Cuatro documentales que debes ver

Si ayer mismo aprovechaba para recomendar una serie de mockumentaries, hoy quiero recomendar cuatro documentales. El género documental es uno de los más interesantes que existen ya que permite conocer y explorar hechos, personajes o acontecimientos bajo puntos de vista diferentes y arriesgados. Algunas de mis películas favoritas son documentales, recuerdo el impacto que me provocó "Bowling for Colombine" en su momento o como me horrorizaba con "Jesus Camp" o lo mucho que me indigné con "The Cove". Todos ellos muestras brillantes de un género en continua expansión que siempre consigue hacernos reflexionar.

"Capturing the Friedmans" (2002)

Los Friedman eran una familia de clase media de Long Island. Una familia aparentemente normal hasta que el padre, Arnold y su hijo menor de edad, Jesse, son acusados de abuso de menores. Ambos daban clases particulares a niños en su casa y se creía que aprovechaban esos momentos para cometer el abuso. La prensa se hace eco del caso y convierte la investigación en un circo mediático. Empiezan a aparecer víctimas que dicen haber sufrido abusos y el caso se descontrola.

La familia era peculiar y eso los convertía en víctimas aún más propicias de la vorágine de los medios y de las acusaciones, fundadas o no. Viendo el documental, uno no puede estar convencido del todo de que fuesen culpables o inocentes. Estamos ante una magnífica y perturbadora obra donde se analiza la naturaleza de la verdad, donde se muestra la descomposición de una familia incapaz de soportar la presión y la culpa y donde conoceremos de primera mano, y gracias a los vídeos caseros de los Friedman, como era la vida antes, durante y después del escándalo.

"Roger and Me" (1989)

Antes de sorprender al mundo con "Bowling for Colombine", Michael Moore se había ensañado con la industria automovilística de su país y en particular con la General Motors. Lo que Moore quería era pedir explicaciones a Roger Smith, presidente de la empresa, por el cierre de la fábrica de Flint. Ese cierre dejó a más de 30.000 personas sin empleo, una realidad que tocaba de cerca al documentalista ya que Flint es su ciudad natal.

Durante tres años Moore intentó entrevistar a Roger, algo que no consiguió. Mientras iba documentando la recesión de la ciudad y la miseria en la que vivían sus habitantes. Algo que podía haberse evitado. El documental es una crítica durísima al modelo capitalista, a las grandes corporaciones y al cinismo social americano, que desprecia a los pobres. Primer y desolador documental de Moore, digno de verse.

"Anvil!-The story of Anvil!" (2008)

Anvil es una banda canadiense que nació en 1978 que estuvo cerca, muy cerca, de triunfar pero que no llegó a hacerlo. 30 años más tarde la banda sigue existiendo. Steve ‘Lips’ Kudlow y Robb Reiner, cantante y guitarrista, amigos desde los catorce años, siguen intentando convertir el sueño en realidad. Estamos ante un documental sobre la ilusión, la perseverancia y el amor a la música.

Intentan grabar un nuevo disco, pasan por una desastrosa gira europea, tienen discusiones, reuniones familiares, se patean todas las discográficas que existen y nada parece cambiar. Todos les sale mal, la suerte no está de su parte, y el sueño de ser grandes estrellas y tocar , otra vez, en estadios repletos de gente se desvanece pero no pierden la esperanza, no cejan en su empeño. Una historia cercana y muy humana: alcanzar tus sueños. Dda igual que no es guste la música porque eso no es lo que interesa, lo importante es la historia de unos perdedores que no se rinden. un viaje emotivo y emocionante que no debéis perderos.

"Spellbound" (2002)

Ocho jóvenes se preparan para competir en el National Spelling Bee, el concurso de deletreo más importante. Estos concursos siempre me han parecido un poco estúpidos pero cuando vi el documental aluciné al comprobar como se lo toman al otro lado del Atlántico. Podemos ver como estos niños se entrenan para el concurso, como sus padres los presionan, los sacrificios que tienen que hacer, lo importante que es para ellos ser el número uno y como su infancia está siendo sacrificada en aras de una fama efímera.

Estos ocho niños son una muestra perfecta de la tradición competitiva de los Estados Unidos. Ganar es lo único que importa y si no lo consigues nunca, jamás, serás nadie. También es evidente, en algunos casos más que otros, como los padres persiguen superar sus frustraciones y alcanzar sus sueños a través de los hijos, explotándolos hasta el límite para, según ellos, sacar lo mejor. Por momentos aterrador.

Foto: Echocord