The Muppets: ¡están de regreso! Mahna Mahna

Como lo marca la tradición, Walt Disney estrena una producción en día de Acción de Gracias; esto en Estados Unidos. Para este año, la casa de Mickey Mouse tomó una misión que parecía imposible: rescatar aquellos clásicos títeres, personajes que para muchos significa una infancia de risas y humor blanco. Así, con un sitio en YouTube y una intensa campaña publicitaria, ¡The Muppets están de regresó!

La nueva aventura de The Muppets se la debemos a Disney, es cierto. Sin embargo, el crédito mayor recae en Jason Segel, quien no sólo es el co-protagonista (humano) de la historia, también acredita como guionista y productor. El otrora Marshall Eriksen, en How I Met Your Mother, demuestra esa admiración a los personajes creados por Jim Henson, quienes llegaron a la pantalla grande por primera vez en 1979. Ahora Kermit, Miss Peggy, Gonzo, Fozzie, el Chef, todos se reúnen para encontrarse con las nuevas generaciones y dejar una estela de nostalgia a todos aquellos que crecieron con ellos.

Todo comienza en un pueblo llamado Smalltown, donde todos bailan, cantan y son felices. En este entorno han crecido Gary (Segel) y Walter, un par de hermanos tan parecidos, tan distintos. Porque, al parecer, en este universo es normal tener un hermano muppet. Para festejar el décimo aniversario con su novia, Mary (Amy Adams), Gary planea un viaje a Los Ángeles. Para aprovechar, invita a su hermano, cuyo sueño es conocer los Muppets Studios. Lo que sería unas simples vacaciones se convierte en una gran aventura, donde, tanto Gary como Walter, tendrán que decidir quiénes son.

Pero bueno, dejemos a un lado el subtrama de creer en uno mismo o decir quien soy en esta vida. Eso es lo de menos. Lo importante aquí es que los Muppets perderán su querido estudio, a menos que reúnan 10 millones de dólares para pagar a Rex Richman — interpretado por irreconocible Chris Cooper, de risa macabra —. Walter, Gary y Mary ayudarán a Kermit a ensamblar de nuevo a la banda, ahora que cada uno se encuentra por caminos separados: Fozzie está en Reno, Gonzo es un magnate de la plomería, Animal está en un centro de rehabilitación por tratamiento de manejo de ira, Piggy se encuentra en Paris trabajando como una importante editora de Vogue.

A lo largo de la película los Muppets nos recuerdan ese humor clásico, característico en ellos. Tal vez con puntadas un tanto bobaliconas pero que, al fin de cuentas, nos arrancan grandes carcajadas. Nadie más puede hacer burla de los elementos cinematográficos y contar una historia a la vez; sólo los Muppets logran esta tarea de manera magistral. Las canciones y sus coreografías. La ruptura de la cuarta pared, algo muy propio de los Muppets. Sólo tenemos con un poco de viaje por mapa, la mejor manera de llegar de Los Ángeles a Paris en menos de un minuto de metraje.

Para aquellos que alguna vez vimos los Muppets, para los que crecieron con ellos, esta película traerá muchos recuerdos. Y más que eso: pura nostalgia. Pero para sacar adelante esta producción, para enfocarla a la joven audiencia, se tuvo que hacer ciertos ajustes. Lamentablemente, esto se limitó a cameos de celebridades actuales como Selena Gomez, Jack Black, Rico Rodriguez (de Modern Family), Neil Patrick Harris, entre otros. Hay uno más que resulta hilarante, el cual no mencionaré aquí para no arruinarles la sorpresa.

Resulta lamentable ver como la joven audiencia no se identifica con los Muppets, ni entienden ese humor puro, lejano a la violencia o la crueldad a la que están acostumbrados actualmente. Hasta la misma trama hace referencia a este cambio generacional y lo entendemos. Pero resulta un golpe cruel cuando ves la película y te das cuenta que sólo tú te ríes; tal vez el papá del niño que se sentó en la fila de atrás, pero nadie más.

Con respecto al elenco humano, Jason Segel hace de un adorable niño grande, que cualquier mujer que quiera un compromiso evitaría. Y, saben, logra un interpretación genial, muy propia de los Muppets. Amy Adams, de nuevo, luce sus dotes de cantante, algo que vimos anteriormente en Enchanted. Pero el que se lleva las palmas es Chris Cooper y su escena al estilo Goodies Room de Tropic Thunder. ¿Quién lo hubiera imaginado?

The Muppets es una gran película, aún cuando le resulta difícil ese salto generacional. A pesar de esto, logra cautivar a aquellos que alguna vez vimos sus episodios o alguna de sus películas. Quizá en un futuro intento logre atrapar a esos niños que están obsesionados con lo que sea que vean ahora. Por mi, sólo puedo agradecer a Disney por haber traído de regreso a los Muppets. Mahna Mahna...

4 estrellas