Descubren una película perdida de Alfred Hitchcock

¡Qué no habrá escondido en Nueva Zelanada! Si hace poco más de un año descubrían una increíble colección de setenta y cinco películas estadounidenses que se creían perdidas para siempre, ahora nos llegan noticias, vía LA Times, del hallazgo de la **primera película en la que trabajara profesionalmente Alfred Hitchcock**, "The White Shadow", tal y como anunciaban el miércoles pasado el National Film Preservation Foundation (Fundación Nacional para la Preservación del Cine) y el Archivo Cinematográfico de Nueva Zelanda.

No se trata de la ópera prima como director del cineasta londinense, ni de la película completa, pues de los seis rollos que componen el filme solo se han encontrado tres, sino de treinta minutos de un melodrama de 1923 dirigido por Graham Cutts, en el que el que posteriormente sería conocido como el mago del suspense ejercía funciones de guionista, ayudante de dirección, montador y diseñador de producción, por lo que no se debería desdeñar la influencia de Hitchcock en el resultado final. Protagonizada por Betty Compson y Clive Brook, "The White Shadow" podrá ser vista el próximo 22 de septiembre en el Samuel Goldwyn Theatre de la Academia de las Artes y las Ciencias estadounidense. Dos años después de la realización de la película, Alfred Hitchcock dirigiría "The Pleasure Garden", su segundo filme como realizador tras el inacabado y perdido "Number 13".

La película fue descubierta en una colección sin identificar de películas estadounidenses que habían permanecido en el archivo de Nueva Zelanda desde 1989. Año en el que Tony Osborne, nieto del proteccionista y coleccionista cinematográfico Jack Murtagh, incorporó al archivo el inestable material de nitrato. Debido a que el archivo está financiado para la restauración de filmes neozelandeses, no se había prestado mucha atención a un paquete de estrenos de los Estados Unidos, en el que se encontraba la película británica que tuviera un estreno estadounidense de la mano de Lewis J. Selznick Enterprises en 1924. Curiosamente sería quien quince años más tarde su propio nieto, el productor David O. Selznick, quien traería al ya cineasta británico a tierras americanas para la realización de "Rebecca".

Si uno de los libros de cabecera de cualquier cinéfilo debería ser El cine según Hitchcock, aquellas magníficas conversaciones que el cineasta británico mantuviera con el también estupendo cineasta francés, François Truffaut, la filmografía de Alfred Hitchcock es una de las que más fácilmente se presta a revisión. No sólo por lo entretenidas que son sus películas, sino por su interés cinematográfico, y porque además debe ser de las pocas que están editadas al completo en DVD, incluyendo su etapa muda de la que incluso un servidor, todavía no ha visto todos sus títulos y que, indudablemente, puede ser un entretenimiento más que válido y estimulante para las noches estivales.