Top Ten cine de Akira Kurosawa

Alentados, más que por la noticia sobre la nueva versión que que de "Shichinin no samurai (Los siete samuráis) se está poniendo en marcha por parte de The Weinstein Company, con la intención de dar a conocer a las nueva generaciones la obra de uno de los maestros del cine internacional que llegó desde el país del sol naciente: Akira Kurosawa. Y es que fue, precisamente con "Rashomon", que llega a occidente el cine de oriente, al alzarse en el Festival de Venecia de 1951, con el León de Oro. Un premio que permitió orientar la mirada hacia una cinematografía, desconocida hasta aquel entonces, y en la que figuraban ilustres nombres del Séptimo Arte como Kenji Mizoguchi, Yasujiro Ozu, Teinosuke Kinugasa o Hiroshi Inagaki.

Nacido en Tokio, el 23 de marzo de 1910, Akira Kurosawa ha sido considerado el más occidental de los cineastas japoneses. Ciertamente entre sus influencias podemos encontrar las influencias del cine francés, de las literaturas rusa e inglesa y de cineastas como John Ford, William Wyler o George Stevens. Trabaja también dentro de las tradicionales vertientes temáticas del cine clásico japonés que divide las películas entre Jidaijeki y Gendaijeki, siendo las primeras evocaciones históricas o legendarias y las segundas películas contemporáneas, pero siendo sus Jidaijeki excusas para hablar también de problemas sociales del Japón contemporáneo.

Si comienza su trayectoria laboral dentro del cine como ayudante de dirección para los estudios Tōhō, realiza su ópera prima como director en 1943, con "Sugata Sanshirô (La leyenda del gran judo)", logrando en unos años el suficiente estatus como para tener independencia creativa sin presiones por parte de los estudios. Algunas de sus primeras películas, como "Ichiban utsukunshika (La más bella)" o "Zoku Sugata Sanshirô (La nueva leyenda del gran Judo)", han sido tachadas como propagandísticas en contra de los valores occidentales, sobre todo estadounidenses, algo que debe ser cierto dadas las presiones del belicista gobierno japonés que obligaban a incluir temas nacionalistas. Los primeros índicos de cine liberado se muestran en "Yoidore tenshi" (El ángel borracho)", que marca el inicio de su relación laboral con Toshiro Mifune. Una relación que se compara con la que desarrolla John Wayne en el cine de John Ford, el ídolo de Kurosawa. Es obligatoria señalar que su primera película posterior a la Guerra, "Waga sishum ni kuinashi (No añoro mi juventud)", es crítica con el anterior régimen nipón, centrando el tema sobre una disidente izquierdista, arrestada por sus tendencias políticas.

Coleccionista de premios en occidente, que culminan con un Oscar honorífico a toda su trayectoria en 1990, Kurosawa no fue profeta en su tierra, donde siempre se acogieron con suspicacia tanto la influencia del Western en su cine, como sus adaptaciones de autores occidentales, como William Shakespeare, Fiódor Dostoievsky, Maxim Gorky, León Tolstoi, Ed McBain, Dashiel Hammett, Evan Hunter o Georges Simenon. El 1971, tras un período de sufrimiento por la fatiga mental y frustrado, probablemente, por la mala acogida de un título tan personal como "Dodesukaden", el cineasta comete un intento de suicidio cortándose las muñecas treinta veces con una navaja. Afortunadamente, ninguna de las heridas fueron mortales, logrando una recuperación que dio paso al inicio de una nueva etapa en su filmografía con la coproducción rusa "Dersu Uzala", primero, y con la ayuda y el apoyo de jóvenes admiradores occidentales como Francis Ford Coppola, George Lucas o Steven Spielberg, después. Pero este no habría sido el único incidente traumático de su vida, sino que en 1923, con trece años, sería testigo del gran terremoto de Kanto, que destruiría Tokio y que produciría la muerte de más de 100.000 personas.

