Tráiler de «Fright Night»: vampiros en remake

Confirmados los actores que iban a participar en la película, teniendo en cuenta de que en alguna medida habíamos puesto a la remake en cuestión dentro de la lista de las películas que no nos entusiasmaba tanto ver, la noticia de que ya tenemos disponible el tráiler de "Fright Night" debe haberle puesto los pelos de punta a más de un fanático del género vampirístico: ¡Cuidado, hordas del que no puede ser mencionado! -- No, no es Colin Farrell, con el tiempo me está cayendo cada vez mejor --.

Para los despistados, la película cuenta la historia de un buen muchacho de nombre Charley Brewster, interpretado por el joven Anton Yelchin, el cual está viviendo su momento de gloria en esa vida adolescente que lleva: es uno de los más populares en el colegio, tiene a la chica de sus sueños, de los sueños de todos, al lado de él, y si bien está perdiendo contacto con alguno de sus amigos básicos -- como "Evil" Ed Thompson, personificado por ese héroe de los geeks que es Christopher Mintz-Plasse -- no puede quejarse de que las cosas le estén saliendo mal. En esas estamos cuando arriba un nuevo vecino bastante particular, quien no sólo no puede dejar de ver a su novia, sino que también parece que le tira onda a la madre, a su casa, a todo lo que posee: ¿Quién es este misterioso recién llegado y qué pretende de nosotros? Ahí es cuando empieza la película: este vecino, personificado por un cada vez más polifacético Farrell, es un vampiro, pero claro está, nadie le cree al muchacho. Por un tiempo, al menos, hasta que las invasiones a la casa comiencen.

Clásico del cine de terror de los ochenta, con claros toques humorísticos, la cinta original fue dirigida por Tom Holland y creo que la única persona del elenco que después pudo prosperar con una carrera propiamente dicha fue Amanda Bearse, quien hizo de las suyas en la mítica serie "Married With Children" durante tantos, tantos años.

El tráiler en cuestión me ha dejado con ganas de más, no sé si a ustedes les va a pasar lo mismo, pero no creo que estemos frente a un proyecto destinado al fracaso, sino todo lo contrario: los actores involucrados, la fotografía, el hecho de que se mantiene todavía esa intrigante mezcla de géneros entre el terror y el humor... Desde mi punto de vista, hay que sacarla de la lista de las indeseables, pero es sólo mi perspectiva, qué le vamos a hacer.