Placer culpable: While You Were Sleeping: película 2 en 1

Podéis llamarme ñoña si lo queréis pero, he de reconocer que la película While You Were Sleeping ha marcado un antes y un después en mi vida entorno a lo que es mi conocimiento cinematográfico. Aunque no es una película de culto, ni una gran maravilla cinematográfica, he de reconocer que en mi adolescencia vi esta película decenas de veces. ¿Cómo es posible que cuando eres un niño y un adolescente llegas a ver tantas y tantas veces la misma película? Eso, con el tiempo, por lo menos en mi caso, se va perdiendo.

La película fue realizada en pleno boom de la carrera cinematográfica de Sandra Bullock, en aquellos años acababa de protagonizar Speed (1994) y Demolition Man (1993), en la que ambas aparecía como actriz femenina protagonista. Aunque en ninguna de las dos películas el peso de la película fuese enfocado a la actriz, llamó tanto la atención del público que se fue convirtiendo en una de las actrices más cotizadas del momento. En el caso del actor Bill Pullman la realización de una película romántica fue un cambio drástico al estilo de personajes a los que normalmente realiza. Fue la primera vez que vimos al actor como un galán.

La película se estrenó en 1995 y fue dirigida por Jon Turteltaub y protagonizada por los ya citados Sandra Bullock, Bill Pullman y Peter Gallagher. La película está ambientada en ciudad de Chicago en pleno invierno, por lo que la película, que es considerada romántica, también acaba convirtiéndose en una película navideña.

Sandra Bullock es Lucy, una chica que no tiene familia y que día a día trabaja para ganarse la vida como taquillera en el metro de Chicago. Son muchas las caras que ve todos los días pasando por su taquilla, pero sólo hay una cara que hace sonreir a Lucy, la de Peter (Peter Gallagher). La historia comenzará cuando Lucy una tarde cualquiera ve cómo su idílico amor es arrojado a las vías del tren, quedando inconsciente en la caída. Será entonces cuando ella se lance a su rescate, evitando ser arrollado por el tren, quedando en coma tras el accidente.

Desde entonces, Lucy se verá involucrada en la vida de Peter y de su familia sin quererlo, ya que estos al verla junto a él la toman como su prometida. Estando en el hospital en coma y para evitar dar más problemas a la familia, Lucy no comenta cómo realmente conoció a Peter, lo que hace que poco a poco se convierta en una persona más en el núcleo familiar.

En general es una película de comedia romántica más que, en muchas ocasiones llega al corazón por los personajes tan bien trazados y la empatía que se siente con ellos. Dos galanes que nos sorprenden, ya que ninguno de los dos son tales figuras y una Sandra Bullock correcta dentro de ese género que tanto ha trabajado.