Secuencias Favoritas: ¡Yo también quiero ser miembro de la «Crimson Permanent Assurance»!

Los Monthy Python son, en sí mismos, una suerte de leyendas no sólo del humor, sino del arte, en líneas generales, por la manera en que logran precisamente relacionarse con determinados aspectos culturales y volverlos a ofrecer a los ojos del espectador con el formato de un chiste, una gracia visual, algo perteneciente al campo de lo cómico que, al mismo tiempo, no sólo invita a la reflexión, sino que en el alguna medida nos deja un tanto intranquilos: no es precisamente un humor enlatado, fácil, sino todo lo contrario, es un humor que exige del espectador, que lo conmueve, que lo moviliza. Creo que todas estas cosas quedan absolutamente claras luego de ver "The Meaning of Life", la última película del sexteto realizada en el año 1983 y, para ser aún más exactos, "The Crimson Permanent Assurance", esa efectiva película que abre la primera y dura apenas 15 minutos.

¿Qué es lo que se ve en esa pequeña historia que introduce todo el resto del filme? Un grupo de viejos empleados de una compañía aseguradora de Inglaterra que se ven constantemente explotados de la manera más vil por parte de unos empresarios con rostro juvenil o, mejor dicho, que claramente no tienen los sesenta o setenta años que uno supondría que cargan el resto de los presentes en la escena. Tan sólo basta con que uno de ellos despida a otro de los gerontes empleados para que todos tomen diversos elementos de la oficina y comiencen a combatir, echando por la borda a los explotadores, haciéndose de las aspas de los percudidos ventiladores y haciéndose a la mar... Sí, a la mar, como si tan sólo hubiese sido necesario un gesto para transformar ese gigantesco edificio viejo en un barco pirata.

En esos breves minutos, lo que podemos ver es la genial fotografía de la cinta que en alguna medida caracterizaría el aspecto visual con el que siempre ha trabajado Terry Gilliam: colores opacos que raramente se distinguen de una tonalidad un tanto gris que domina el plano, humo, personajes claramente preparados para la aventura por sus rasgos físicos, totalmente conectados con lo onírico: la película empieza como un sueño y casi termina como tal, tomando por momentos ribetes de pesadilla. Además: ¿qué mejor forma de desconectar, asustar al espectador que hacerle creer que está viendo cualquier otra película?

Dirigida por Terry Jones, pero con la dirección artística de Terry Gilliam --- algo que se había dado también en "The Life of Brian" (1979), pero no así en "Monty Python and the Holy Grail" (1975) ---, la escena de "The Crimson Permanent Assurance" muestra con todos sus elementos aquello que está en cada una de las películas del grupo humorístico: imágenes alucinantes, una clara contraposición no sólo temática sino visual entre los extremos en conflicto, un humor que no necesariamente termina en la cómoda carcajada, sino que casi excita otras partes del cerebro, recurrencia de los personajes --- más adelante en la película los financieros que son eliminados por la "Crimson..." aparecen discutiendo acerca del sentido de la vida para ser interrumpidos por le ataque que dio comienzo a la cinta; es más, es la primera aparición de Palin, Jones, Chapman, Idle y Cleese, momento que nos ubica y nos da un poco de tranquilidad ---, etc. Les dejo la escena, dividida en dos partes, y los desafío a no tener ganas de ser parte de ese barco pirata del mundo bursátil.