Top 5 Extracine: mayo fue «Año bisiesto»

Concluido el mes de mayo, llega el turno de compartir las mejores películas del mes, títulos seleccionados por los editores de Extracine. En esta ocasión nuestra selección se encuentra a la altura de festivales internacionales, como Cannes y Montreal. Historias hermosas, sinceras, que muestran distintos aspectos del ser humano: desde la búsqueda de un sueño último, hasta el ciclo de la vida; desde el dolor de una perdida, hasta el dolor existencial y la melancolía del pasado. Las recomendaciones de Extracine son las que a continuación se enumeran en cuenta regresiva.

5. "The Concert" (Radu Mihaileanu, 2009)

Nominada en la categoría Mejor Película en Lengua Extranjera, por la Prensa Extranjera Acreditada en Hollywood para contender en los Globos de Oro. Galardonada con el Premio del Público en el Festival de Cine de Montreal. Esta hermosa co-producción muestra el sentir de aquellos artistas silenciados por sus ideologías, en una Rusia comunista de 1980. Una historia de armonías, de revancha, de alcanzar el sueño último. Sencilla en cuanto a estructura, intensa por las emociones que transmite. El ensamble resulta extraordinario, resaltando a Aleksei Gustov quien interpreta a Andrei y Mélanie Laurent, la violinista Anne-Marie Jacquet. Drama. Comedia. Lágrimas. Se encuentra en cartelera todavía en algunas regiones de México y Latinoamérica.

4. "The Four Times" (Michelangelo Frammartino, 2010)

"Le Quattro Volte" es el título original en italiano de este filme, co-producción italiano-germana, una de las ganadores de Cannes 2009. Basada en la creencia de Pitágoras sobre las cuatro transmigraciones, cuando el alma pasa del humano al animal, del animal al vegetal, del vegetal al mineral. El director calabrés Michelangelo Frammartino realiza un docu-ensayo sobre dichos ciclos en cuatro rituales en la vida del sur de Italia. «Una manera interesante y austera de tomar elementos del entorno y hacerlos propios contando cuatro historias que laten en cada fotograma, que permiten ser parte de una hermosa narración y brillan por separado transmitiendo muchos sentimientos».

3. "Midnight in Paris" (Woody Allen, 2011)

La última obra del maestro Woody Allen, presentada en el marco del Festival de Cannes, "Midnight in Paris" resulta una sorpresa. Encantadora, deliciosa, optimista y vital. Hace un recorrido de la Ciudad de la Luz como sólo Allen lo hubiera hecho. Establece a París como un protagonista más, invita al viaje mágico de su protagonista. Owen Wilson representa a un artista estancado en su realidad, que no se siente a gusto con su entorno, con su tiempo, con su vida. El reparto realiza un excelente trabajo con sus personajes, desde Wilson interpretando a este guionista hollywoodense, Rachel McAdams, hasta la sencilla pero correcta Carla Bruni y Marion Cotillard. "Probablemente, para aquellos que se empeñan en comparar cada nueva película de Woody Allen con «Match Point”, pues está claro que “Midnight in Paris” sería entonces una de esas “consideradas”, películas menores de Woody Allen, pero la verdad es que es tan refrescante y gratificante, que ojalá todas las películas menores de otros cineastas fueran así.»

2. "Norwegian Wood" (Anh Hung Tran, 2010)

Basada en la novela homónima de Haruki Murakami, "Norwegian Wood" centra su trama en Toru (Ken'ichi Matsuyama), un hombre que al escuchar la canción de The Beatles se transporta al pasada, en la década de los sesenta, cuando su mejor amigo Kizuki se suicida y Toru crea una amistad con Naoko (Rinko Kikuchi), la novia de Kizuki. Ambos intentan diferentes formas de enfrentar su pérdida, un vínculo que crece entre personas que no son capaces de superar los golpes de la vida. «Una película tan delicada como dolorosa, particularmente para aquellos que hayan tenido en su vida alguna experiencia sentimental con personas heridas»

1. "Año bisiesto" (Michael Rowe, 2010)

Presentada en el Festival de Cannes 2010, "Año bisiesto" llega al puesto número uno de nuestra selección mensual. Dirigida por Michael Rowe, cuenta la historia de una mujer (Mónica del Carmen) atrapada por la melancolía de su pasado con un presente solitario a elección. Su dolor existencial termina al conocer a Arturo (Gustavo Sánchez Parra). «Un filme sorprendente e impactante. Molesto e incómodo a la vez que intrigante y adictivo (...) deja muchas cosas fuera de campo, abriendo múltiples probabilidades e interpretaciones de lo que ha ocurrido en el pasado, de lo que sucede en el presente y de lo que pasará después del mes de febrero de este año bisiesto.»