Reinas de la comedia romántica

A día de hoy puedo afirmar que la reina de la comedia romántica es Jennifer Aniston. La pizpireta Rachel de Friends enlaza proyectos y desde 2003 no hay año en la que no aparezca en nuestras pantallas con una nueva comedia romántica. La fórmula de este tipo de películas está siendo reinventada, o al menos algunos directores y guionistas lo intentan, pero lo clásico siempre funciona. Aunque lo hemos visto mil veces la historia de dos personas que se encuentran, se enamoran, se sobreponen a las dificultades de sus vidas y alcanzan la felicidad siempre funciona. Hay comedias que añaden tramas secundarias y personajes que las hacen destacar por encima de la media, otras que se ciñen a la fórmula y otras que intentan innovar pero es muy difícil dar con las medidas exactas para crear una obra divertida y entrañable a la vez. Hacer una buena comedia romántica es difícil. También hay que tener en cuenta, y esto es fundamental, la química entre los actores protagonistas. Si no hay chispa entre ellos, si no resultan creíbles y cercanos, olvídate, la película será un fracaso.

En cuanto a las protagonistas femeninas hay una lista de actrices que funcionan muy bien en las comedias románticas, conocen el formato, son carismáticas sin resultar pesadas, gustan por igual a hombres y mujeres, suelen ser buenas actrices cómicas y también saben dotar del dramatismo necesario a sus personajes. Son las reinas de las comedias románticas, y como decía al principio, en los últimos años, la reina es Jennifer Aniston. Along Came Polly, Rumor Has It... , The Break-Up, Love Happens son algunas de sus comedias románticas. Recordar que a finales de los noventa, en pleno éxito de Friends, Jennifer empezó a hacer sus pinitos en la gran pantalla con películas como Picture Perfect y The Object of My Affection, ambas comedias románticas. Procuró diversificarse como actriz con proyectos más serios tipo Office Space y The Good Girl pero no funcionaron como cabía esperar. Aniston sabe que lo suyo es hacer reír y conecta muy bien con su público.

Desde finales de los ochenta y hasta 1998 la reina de la comedia romántica fue la adorable Meg Ryan, rubia, sonriente, simpática, cercana y con un timing para la comedia tanto física como verbal muy bueno. Desde aquella memorable escena de When Harry Met Sally en la que fingía un orgasmo en la cafetería hasta su última colaboración con Tom Hanks en You've Got Mail, Ryan realizó varias comedias románticas altamente recomendables como Joe versus the Volcano , Sleepless in Seattle, I.Q. , French Kiss o Addicted to Love. Pero a finales de los noventa perdió la chispa y el favor del público, puede que la gente se cansara de ella o que los escándalos de su vida privada afectaran negativamente a su imagen. Tampoco gustaron sus proyectos, Ryan sabía que acabaría siendo desbancada y procuró dar un vuelco a su carrera con papeles más serios como In the Cut o Against the Ropes, auténticos fracasos tanto de crítica como de taquilla que dañaron mucho si imagen. Otro motivo por el que la otrora reina de la comedia ha dejado su trono son las operaciones de estética a las que se ha sometido que la han dejado horrorosa, ha perdido su rostro de niña buena, su fusión de cándida y pícara.

Durante el reinado de Meg Ryan varias actrices intentaron hacerle sombra, las que más cerca estuvieron de lograrlo fueron Julia Roberts y Sandra Bullock.

Julia Roberts es una actriz bastante inteligente que supo armonizar las comedias románticas con películas con más sustancia y ganar un Oscar. Sin duda alguna sus papeles más recordados son los de Pretty Woman, My Best Friend's Wedding y Notting Hill; aunque ha participado en comedias y dramas, thrillers y películas de acción; se la recuerda mayormente como actriz de comedias románticas. En el 2001 ganó un Oscar por dar vida a la aguerrida y deslenguada protagonista de Erin Brokovich.

