«Film Socialisme»: ¡Godard vive y no sabes cómo!

¡Qué se puede decir de un director como lo es Jean-Luc Godard! Un artista que a pesar de los años no ha dejado de hacer obras maravillosas, y justo en este trabajo final de su trabajosa vida como cinéfilo, crítico y cineasta nos trae "Film Socialisme", una obra que da un cachetazo importante a la cara.

Film Socialisme

Admito que es difícil de digerir y que por momentos, tanta saturación de imágenes que se entremezclan genera un efecto narrativo chocante. Y claro, ese es el objetivo de este filme, lograr alterar nuestros sentidos todo el tiempo, no dejarnos morir en la butaca del cine sino despertarnos y mostrarnos en imágenes, texturas, focos y formatos que hacer cine es un arte y que todo es necesario para lograr evocar lo que uno desea.

Y es claro, que cuando se habla de que es un incomprendido para muchos se debe a qué nadie está preparado para tanto análisis en tan poco tiempo. Quiero llegar a creer que los semiólogos --- que cita nuestro colega Fernando --- tampoco están preparados para esta salvaje cuota de droga semiótica de alto calibre.

El trabajo de Godard, en un bricolaje de historias y de momentos, sumando a paralelismos invisibles frente a los ojos comunes, abren juego en este filme que sin duda, es para ir digiriendo por partes y que en una sola mirada es imposible percibir. Habrá que volver muchas veces antes de escribir algo que dignifique éste trabajo --- algo que se aleja claramente de estas líneas ----

La apertura del filme nos trae un mar, una masa de agua salada que termina teniendo vida propia, que interactúa con uno, que está abriéndose paso entre nosotros y dejando una huella. Un mar jamás tan bien filmado, algo inexplicable por lo puro y simbólico que se torna para esta historia (¿podrá llamarse así?).

Una película que se compone de tres movimientos, uno des choses comme ça ("Este tipo de cosas") se lleva a cabo en un crucero, en donde presenciamos varios diálogos de pasajeros de diferentes idiomas --- entre las que se encuentra una Patti Smith cantando en su camarote ---, algún que otro criminal de guerra, un ex oficial de las Naciones Unidas, un detective de Rusia, etc. Mezclados en un espacio compartido con intereses disímiles e incluso tan alejados de ese capitalismo banal que los convoca a estar ahí.

He leído algunos analistas que ven el filme como una conjunción histórica del capitalismo y socialismo. Un espacio (un crucero) ampliamente capitalista con intereses socialistas, ser todos iguales pero con dinero. Cuando lo leí, sentí un poco eso y solo sé que me pregunté: ¿Por qué ese análisis sustancial del socialismo que tiene el filme y sus protagonistas en un espacio plenamente capitalista?

El segundo movimiento, Notre Europe ("Nuestra Europa"), consiste en un par de niños, una niña y su hermano menor, convocando a sus padres a comparecer ante el "tribunal de su infancia", que exige respuestas serias sobre los temas de la libertad, la igualdad , y la fraternidad. Aquí, Godard nos habla de la televisión, realizando una crítica fuerte sobre cómo el mundo actual se sigue interesando por cuestiones más banales y circunstanciales como las de una familia que debe afrontar el cierre de su taller mecánico, mezclado con un mix de teoría sobre la revolución francesa como manera de escapar a esa realidad.

El movimiento final, humanités ("Nuestra humanidades") es las visitas de seis sitios legendarios: Egipto ,Palestina , Odessa , Hellas , Nápoles y Barcelona . Es una explicación de la historia de estos lugares y sus contradicciones internas.

Una obra increíble que más de uno va a odiar y que más de uno, compartirá entre sus amigos para conocer y entender más sobre la visión de este hombre que decidió no ir a recibir su Oscar Honorífico, que siempre tuvo una visión política en su cine y que a pasar de ser una persona muy mayor --- cumplió 80 años en diciembre --- sigue dispuesto a exponer sus ideas, mezclando imágenes de celular con fílmico, dispuesto a deshacer un film y armarlo en un bricolaje visual complejo y semióticamente arriesgado. Es solo cuestión de verlo y darle vuelta. Hay mucho más para decir, mucho más de ésto que yo pueda decir acá.

5 estrellas