El prometedor futuro de Anton Yelchin

A sus 22 años, Anton Yelchin, puede presumir de tener una interesante y completa filmografía a sus espaldas, algo que no muchas estrellas juveniles pueden decir con orgullo. Ha tenido la fortuna de poder trabajar tanto en proyectos de corte independiente como en grandes producciones hollywoodienses, haciendo que su cara empezase a ser conocida entre el gran público. Además esto le ha permitido compartir rodaje con pesos pesados de la industria y con actores de raza, de los que posiblemente ha seguido algún que otro consejo.

Es uno de los pocos actores infantiles que ha mantenido los pies pegados a la tierra y ha sabido labrarse una sólida reputación en Hollywood. Actor más que solvente, aúna sensibilidad e inteligencia en la mirada, posee un registro dramático desbordante y es capaz de dotar a sus personajes de un halo de tristeza y credibilidad impropio de un actor tan joven. Esa combinación de talento, humildad y buena elección de papeles le permitirá, sin duda, convertise en un adulto sin pasar por los traumas de muchos compañeros de promoción y sin caer en el olvido.

Este joven nacido en San Petersburgo en 1989 empezó su carrera como actor haciendo apariciones en la mal llamada caja tonta. Desde el año 2000 ha paseado por series como ER, Taken, The Practice, Curb Your Enthusiasm o Criminal Minds. Entre el 2004 y el 2006 participó en la serie Huff junto a actores como Hank Azaria y Oliver Platt. Su papel de adolescente preocupado, inteligente y obsevador sorprendió a la crítica que le cubrió de alabanzas por su interpretación. Yelchin desbordaba naturalidad y buen hacer junto a actores consagrados y con muchas tablas a sus espaldas como Blythe Danner.

En el cine debutó con papeles pequeños como el del niño atrapado en un edificio en llamas de la película "15 minutes" o el del hermano pequeño de la protagonista de "A Time For Dancing." Participó en "Along Came a Spider" junto a Morgan Freeman y tuvo la suerte de trabajar con el gran Albert Finney en "Delivering Milo", una pequeña comedia sobre lo maravilloso que es estar vivo. También compartió escena con Anthony Hopkins en "Hearts in Atlantis", donde daba vida a un niño que entablaba amistad con el personaje de Hopkins. Estos papeles pequeños le sirvieron para, en 2006, entrar a formar parte del elenco de "Alpha Dog", interesante drama criminal basado en hechos reales dirigido por Nick Cassavetes. Su personaje Zack Mazursky es un joven al que secuestra un traficante de drogas para obligar a su hermano a pagar una deuda.

Tres años más tarde apareció en dos grandes producciones: la puesta al día de "Star Trek", donde daba vida a Chekov y "Terminator Salvation" interpretando a Kyle Reese. Dos papeles emblemáticos de la historia del cine. Repetirá como Chekov en la nueva película de la saga galáctica. Participar en una éxito de ese calibre le ha abierto las puertas a proyectos más grandes como "Fright Night" o "The Smurfs" pero tampoco ha abandonado films más pequeños e intimistas como "The Beaver", "Like Crazy" o "You and I" dirigida por Roland Joffé.

Si continúa su carrera de la misma manera que hasta ahora seguro que le irá muy bien. Es joven, tiene talento y empieza a despuntar. El hecho de que haya sido elegido protagonista de "Fright Night" demuestra que la industria del espectáculo confía en él. Pero Yelchin parece que no sólo quiere ser una gran estrella del cine comercial porque sigue participanto en películas de corte independiente, donde puede desplagar todo su potencial como actor y trabajar con mucha más libertad. Algo que muchos actores juveniles no hacen.

Fptp: BrotherShop