Sandra Bullock, poco a poco, y sin hacer mucho ruido supo armar una carrera plagada de comedias románticas pero con incursiones fuera de este género que en 2009 culminó con un Oscar a la Mejor Actriz. Bullock es una actriz de comedia fantástica, tiene un físico de chica normal que enamora a la cámara y que la hace muy creíble, cae muy bien y se le da estupendamente la comedia física. Estuvo muchos años a la sombra de Meg Ryan pero a sus más de cuarenta y cinco años sigue siendo una reina de la comedia romántica. Su carta de presentación en el género fue While You Were Sleeping (1995), película de la que me declaro fan incondicional. Después llegaron Practical Magic , Forces of Nature , Miss Congeniality y su secuela, y The Proposal .

Otras actrices más jóvenes intentaron, aunque sin mucho éxito, hacerse con el título de nueva reina de la comedia romántica. El relevo generacional aún no ha llegado y Aniston de 42 años con y Bullock con 47 no tienen nadie que les haga sombra.

Ni Reese Whiterspoon, ni Kate Hudson ni Drew Barrymore ni Katherine Heigl mucho más jóvenes han conseguido mantener sus carreras cinematográficas en alto a base de comedias románticas.

Whiterspoon (35 años) que desde que ganó el Oscar está desaparecida en combate tenía a sus espaldas una carrera muy sólida con títulos como Election y Pleasentville pero a partir del cambio de siglo lo intentó con las comedias románticas con bastante acierto: Legally Blonde , Sweet Home Alabama o Just Like Heaven funcionaron muy bien en taquilla pero desde 2005 y el Oscar parece que esta prometedora actriz se ha convertido en veneno para la taquilla. Una lástima porque podía haberse convertido en la heredera natural de Meg Ryan.

Kate Hudson, hija de Goldie Hawn, y de 32 años de edad se hizo conocida a raíz de su participación en Almost Famous de Cameron Crowe. Después de eso protagonizó varias comedias románticas, la más exitosa de ellas How to Lose a Guy in 10 Days la unió a Matthew McConaughey . Menos éxito tuvieron You, Me and Dupree; Fool's Gold o Bride Wars.

Drew Barrymore de 36 años tras pasar por un infierno de drogas y alcohol consiguió recuperarse, convertirse en una estrella y ejercer como exitosa productora de varias películas. Ha protagonizado varias comedias románticas como The Wedding Singer, Ever After, Never Been Kissed, 50 First Dates pero por mucho que lo intenta no consigue triunfar como lo hacen Aniston o Bullock.

Heigl de 32 años debería haberse quedado en Grey's Anatomy porque sus comedias románticas son bastante aburridas, previsibles e insustanciales. No divierten, ella no consigue conectar con el público y resulta demasiado artificial.

En este repaso deberíamos recordar los intentos de Jennifer Lopez en el género. La latina más famosa de Hollywood ha participado en películas de todo tipo pero es más recordada por sus comedias románticas, películas como The Wedding Planner, Maid in Manhattan o Shall We Dance? . En los últimos tiempo ha estado centrada en su vida familiar y la música pero tras su divorcio de Marc Anthony amenaza con volver con fuerza a las pantallas de cine.

Otra actriz madurita que ha probado suerte con las comedias románticas es Sarah Jessica Parker de 46 años.. La neoyorquina más fashion de la pequeña pantalla ha dado el salto a la grande con desigual fortuna. Comedias románticas como The Family Stone, Failure to Launch, o Did You Hear About the Morgans? Ho han tenido mucha repercusión, sin embargo, su papel como Carrie Bradshaw en Sex and the City y en las dos películas sobre la serie siempre ha funcionado a las mil maravillas.

No es fácil ser una reina de la comedia romántica. Al año se estrenan muchas películas de este género pero casi ninguna logra ser un éxito, y las que lo consiguen suelen estar protagonizadas por actrices que se mencionan en este post. De vez en cuando, alguna da la campanada y se convierte en un éxito inesperado como lo fue hace un par de años 500 days of summer. ¿Podría Zooey Deschanel convertirse en una de las reinas? ¿Quién será la siguiente candidata? En algún momento tendrá que surgir una actriz capaz de hacer sombra a las actuales reinas y que se haga con el puesto una vez que las más veteranas dejen sitio. ¿Por quién apostáis?