Nuevos y curiosos datos de los proyectos de Terrence Malick

En unas recientes declaraciones del actor Michael Sheen, nos ha quedado claro que la fama que se ha ganado Terrence Malick a lo largo de su carrera como director peculiar y singular no es infundada. Y es que el propio actor se ha encargado de confirmar que tendrá un papel en la próxima cinta del director, que por ahora sólo conocemos bajo el título de The Burial. Esto no tenía por qué tener nada de curioso si no fuese por la forma en la que Sheen ha sido contratado por Malick. Así lo explica:

Mi novia (Rachel McAdams) estaba en una película de Terrence Malick, así que fui a visitarla al set y aparentemente, si eres un actor y terminas en un set de Terrence Malick, te pide que estés en su película. Así que pude ser el jefe de Ben Affleck por un día

Ni más ni menos. Parece ser que el director utiliza actores profesionales para papeles de poca importancia, algo que tampoco es que sea único de él. Sin embargo es bastante curioso comprobar cómo un director puede llegar a tomar esas decisiones y que nadie se las cuestione. En el caso que nos ocupa, puede que Sheen ni siquiera acabe apareciendo en los créditos de la película, e incluso es posible que ni le veamos en la pantalla cuando se estrene la cinta. Esto es porque también es conocido que Malick hace y deshace en las postproducciones de sus películas, y cuando las edita las retoca de la mejor manera que se le ocurre. Un ejemplo es The Thin Red Line, donde después del montaje se quedaron fuera del metraje final las interpretaciones de Billy Bob Thornton, Martin Sheen, Gary Oldman, Bill Pullman, Lukas Haas, Jason Patric, Viggo Mortensen o Mickey Rourke.

Pero si todos coinciden en lo peculiar de su trabajo, también están de acuerdo en que es todo un reto trabajar a sus órdenes, puesto que es un director exigente pero con las ideas muy claras, que exprime al máximo a sus intérpretes. La última en unirse a esta lluvia de elogios es Rooney Mara, que en principio participará en una próxima producción de Malick junto con Ryan Gosling. Así describía la actriz al que será su director a partir de septiembre:

[Malick] es uno de los grandes cineastas que hay. Después de trabajar con David [Fincher], que es realmente duro, el límite se ha fijado en una especie de una altura inalcanzable. Quiero trabajar con personas que tengan una visión y sean inflexibles en la forma en que hacen las películas, y Terry es una de esas personas. Es increíble. Él es una de las mejores personas con las que he entrado en contacto

Esta claro que peculiar es un rato, pero lo bueno es que sus obras no dejan indiferente a nadie y siempre suponen un reto no sólo para los actores que intervienen en ellas, sino también para los espectadores que las disfrutan. Esperemos que no tarde mucho en terminar su próxima cinta.