Una experiencia que Kurosawa recordaría más adelante como la que le enseñó a mirar de frente aquello que le aterraba, venciendo sus propios miedos. Una lección en la que sería muy influyente uno de sus hermanos mayores, Heigo, que era quien le obligaba a mirar los cadáveres de humanos y animales que se apilaban por las calles. Su hermano se habría iniciado como benshi ---narrador de películas mudas--- en los cines. Pero con la llegad del cine sonoro, su profesión comienza a desaparecer, a pesar de las huelgas y movilizaciones que ambos hermanos organizan, pero que fracasan. Cuando Akira acaba de cumplir 20 años, su hermano Heigo se suicida, muriendo cuatro meses más tarde su hermano mayor, y habiendo muerto su herman cuando él contaba diez años, le dejan como el único hijo de su familia.

Si la base y contenido literario de sus filmes siempre ha sido muy cuidada, habiendo realizado artículos en periódicos antes de iniciarse como cineasta, no menos interesante es su aproximación estética y visual, desarrollada intensamente debido a que antes que cineasta también fue pintor, siendo uno de los pocos directores que plasman sus proyectos cinematográficos en el papel, a través de elaborados story-boards, antes de proceder a la filmación. Entre las peculiaridades de su cine también destaca el uso de teleobjetivos que, aunque aplanaban el enuadre, le permitían ubicar las cámaras lejos de los actores, permitiéndoles lograr mejores interpretaciones, según su punto de vista.

10. Kakushi-toride no san-akunin (La fortaleza escondida)

Realizada en 1958, protagonizada por Toshiro Mifune, Misa Uehara, Takashi Shimura, Susumu Fujita y Eiko Miyoshi, ubica su acción en el Japón feudal del siglo XVI, para contarnos la historia de una princesa que ha sido destronada en una guerra civil y que consigue escapar junto a un fiel samurái. Sin embargo, la acción comienza con la deserción de dos soldados que huyen del conflicto bélico en busca de enriquecimiento, pero que acabarán protegiendo a la princesa hasta ponerla a salvo.

Una divertida comedia de aventuras que otorgaría el oso de Oro al Mejor Director para Kurosawa, así como el premio FIPRESCI en el Festival Internacional de Berlín, y en la que ciertamente podemos intuir el argumento general de "[Star Wars](http://extracine.com/tag/star-wras", pero de la que concretamente toma prestados a estos dos personajes principales que le inspiran en la creación de dos de los personase más carismáticos y queridos de su saga: C3PO y R2D2, por no hablar de las transiciones entre secuencias que toma prestadas.

9. Dreams | Shizukanaru ketto (Duelo silencioso)

En el noveno puesto encontramos un empate entre "Dreams" y "Shizukanaru ketto (Duelo silencioso)", un título de su tercera etapa y otro de la segunda, si entendemos la primera como la que va desde sus inicios hasta la Segunda Guerra Mundial, la segunda hasta ese intento de suicidio en 1971, que le lleva a acercarse definitivamente a occidente, que forma su tercera etapa.

Realizada en 1990, "Dreams" ha sido denominada como un ejemplo de realismo mágico en el que Kurosawa plasma en ocho fragmentos diferentes sueños (y alguna pesadilla) que el cineasta ha tenido a lo largo de su vida y que encierran sus más soterrados deseos, angustias y añoranzas. La película incluye en su reparto a Martin Scorsese, que interpreta al pintor impresionista Vincent Van Gogh en uno de los fragmentos más espectaculares visualmente, y en el que deja aflorar toda su influencia pictórica en un filme en el que la imagen tiene mucha más importancia que los diálogos.

Por otro lado, "Shizukanaru ketto (Duelo silencioso), su película de 1949, vuelve a estar protagonizada por Toshiro Mifune, encarnado a un cirujano del ejército que se infecta accidentalmente de sífilis mientras cura a un herido de guerra. Una enfermedad que le estigmatiza teniendo qie escoger entre la responsabilidad de una vida familiar escondiendo su enfermedad o olvidarse de su pareja, con la que no podrá tener hijos y dedicarse de pleno a la medicina. Asimismo, la película muestra el trauma de la sociedad japonesa tras la Segunda Guerra Mundial. Una película en la que utiliza dramáticamente la luz y la sombra, así como el peso del sonido de la lluvia, que contrasta con el implacable silencio de otros momentos.


