupos de diez. Cada vez que se detienen en algún lugar relacionado con alguna película te muestran el fragmento de la película, aportando anécdotas de cada uno de los lugares. Y todo ello por 39 dólares, unas palomitas y una botella de agua.

Entre los lugares que muestran está Canal Street, el lugar en el que Vivien Leigh, haciendo de Blanche Dibous para A Streetcar Named Desire, preguntaba la dirección de una calle llamada Campos Elíseos. También visitan el mismo bar del barrio francés en el que se veía a Kevin Costner en JFK y otros enclaves que aparecen en películas como Green Lantern, Red, The Expendables, Interview with the Vampire, Ray, Pelican Brief o Easy Rider, según su página electrónica, aunque seguro que también se detienen en algún lugar de los que se ven en Cat People, The Bad Liutenant: Port Of Call - New Orleans, Dead Man Walking, Live and Let Die, Angel Heart, The Client, Pretty Baby, Midnight in the Garden of Good and Evil, Obssession o Primary Colors, por señalar algunas otras películas que podrían estar incluidas en la ruta.

En el año 2002, Luisiana implementó un programa de degradación fiscal que ofrecía ventajas a los productores, a cambio de que rodasen en el estado. Desde entonces Nueva Orleans se ha convertido en uno de los lugares de los Estados Unidos en el que más cine se rueda después de Los Angeles. Qué prefieres, ¿hacerte un viaje hasta Nueva Orleans o investigar sobre los lugares de tu ciudad que han servido para algún rodaje?