La mítica década de los ochenta

El cine de los ochenta es, por resumirlo en una palabra, entrañable. Existe, en la generación que se crió viendo esas películas, una enorme nostalgia por esa época donde todo era posible. No sólo nos dejaron imágenes para el recuerdo, también frases y canciones y gestos. El impacto de algunas de aquellas películas aún se deja sentir en las nuevas creaciones cinematográficas ¿Qué es “Super 8” sino una suma de “E.T” y “The Goonies”?

En los ochenta se gestó toda una nueva generación de actores, directores y productores que supieron emocionar y enganchar al público de todo el planeta. Sin duda alguna, los dos creadores más influyentes de la época, fueron George Lucas y Steven Spielberg, ya que sus sagas de aventuras galácticas y de arriesgados arqueólogos cautivaron a millones de personas. Por derecho propio, forman parte de la cultura popular, son auténticos iconos del cine, leyenda viva del séptimo arte.

La eclosión de Steven Spielberg como director de películas para todos los públicos sucedió en 1982 con el estreno de "E.T". Esta emotiva historia sobre un alienígena perdido y un chico que decide ayudarlo, demostró que había un nuevo amo en las colinas de Hollywood, un director que consiguió unir la ciencia ficción y la ternura en el pequeño cuerpo de un alienígena y convenció tanto a la crítica como al público que acudió en masa a los cines. La habilidad de Spielberg reside, en ser capaz de combinar con maestría la historia con unos espectaculares efectos especiales que no empañan la evolución de la trama sino que la engrandecen. Es de los pocos directores que saben mantener el sentido del ritmo y, divertir y emocionar a partes iguales. En los ochenta dirigió la trilogía de Indiana Jones “En busca del arca perdida” (1981), “Indiana Jones y el templo maldito” (1986) e “Indiana Jones y la última Cruzada” (1989).

Los ochenta se inician con “El Imperio Contraataca” y “El Resplandor”. En 1982 aparecería en las pantallas de todo el mundo “Tron” y “El Retorno del Jedi” cerraría, un año más tarde, la saga de George Lucas. Los gremlis de Joe Dante nos cautivaron en 1984 y Wolfang Petersen se encargó de dirigir la ambiciosa adaptación de "The Neverending Story" pero el año más importante sería 1985 ya que se estrenaron varias películas clave.

Robert Zemeckis dirigió “Regreso al futuro”. Michael J. Fox, el Delorean, rayos, viajes en el tiempo y el inicio de una trilogía millonaría que se conserva en muy buena forma y por la que no pasan los años. Sigue siendo tan divertida, alocada y genial como lo fue la primera vez. "The Goonies" de Richard Donner inolvidable aventura que cualquier niño querría vivir. Disfrutable en cualquier momento y en cualquier lugar, sin limite de edad. "Explorers" de Joe Dante con unos jovencísimos Ethan Hawke y River Phoenix. “Fright Night" de Tom Holland mezclaba humor y terror con maestría y cara dura. Esta película acaba de conocer un afortunado remake protagonizado por Anton Yelchin y Colin Farrell.

La ciencia ficción de un salto de calidad con películas como “Blade Runner” de Ridley Scott, “Alien” o “Terminator”. Hay que recordar que también fue la época en la que se inició la saga de “Posesión Infernal” cuando un jovencísimo Sam Raimi y sus amigos rodaron con cuatro euros una bizarra, delirante y negrísima comedia, muy gore y fundamental par entender el cine de serie B que se dio durante esa década.

Otras películas de la década que merecen ser tenidas en cuenta son: "Labyrinth" (1986) con una joven y bellísima Jennifer Connelly enfrentada a David Bowie. "The Princess Bride" un año más tarde nos regaló una fase mítica que todos, en algún que otro momento, hemos dicho:

Hola, mi nombre es Iñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir

“The Little Shop of Horrors”, “Bitelchus”, "Young Sherlock Holmes", " War Games" o la original mezcla de dibujos animados e imagen real que es "Who Framed Roger Rabbit". “Stand By Me” cumplió recientemente 25 años. Una historia generacional, un viaje que da paso a la madurez de unos niños que se descubren a si mismos mientras buscan el cadáver de un niño desaparecido. Rob Reiner dirigió un clásico imperecedero sobre la amistad. Una de las mejores películas de toda esa década.

Creo que una de las mejores cualidades de las películas de esa década es que puedes verlas una y otra vez, y sigues emocionándote como la primera vez. Nos trasladan a una época emocionante donde todo era posible y el cine invitaba a soñar, nos hacía creer en las aventuras, en los héroes, en la amistad y esos sentimientos que despertaron en nosotros entonces siguen ahí latentes. Por eso aún reímos cuando Indiana Jones agotado en medio del bazar acaba con su enemigo de un sólo tiro, por eso gritamos de emoción cuando los Goonies encuentran el barco del pirata y por eso todos quisimos ser Marty McFly y probar el aeropatín, y deseamos tener un extraterrestre, correr en moto dentro de un videojuego o montar a lomos de un dragón de la suerte. Da igual que me sepa de memoria los diálogos de “Star Wars” o que haya visto más veces de las que puedo contar “Dirty Dancing” seguiré viéndolas y recordándolas con cariño y compartiendo conversaciones con amigos y desconocidos donde recordemos los mejores momentos de “John Carpenter's Big Trouble in Little China” o “The Ghostbusters”.

También es la década del Brat Pack y del cine juvenil de John Hugues. Una de las películas más recordadas es “The Breakfast Club” (1985), drama generacional sobre un grupo de estudiantes de instituto que deben pasar un día de castigo en la biblioteca. Allí se reúnen la rara, la pija, el nerd, el problemático y el deportista, descubrirán que no son tan diferentes entre si y que son mucho más que las etiquetas que la gente les pone. Otras películas a tener en cuenta de este grupo de mocosos son "St. Elmo's Fire", "Sixteen Candles" o "Pretty in Pink". El grupo de actores del Brat Oack estaba formado por Emilio Estevez, Anthony Michael Hall, Rob Lowe, Andrew McCarthy, Demi Moore, Judd Nelson, Molly Ringwald, y Ally Sheedy.

John Hugues dirigió varias de las películas del Brat Pack y clásicos como "Ferris Bueller's Day Off", donde Matthew Broderick da lo mejor de si convertido en un estudiante capaz de cualquier cosa para no ir a clase y que consigue pasar un día único junto a su novia y su mejor amigo.

Varias estrellas del cine se forjaron durante eses años, por ejemplo, Harrison Ford, Arnold Schwarzenegger, Tom Cruise, Tom Hanks, Demi Moore, Eddie Murphy, Bruce Willis o Mel Gibson.

Seguro que todos vosotros/as tenéis alguna película preferida de esa década, la mía es "The Breakfast Club". ¿Y las vuestras?