Janet Leigh: tres de sus mejores momentos

La secuencia de la ducha de "Psycho" debe ser una de las secuencias más estudiadas y analizadas de la historia del cine, lo que ha llevado a su protagonista a ser recordada, en especial, por este momento. Pero Janet Leigh ya era toda una estrella del cine estadounidense antes de que Alfred Hitchcock le hiciera morir en mitad de la película que protagonizaba.

Nacida un 6 de julio de 1927, hoy se cumplen siete años de la muerte de la actriz, que aunque se casó tres veces, su matrimonio más conocido fuera el que mantuvo con Anthony Curtis, fruto del que tuvo a sus dos hijas, Kelly y Jamie Lee Curtis, con las que coincidiría posteriormente en algunas de sus películas.

Tras haber desarrollado una intensa carrera cinematográfica en las décadas de los cincuenta y sesenta, pasaría después a desarrollar con la misma intensidad una carrera televisiva, lo que no le impediría volver esporádicamente a la gran pantalla.

Fred Zinnemann, Mervyn LeRoy, George Sydney, Anthony Mann o Henry Hathaway, son algunos de los cineastas con los que participaría en filmes tan populares como "Act of Violence", "Little Women", "Scaramouche", "The Naked Spur" o "Prince Valiant". La mayoría de estas películas corresponden al tipo de cine de estudio que se realizaba todavía en Hollywood después de la Segunda Guerra Mundial. Quizás por eso, salvo alguna excepción, la mayoría de ellos no ha superado con la suficiente soltura el paso del tiempo; lo que no impide que echando la vista atrás comprobemos la calidad de las interpretaciones de la actriz en tres de sus películas.

Os invitamos, no sólo a que dejéis vuetros comentarios sobre estos tres ejemplos, sino también a que dejéis constancia de vuestros momentos favoritos de la filmografía de Janet Leigh.

"Touch of Evil" (1958, Orson Welles)

Una de las experiencias cinematográficas más estimulantes que un servidor haya tenido nunca fue la ocasión en que pudo disfrutar por primera vez de una de las mejores películas dirigidas por Orson Welles: "Touch os Evil". Una experiencia que tuvo lugar en un cine gracias a una práctica que era todavía bastante popular muy a principios de los años noventa: los re-estrenos de cine clásico.

Sin duda quedé gratamente sorprendido, no ya por la fabulosa maestría técnica de Orson Welles y sus ya comentados planos secuencia, sino por la truculencia de un argumento sorprendente y enrevesado, y la manera en la que se iba desarrollando su compleja trama. Desde mi punto de vista, uno de los momentos más sorprendentes e incómodos de la película era aquel en el que Susan Vargas (Janet Leigh), quien se había instalado en un alejado motel para su seguridad debido al complicado caso al que se enfrentaba su recién adquirido marido, un improbable Charlton Heston haciendo de policía mexicano, era asaltada por una banda de delincuentes que le administraban heroína por vía intravenosa. Un acto que, evidentemente, sucedía contra su voluntad.

No he podido encontrar un vídeo de este preciso fragmento, por lo que recurro a una secuencia no menos famosa y analizada que la de la ducha de "Psycho", en este caso, el plano secuencia inicial de "Touch of Evil".

"The Vikings" (1958, Richard Fleischer)

En el mismo año en que se estrena la película de Orson Welles, también se estrena esta película dirigida por Richard Fleischer, "The Vikings". Una película romántica, literal y literariamente hablando, que protagonizan Kirk Douglas, Tony Curtis, Ernest Borgnine y Janet Leigh encarnando a la princesa Morgana, fruto del deseo de los dos protagonistas, que son además hermanos. No descarto que la vinculación emocional de este título con un servidor sea por las numerosas veces que lo he visto de adolescente en la televisión que por su calidad cinematográfica.

Sin duda las interpretaciones de los protagonistas hacen que uno se olvide de la artificialidad de algunos decorados, un vestuario con poco rigor histórico o un maquillaje y peluquería, mucho más significativos de la época en la que está realizada la película que de la época en la que se supone se desarrollan los acontecimientos. Pero sin duda, todos hemos hecho esta labor de abstracción numerosas veces, sobre todo con el cine estadounidense, por lo que podremos hacerlo una vez más con esta emocionante y emotiva película.

"Halloween H20: 20 Years Later"

Si Norman Bates se convertiría en uno de los primeros psicópatas del celuloide, Marion Crane sería una de las primeras víctimas de un tipo de cine que proliferaría en los años ochenta en lo que se daría en llamar slashfilms. Su propia hija, Jamie Lee Curtis, se haría protagonista de una de las franquicias más populares de este tipo, la que iniciara John Carpenter con "Halloween" y en cuya última entrega, "Halloween H20: 20 Years Later", coincidirían madre e hija.

No sería esta la primera vez que ambas coinciden en una película, pues lo habían hecho antes en "The Fog", la primera de las adaptaciones de la popular novela homónima de Stephen King. Sin embargo, en la película dirigida por Steve Miner saben sacar un mayor partido no sólo de la relación personal de ambas actrices, sino de que Janet Leigh interpretara a la penúltima víctima de Norman Bates.