«Star Wars Episode I: The Phantom Menace 3D»: la galaxia se tiñe de ¿sepia?

Es realmente contradictorio. Si a priori ya no me estimula en absoluto el hecho de que George Lucas vuelva a estrenar en las salas de cine su personal gallina de los huevos de oro, aprovechando ahora el tirón del 3D, lo cierto es que no puedo evitar que me invada cierta emoción al escuchar los característicos acordes de John Williams y contemplar el primer tráiler (lo puedes ver más abajo) de "Star Wars Episode I: The Phantom Menace 3D". Y no es que el primer episodio de la saga, que no es la primera película estrenada de la misma, se encuentre entre mis favoritos, pero uno no puede evitar que las aventuras que comenzaban en 1977 con "Star Wars" sigan formando parte de su memoria emocional.

Es tremendamente curioso. Un servidor se emocionaba como un adolescente cuando, a finales de los años noventa, tuvo la oportunidad de volver a ver en las salas de cine "Star Wars", "The Empire Strikes Back" y "Return of the Jedi", previo al inminente estreno de la trilogía posterior que estaría compuesta por "Star Wars: Episode I - The Phantom Menace", "Star Wars: Episode II - Attack of the Clones" y "Star Wars: episode III - Revenge of the Sith". Por muchas veces que uno hubiera visto las películas en su reproductor de VHS, nada podía compararse con la emoción de volver a Luke Skywalker, Han Solo, la princesa Leia, C-3PO, Rs-Ds, Chewbacca, Yoda y Darth Vader en la gran pantalla.

Es francamente revelador. Por mucho que el mismo George Lucas dirigiera él mismo la segunda trilogía al completo, ninguna de ellas llegara a ser tan emocionante como cualquiera de la primera trilogía. Por mucho empeño que le pusiéramos, todos quedamos decepcionados en un aspecto o en otro. Y es que, sin restar en absoluto valor a su obra, parece que con la edad, en lugar de convertirse en un abuelito entrañable que hiciera las delicias de adolescentes, padres y, casi, otros abuelos, George Lucas ha ido escalando posiciones hasta conseguir caernos un poco mal y parecer más bien un abuelo cascarrabias que no está satisfecho con nada de lo que ha hecho, o como si le hubiera gustado hacerlo ahora.

Primero por su manía a vivir de los éxitos pasados que le lleva a volver una y otra vez sobre las mismas películas, pero mucho más por su manía de tocar y retocar y volver a montar y añadir todo tipo de material a lo que ya estaba bien como estaba. Y segundo por su infructuoso empeño en que aludamos a sus películas por nombres que no tenían y que incluso cambiemos el orden en que deberíamos verlas, empezando por la cuarta, que se estrenaba en 1999 y terminando por la tercera, que se estrenaba en 1983. Vamos, como si llegara ahora un pavo y nos dijera que para ver "Citizen Kane" deberíamos volver a editarla para recolocar los diferentes flashbacks y proyectarla en el orden lineal de sus acontecimientos, desde su infancia hasta su vejez. Pues ¿no ves que no?

Supongo que a pesar de todo, la mayoría de nosotros volveremos a acudir a las salas de cine, el 10 de febrero de 2012, fecha prevista para su estreno. Pero eso no quita para que, al menos algunos, estemos en desacuerdo con el orden, los nombres o los cambios. Ni te cuento con el hecho de que el reestreno sea en 3D, aunque también se podrá ver en su formato original. Igual vistas ahora, con la distancia y tras el reposo, las vemos de otra manera. May the force be with us!