Duel silencieux - Akira Kurosawa - Trailer por k-chan

8. Yojimbo

Aludida en ocasiones con el título de "El mercenario", esta película de 1961, protagonizada por algunos de los actores habituales del cineasta, como Toshiro Mifune ---que se haría con la Copa Volpi al Mejor Actor en Venecia---, Kamatari Fujiwara o Takashi Shimura en un Jidaijeki que nos cuenta la historia de un samurai que llega a un pueblo en el que dos bandas rivales se disputan el control de la población. Ante las cualidades del invencible guerrero, los líderes de ambas bandas tratarán de contratar sus servicios.

A demás de otras posibles influencias como las de Arlequino, Servitore di due padroni, la obra de Carlo Goldoni, o Cosecha Roja, la novela de Dashiell Hammett, no es difícil encontrar la fuerte influencia del Western en este título que, precisamente, se desarrollaría en el oeste en el "homenaje" que Sergio Leone realizaría del mismo en "Per un pugno di dollari", poniendo al frente del reparto a Clint Eastwood. Las comillas figuran porque el cineasta italiano tomó prestados elementos de "Yojimbo" alegando tal homenaje, sin embargo, Kurosawa y su guionista colaborador, Ryuzo Kikushima, lo denominaron plagio con intención de evadir los derechos de autor, por lo que le demandaron, ganando su causa en los tribunales. Más recientemente podemos encontrar otra versión, esta vez autorizada, del filme en "Last Man Standing", protagonizada por Bruce Willis.

7. Hakuchi (El idiota)

Basada en una novela de Fiódor Dostoievski y realizada inmediatamente después de "Rashomon", "Hakuchi" es, injustamente, una de las menos conocidas obras del cineasta japonés que nos cuenta la historia de Kameda, que se salva en el último momento de ser fusilado por crímenes de guerra. Una conmoción que le hace padecer durante un tiempo fuertes ataques epilépticos y que le llevaba ser internado en un hospital psiquiátrico.

6. Dersu Uzala

Oscar a la Mejor Película en Lengua Extranjera, entre otros premios internacionales, para el primer título de la tercera etapa de Akira Kurosawa, "Dersu azula", que realiza en Rusia y que promueve la necesidad del ser humano de vivir en armonía con la naturaleza a través de la historia del capitán Vladimir Arseniev, que se se extravía cuando estaba realizando unas prospecciones geológicas con su destacamento en los los bosques de la taiga siberiana. Vagando se tropieza con Dersu Uzula, un cazador nómada que no sólo conoce el terreno como la palma de su mano, sino que parece saber comunicare con el medio natural, como si de una persona se tratase. Una obra tan lírica como épica, tan bella como emocionante, tan íntima como entrañable.

5. Kagemusha

Palma de Oro en el Festival de Cannes, Akira Kurosawa rodaría, lo que él mismo llamaría una especie de borrador de lo que después sería "Ran" con esta historia desarrollada en el Japón feudal, devastado por guerras feudales en la que un ladrón de poca monta es elegido para suplantar a un poderoso señor de la guerra tras su muerte. Una película de la que podemos encontrar influencias, no sólo en el "Bram Stoker's Dracula" de Francis Ford Coppola, uno de los productores de la película junto a George Lucas, sino también en el comienzo de "The Lord of the Rings: The Fellowship of the Ring", el inicio de la trilogía de Peter Jackson.

4. Ikiru (Vivir)

Fascinante película de 1952, protagonizada por Takashi Shimura, en la que el cineasta realiza una profunda reflexión sobre la vida y la muerte a través de Kanji Watanabe, un funcionario de la administración que ha levado un vida monótona y carente de sentido, que reconsiderará cuando se entere de que padece un cáncer. Además de que se desarrolla en la época contemporánea, la película no sólo habla nuevamente de los personajes que retrata, sino de la sociedad japonesa, que debe olvidar su pasado, tras Hiroshima y Nagasaki, para volver a vivir.

3. Ran

Basada en la obra de William Shakespeare, The King Lear, Akira Kurosawa realiza el que fuera considerado filme más caro realizado en Japón hasta esa fecha, en la épica historia de un señor feudal que decide repartir su herencia entre sus tres hijos, siendo desterrado el tercero de ellos por su rechazo ante tal actuación, y enfrentándose los otros dos en duras guerras propiciadas por una desmesurada ambición y envidia entre hermanos y cuñadas. Un impactante retrato de lo peor del ser humano que se centra en temas como el nihilismo, la guerra y el caos.

