Bette Davis: ¿quien dijo que siempre hacía de mala?

No estoy seguro de que fuera en el Festival de San Sebastián, donde le entregaran el premio Donostia en 1989, a penas un mes antes de que se produjera su muerta a causa de un cáncer de pecho hace hoy doce años. Pero en los últimos años de su vida, una periodista española le preguntó a Bette Davies que para cuándo iba a interpretar algún personaje de buena en el cine. A lo que la octogenaria actriz le respondió que con esa cara y con esa voz, sólo podía hacer de mala. Sin embargo, no es realmente cierto que la que fuera llamada "primera dama del cine" hiciera siempre personajes de malvada. Mujeres de carácter y con mucha personalidad sí, pero malas, siempre, siempre no.

"The Private Lives of Elizabeth and Essex"

La reina Elizabeth ha sido interpretada por diferentes actrices en las últimas décadas ( y hasta por un actor). Cate Blanchett la interpretara dos veces en "Elizabeth" y "Elizabeth: The Golden Age", Judi Dench consiguiera un Oscar a la Mejor Interpretación de Reparto por su breve aparición en "Shakespeare in Love", o incluso Quentin Crisp fuera también la reina de Inglaterra en "Orlando". Pero mucho antes, Bette Davies hiciera una emotiva interpretación de una de las reinas más cinematográficas de la historia en esta película dirigida por Michael Curtiz en 1939. Se trata de un drama histórico que se centra en la naturaleza de las relaciones entre la reina Elizabeth I de Inglaterra y el Conde de Essex, interpretado aquí por Errol Flynn.

"Now, Voyager"

Inolvidable es para un servidor este maravilloso melodrama dirigido por Irving Rapperen el que Bette Davis comparte cartel con Paul Henreid y Claude Rains y en el que Bette Davis interpreta a Charlotte Vale. Con este personaje se alzaría con la séptima nominación al Oscar, de las once que conseguiría a lo largo de su carrera cinematográfica. Charlotte es una mujer de mediana edad de una adinerada familia, pero vive reprimida y totalmente controlada por una dominante e insensible madre. Ayudada por un psicoterapeuta, consigue recuperar su autoestima y superar sus miedos para convertirse en una mujer extrovertida y capaz de disfrutar de la vida. En un crucero por América del Sur conde a un apuesto arquitecto, que vive preso de las responsabilidades contraídas por un matrimonio infeliz debido a los problemas mentales de su esposa.

"All About Eve"

De las catorce nominaciones con las que se alzaría la fabulosa película de Joseph L. Mankiewicz, una sería para la espléndida interpretación de Bette Davies como Margo Channing, una dama del teatro. Pero no es Margo la mala de "All About Eve", sino la propia Eve Harrington, una aspirante a actriz sin escrúpulos capaz de traicionar y pisotear a cualquiera que se ponga por delante con tal de conseguir su propósito, ser más grande que la propia Margo Channing. Obligatoria para todo aspirante a cinéfilo.

"The Catered Affair"

Tampoco es mala Bette Davis en este drama familiar dirigido por Richard Brooks en 1956 a partir de un guión de Gore Vidal. Aquí interpreta a Agnes Hurley, una madre de familia dispuesta a que su hija tenga la ceremonia de bodas que se merece. Comparte cartel con Debbie Reynolds, Rod Taylor y Ernest Borgnine.

"Pocketful of Miracles"

Frank Capra dirigió en 1961 esta película en la que Bette Davis interpretaba a Anne Apple, una indigente que siempre le había dado suerte a un gángster que está a punto de cerrar un importante trato con otro mafioso de Chicago. Pero Annie tienes sus propios problemas que resolver pues debe convertirse en una gran dama para no defraudar a su hija (Ann Margret), a la que no ve desde hace años, y que vuelve desde Europa con un novio aristócrata.

"What Ever Happened to Baby Jane?"

Si en la vida real Joan Crawford fuera ciertamente mucho más mala que Bette Davis, en la ficción sucedía exactamente lo mismo. Puede que la estructura inductiva de la formidable película que Robert Aldrich dirigiera en 1962, y que fuera Palma de Oro en Cannes, nos haga pensar que Blanche Hudson (Joan Crawford) es la víctima de esta terrorífica relación de dos hermanas actrices. Pero lo cierto es que es Jane Hudson (Bette Davis), la que vive presa de las mentiras que su hermana no le revela desde que tuviera un accidente en el que se quedara en silla de ruedas, y de la envidia que esta misma le profesa desde que fuera actriz infantil. Otra cosa es que se comporte como una loca, pero como para no estarlo.

"Hush… Hush, Sweet Charlotte"

Con la idea de repetir el éxito de "What Ever happened to Baby Jane?", Robert Aldrich vuelve a contar con Bette Davis para su película de 1964, en la que la vuelve a ser la víctima de las intrigas de su compañera de reparto, una sorprendente Olivia de Havilland, que sí era la mala de "Hush… Hush, Sweet Charlotte". También pueden disfrutar de las no menos interesantes interpretaciones de Joseph Cotten, Mary Astor y la siempre espléndida Agnes Moorehead.

"The Whales of August"

En una de sus últimas interpretaciones podemos disfrutar, no sólo de una octogenaria Bette Davis, sino de una nonagenaria Lillian Gish. Dos mujeres que además de hermanas son grandes amigas. Dirigida por Lindsay Anderson, se trata de la adaptación de una obra de David Berry en la que las dos ancianas se reúnen cada verano en una isla de Maine, donde recuerdan tiempos pasados. Si el carácter de una de las hermanas es más agrio, sin duda es a causa de la ceguera que padece.