El videojuego «Asteroids» será película

Está claro que la visión comercial de un productor no debe ser tomada a la ligera, sobre todo cuando su visión artística es nula o inexistente. La última locura, no ya de Mel Brooks, sino de Lorenzo di Bonaventura, involucrado en estos momentos en el lanzamiento de "Transformers: Dark of the Moon", consiste en la adaptación a la gran pantalla de uno de los primeros y más populares videojuegos: "Asteroids", cuya gesta tiene intención de encomendar a ese cineasta nacido alemán al que le hubiera encantado haber nacido en suelo estadounidense ---esto es una opinión personal, no una afirmación---, el inefable Roland Emmerich, tal y como publican en Vulture.

Que conste que uno nunca pierde la fe, pero cuando directores de chichinabo, como Roland Emmerich, son capaces de gastarse millones de dólares en filmes monumentales y grandilocuentes, que no épicos y entretenidos, que no consiguen alcanzar las expectativas ni tanto del público, ni de sus creadores, ni tampoco responden a nivel comercial, ni a nivel artístico, tal y como prueban filmes como "Godzilla", "The Patriot" o "2012", lo cierto es que la cosa es como para ponerse a practicar yoga y meditación.

En cualquier caso el proyecto viene de lejos, pues hace ya dos años que Universal Pictures ganara una guerra de ofertas en favor de los derechos para convertir el juego de 1979,de Arcade, en un largometraje. Total, para utilizar el nombre y poco más, diría yo. Algunos se preguntan cómo se puede adaptar un juego como este en un largometraje. Bien, tratándose de Roland Emmerich, que no tiene ningún escrúpulo en repetir, incluso, sus propias películas, pues al fin y al cabo ¿no era "2012", una versión de "The Day of Tomorrow"? Sospecho que ahora podríamos encontrarnos con una especie de remezcla de "Stargate" con "Independence Day" y ¿"Armageddon"? Sólo estoy especulando, evidentemente.

Aunque no soy el único porque en Vulture apuestan porque el guión vaya a desarrollarse después de la destrucción de la tierra, en un futuro distópico posterior a "Independence Day", en el que los extraterrestres se quedan con nuestro planeta y los humanos viven en colonias alojadas en un cinturón de asteroides. Los supervivientes humanos fueron llevados al creer que estos extrarrestres eran benevolentes, aunque al final descubren que su objetivo inicial no era otro que la querida destrucción de la Tierra que a Roland Emmerich tanto parece fascinarle. Destrucción a la que después serán sometidos los humanos restantes. El guión ya está en manos de Matt Lopez, que fuera responsable de la infame "The Sorcerer's Apprentice" y "The Race to Witch Mountain", que al parecer ---porque no la he visto ni la veré jamás--- ya incluía naves espaciales.