Alejandro Jodorowsky quiere que produzcas La Danza de la Realidad

El legendario director de películas insólitas como Santa Sangre, El Topo o The Holy Mountain, Alejandro Jodorowsky, creador del Grupo Pánico, junto a los surrealistas Fernando Arabal y Roland Topor; colaborador de Moebius en la creación de novelas gráficas como El juncal; y fundador de la psicomagia, técnica terapéutica que aglutina ritos chmánicos, teatro y psicoanálisis, que ha llegado a influir en la psicoterapia, quiere volver al cine. Si ya llevara un tiempo buscando infructuosamente financiación para varios proyectos, entre los que se encontraría El hijo del topo, se ha decidido ahora por afrontar un proyecto autobiográfico, inspirado en sus años de infancia y adolescencia, con el título de La Danza de la realidad.

Si ya por las peculiares características de su obra, además de su capacidad de involucrarse en proyectos de muy diversa índole, podemos compararle con otro artista polifacético como David Lynch, podemos decir que sus caminos se entrecruzan de nuevo. Recordemos que Alejandro Jodorowsky fuera la primera opinión de Dino De Laurentiis para dirigir la adaptación cinematográfica de Frank Herbert, Dune, cuyo presupuesto dinamitara tras convocar a Orson Welles y salvador Dalí para ptroagonizar una película cuya banda sonora habría estado compuesta por Pink Floyd, además de contar con la colaboración de artistas tan destacados como H.R. Giger, Dan O'Bannon o Jean 'Moebius' Giraud.

Si finalmente sería el director de películas como The Elephant Man, Blue Velvet o Mulholland Dirve quien retomaría el proyecto, ahora es Jodorowsky quien sigue sus pasos pues, hace algo más de un año, era Lynch el que buscaba financiación a través de Internet para Lynch three Proyect, en una operación similar a la que propone ahora Jodorowsky, quien promete una edición especial de la película en DVD para todos aquellos que aporten cien dólares a la producción de La Danza de la Realidad.

Si como actor pudimos ver al artista chileno en filmes recientes, como el tarotista de The Island, dirigido por Kalme Kalev, o representando a Ludwig van Beethoven para franco Battiato en Musikanten, hace algo más que dos décadas que no dirige una película, siendo la última The Rainbow Thief.

Quizás sea buen momento de redescubrir una peculiar y personal filmografía que comenzaba en 1968 con la adaptación de una obra de teatro de Fernando arrabal, Fando y Lis. A esta seguiría El topo, protagonizada pro él mismo y que iría poco a poco convirtiéndose en un título de culto gracias a su proyección en sesiones de medianoche. Con una mayor repercusión internacional llegaría The Holy Mountain, tras la que se tomaría un descanso para volver en 1980 con Tusk, con la que tendría menos fortuna. Pero a finales de la década regresaría con uno de sus títulos más aclamados, Santa sangre, a la que seguiría un año después The Rainbow Thief, con un reparto internacional encabezado por Peter O'Toole, Omar Sharif y Christopher Lee. ¿Estás dispuesto a contribuir al resurgir cinematográfico de Alejandro Jodorowsky?