Señalar la influencia del teatro Noh en la interpretación de algunos personajes, particularmente en Hidetora (Tatsuya Nakadai) o Lady Kaede (Mieko Harada), que realza el carácter apasionado, implacable y decidido de sus personalidades. Una obra hermosa, intensa y emocionante, que figura entre las favoritas de Woody Allen, siendo la película que discuten dos de sus personajes en "Husbands and Wifes".

2. Rashomon | Kumonosu-jô (Trono de sangre)

Dos de las mejores películas de Akira Kurosawa, ambas protagonizadas nuevamente por Toshiro Mifune y Takashi Shimura, su segundo actor fetiche, se debaten el segundo lugar, por un lado "Rashomon", la película que además del León de oro en Venecia, también consiguiera el Oscar a la Mejor Película en Lengua Extranjera, y "Kumonosu-jô (Trono de sangre)", su película de 1957, que fuera una adaptación al Japón medieval de otra conocida obra de William Shakespeare, MacBeth.

Considerada como una de las primeras películas de la historia del cine con temática judicial, y una de las películas en las que el cineasta utiliza de manera psicológica los elementos de la naturaleza, "Rashomon" es un mismo relato mostrado desde cuatro puntos de vista: los de un ladrón, una mujer, su esposo asesinado (a través de un médium) y un leñador, que ha sido el único testigo de los acontecimientos. Sin embargo, ninguna de las cuatro versiones coincide más que en el resultado: la violación de la mujer y el asesinato del marido, de la misma manera que había también muchos puntos de vista para explicar lo sucedido en la Segunda guerra Mundial, pero un único resultado. Inspirada en dos relatos de Ryunosuke Akutagawa, la película fue objeto de un remake por parte del cineasta Martin Ritt en "The Outrage", ambientada aquí en el lejano oeste.

Por su parte "Kumonosu-jô (Trono de sangre)" comienza cuando dos generales regresan de una victoriosa batalla, encontrándose en el camino con una anciana bruja que profetiza que uno de ellos logrará convertirse en señor del Castillo del Norte. Meta que se propone a continuación, alentado por su ambiciosa esposa y que conseguirá, pagando por ello un trágico y sangriento final, demostrando que un hombre puede ser fuerte en la lucha, pero débil ante su mujer. Película favorita de Luis M. Álvarez de entre todas las del cineasta, un filme que no sólo inspirara algunos de los momentos clave de películas como "Carrie" o "The Godfather", sino cuya influencia se puede apreciar la filmografía de otro cineasta que también fuera pintor antes que cineasta como David Lynch.

1. Shichinin no samurai (Los siete samuráis)

En el primer puesto se coloca la que el que es, sin duda, el más versionado y homenajeado título de Akira Kurosawa, y película favorita de Carlos Sanz del cineasta nipón, y aquella que marcara a Becky Santoyo en sus tiempos de Universidad, "Shichinin no samurai (Los siete samuráis)", que obtuviera el premio al Mejor Director en el Festival de Venecia. Realizada en 1954 y protagonizada inevitablemente por Toshirô Mifune, cuenta la historia de un pequeño pueblo de campesinos que se ven en la obligación de contratar a siete samuráis para que les protejan de una banda de ladronees que les extorsionan llevándose sus cosechas y condenándoles a morir de hambre.

Además de las conocidas adaptaciones que ha sido objeto como "The Magnificent Seven" o "Battle Beyond the Stars", también ha inspirado el videojuego de que en 2004 se lanzara para Playstation 2: Seven Samurai 20XX, ubicando la acción en un futuro distópico. Ese mismo año se estrena una muy bien recibida serie animé, "Samurai 7". También podemos encontrar similitudes con el argumento de una entrañable película como "A Bug's Life", u homenajes como el que se realiza en la película de John Millius, cuando el narrador de su película carga con las armaduras de los guerreros muertos para ofrecérselas a Conan para la batalla final de "Conan, the Barbarian". Igualmente ha inspirado relatos literarios, entre los que se encuentran, Los lobos de Calla, la quinta novela de la serie escrita por Stephen King, La Torre oscura, cuya adaptación cinematográfica también está en marcha.

Foto: La escuela de los domingos Ser friki Editando