«Captain America: the First Avenger» te necesita para la taquilla

Cuando en 1941 Joe Simon y Jack Kirby concibieran un personaje como el Capitán América, no tenían otro objetivo que el de crear un elemento de propaganda que representara esos valores tan estadounidenses (aunque al final carezcan por completo de ellos) como la libertad y la democracia frente al oscuro gigante que se alzaba en la vieja Europa. Setenta años depués, Joe Johnston recupera el personaje en "Captain America: The First Avenger", para ofrecernos esa misma propaganda, ligeramente lavada con una fina capa de crítica interna, pero que no llega, ni mucho menos, a la que Stan Lee le hiciera cuando retomara el personaje en los años sesenta y de cazador de comunistas en los primeros años de la Guerra Fría, lo utilizara para denunciar la corrupción y desigualdades sociales tan presentes en la sociedad estadounidense como en cualquier otra.

Visto el epílogo posterior a los títulos de crédito, pocas dudas me quedan para asegurar que asistimos a una estudiada estrategia de marketing en la que el objetivo de Marvel Studios, tanto con esta, como con la reciente "Thor", no es otro que el de sacarnos el dinero con secuelas y variantes que integran a diferentes personajes de su particular universo como la próxima "The Avengers" y todas las secuelas que originará. ¿Cuando encontraremos un verdadero superhéroe que nos libere de tanta mediocridad cinematográfica? ¿Acaso combatir el eje del mal consiste en rebajar el cociente intelectual de la población mundial? En ese caso está claro que el enemigo está en los Estados Unidos de América.

Exageraciones aparte, tengo que reconocer que "Captain America: The First Avenger" no es una película insoportable, sino que puede ser un filme entretenido, pero sólo para el público familiar, y no a los que vayan esperando un filme de acción trepidante. Aunque su primera parte pueda resultar un tanto lenta, lo cierto es que muestra una preocupación por desarrollar personajes y transmitir un mensaje digno de cualquier película Disney. Ayuda bastante contar con espléndidos actores como Tommy Lee Jones, Stanley Tucci o Toby Jones, aunque la pareja protagonista, integrada por Chris Evans y Hayley Atwell resulta un poco más floja. Si acaso me pregunto el motivo por el que Stanley Tucci habla inglés con acento alemán, cuando Hugo Weaving habla en inglés con acento que le da la gana, más que nada porque se supone que también es alemán. No creo que ninguno de los dos aspirara a nominación al Oscar.

Aunque no ayuda nada la banda sonora enlatada de Alan Silvestri, que parece se haya dedicado a comprar fragmentos de otras bandas sornas por Internet para encajarlas a cada una de las secuencias de la película, lo cierto es que hay un gran trabajo de diseño de producción de Rick Heinrichs que, como sucediera en la reciente "X-Men: First Class", vuelve a ser deudor de los excepcionales diseños que Ken Adams creara para la serie Bond, con la que tiene alguna cosa más en común. Los diseños son bonitos, lástima que la fotografía de Shelly Johnson no sea capaz de disimular que están todos realizados en cartón. Y ya de los efectos visuales para insertar la cara de Chris Evans en ese cuerpecillo, prefiero ni hablar. ¿O es el segundo cuerpo el que no le corresponde?

Finalmente concluyo preguntándome cuales son las cualidades de este, denominado, superhéroe. ¿Acaso consisten en conseguir un espectacular cuerpo en tres minutos, eludiendo tres años de gimnasio? Sinceramente, Indiana Jones en "Raider of the Lost Ark" es más merecedor del adjetivo superhéroe, dadas las experiencias que supera (viajar pegado a un submarino sumergido y no ahogarse tiene tela). No piensen que estoy tratando de hacer una cita graciosa, es que salvando las incursiones en el tiempo presente, tanto el principio como el final de "Captain America: The First Avenger" tiene más que ver con la película dirigida por Steven Spielberg que con otra cosa.

Asimismo, la relación amorosa entre el chico y la chica de la película (la única chica), Steve Rogers (Chris Evans) y Peggy Carter (Hayley Atwell), está perfectamente hermanada con la que mantuvieran Anakin Skywalker y Padmé en "Star Wars: Episode II - Attack of the Clones". Y con eso lo digo todo. También hubo momentos que creia que estaba en los bosques de Endord y pensé que iba a aparecer un Ewok en cualquier momento, o el Enterprise, porque la pandilla que reúne el Capitán América para ir a derrotar a Red Skull bien parece sacada de la imaginación de Gene Roddenberry.

2 estrellas