Abraham Lincoln: Vampire Hunters y sus carteles de día y de noche

Se aproximan buenos tiempos para recordar a Abraham Lincoln. Si este año se estrenaba The Conspirator, la película dirigida por Robert Redford en torno al juicio por el asesinare del famoso presidente de los Estados Unidos de América, el año que viene tendremos no una, sino dos películas que tienen al que fuera decimosexto presidente estadounidense como referente. Una nos llegará de la mano de Steven Spielberg, Lincoln, que siguiendo la aclamada novela de Doris Kearns Goodwin, Team of Rivals, se centra en los últimos cuatro meses de vida del decimosexto presidente estadounidense, de quien ya vimos una imagen representado por Daniel Day-Lewis. La otra también está basada en un libro, pero cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. Se trata de Abraham Lincoln: Vampire Hunter, basada en la novela homónima de Seth Graham-Smith, autor también de la novela Pride and Prejudice and Zombies, que está también siendo fruto de una adaptación cinematográfica algo más azarosa.

Protagonizada por Benjamin Walker, Mary Elizabeth Winstead, Anthony Mackie, Dominic Cooper, Alan Tudyk, Jimi Simson y Rufus Sewell, la película está dirigida por el cineasta de origen ruso Timur Bekmambetov, que fuera director de las fabulosas Nochnoy dozor (Guardianes de la noche) y Dnevnoy dozor (Guardianes del día), que le proporcionaron una gran proyección internacional. Quizás siguiendo la estrategia de su famosa biología ha decidido lanzar un doble cartel de la que será su segunda película realizada en los Estados Unidos, después de Wanted, en los que se ve a un Abraham Lincoln que oculta su rostro con el sombrero, mientras sostiene en su otra mano un hacha. Si en uno de los carteles es de día, en el otro de noche.

Sin duda este es sólo un aperitivo para ir abriendo boca, pues todavía tendremos que esperar hasta el veintidós de junio del año que viene para poder indagar en la vida secreta del famoso presidente, que se revela en esta ficción distópica como el más grande cazador de no muertos. Si el propio Bekmambetov ha realizado tareas de producción en filmes como 9, Apollo 18 o The Darkest Hour, en esta ocasión también produce, pero junto a un apoyo de excepción, como es el de Tim Burton, que presta su nombre para encabezar los carteles y lograr así una mayor promoción del filme.