Secuencias favoritas: los créditos de «Watchmen»

Seguimos con una nueva entrega de Secuencias favoritas, esa sección en la que todos podríamos poner miles de ejemplos a cada cual mejor. En algunos de ellos no coincidiríamos pero en otros estoy seguro de que si. El vídeo que he elegido hoy para comentar no se parece en nada a los que hemos podido ver hasta ahora, sobre todo porque no se trata de una secuencia sin cortes o una escena propiamente dicha dentro de una película. Se trata de los títulos de crédito que abren "Watchmen", la adaptación que hizo Zack Snyder de la emblemática novela gráfica de Alan Moore y Dave Gibbons en 2009.

Cuando conocimos la noticia de que desde Hollywood se habían propuesto adaptar una obra tan compleja como Watchmen en sólo una película, todos nos echamos a temblar. Ya hemos comprobado en numerosas ocasiones cómo se las gastan allí cuando de adaptaciones se trata, por lo que no era descabellado pensar que harían una chapuza con la obra de Moore y Gibbons. Le encargaron el trabajo a Zack Snyder, que había asombrado a todos con su "Dawn of the Dead" y venía de realizar otra adaptación de un cómic "300", con un resultado visual impresionante. Sin embargo esta vez no se trataba de una obra de Frank Miller, que requería esa estética tan característica, sino que tenía entre manos un material mucho más complejo que se podría volver en su contra si no tenía claro que hacer con él.

No se qué opinaréis vosotros sobre la película pero a mi en líneas generales me gustó bastante, sobre todo por la dificultad añadida que tenía adaptar una obra así y que Snyder al menos saliera airoso. La mayoría de las críticas que recibió en contra hacían referencia a una sola cosa: pecaba de adaptar demasiado literalmente la novela gráfica, extrayendo imágenes directamente y plasmándolos directamente en la pantalla. Muchos le recriminaron que no supiera aportar algo suyo al conjunto, una idea con la que estoy de acuerdo en parte aunque la escena que nos reúne aquí hoy es el ejemplo perfecto de la aportación que hizo Snyder a una obra ya de por sí muy completa.

En el cómic original no había nada parecido a estos créditos que podemos ver al principio de la película, al menos no tal y como nos los muestra el director. La historia previa de los primeros Watchmen, los Minutemen, se nos narra poco a poco en el cómic, con referencias de algunos personajes o algún comentario casual de alguno de los protagonistas recordando viejos tiempos. Todo ello lo reunió Snyder, añadiendo también nuevas ideas como lo de Andy Warhol, para dar lugar a unos títulos de crédito absolutamente geniales, que sirven de perfecta introducción para la película y que en apenas cinco minutos nos dan a conocer numerosos detalles que serán muy importantes para entender el resto de la película:

Bajo el The Times are A-Changing de Bob Dylan, vemos cómo la idea de que los superhéroes, o al menos personas desinteresadas que luchan contra el mal, existieran de verdad podrían haber cambiado completamente la historia. Vemos algunos hechos como a Fidel Castro aliándose con los rusos, la destrucción del movimiento hippie o a Nixon ganando por tercera vez las elecciones, situaciones que no se dieron en la realidad pero que no sólo nos hablan de que podrían haber sucedido en el caso de que hubieran existido los Watchmen sino que nos sirve para situarnos en la historia que ocupará el resto del metraje, que supuestamente sucede en la actualidad, aunque una actualidad muy diferente a la nuestra. Incluso en la primera imagen del vídeo podremos comprobar que Batman nunca habría existido porque uno de los Minutemen salvó a sus padres.

En estos cinco minutos nos encontramos con una historia que bien podría ser un corto independiente, puesto que sigue una trama muy definida con altibajos en los personajes, las relaciones entre ellos y sobre todo el impacto social que tuvieron en la población. Así comprobamos desde los primeros momentos le éxito que tenían estos Minutemen, alabados por la población gracias a su labor social de lucha contra el crimen. Sin embargo poco a poco decaen y su vida privada también les afecta, llegando a ser encerrados en un centro psiquiátrico o incluso abandonando su identidad oculta por tener hijos. Como última parte de la historia vuelve a surgir otro grupo de superhéroes, pero como vemos en el último plano ya no son tan bien recibidos como fueron los anteriores. A partir de aquí, y teniendo esa idea como premisa principal, se desarrolla el resto de la historia de "Watchmen".

Sin embargo lo más interesante de estos créditos es su aspecto visual. Es muy difícil condensar tanta información en cinco minutos, y sobre todo hacer que el espectador primerizo la entienda, pero más aún es mostrarlo de esa forma tan original. Si por algo ha destacado siempre Snyder es por el aspecto visual de sus películas y esta no iba a ser menos. Con lo que podrían ser fotografías dotadas de un movimiento exageradamente lento, se nos transmite la información. No hacen falta miniescenas dentro de toda esta escena, sólo imágenes, fotogramas tomados a cámara superlenta que muestra de forma directa lo que el director quiere mostrar y a partir de ahí el espectador recoge e interpreta esa información.

Una imagen vale más que mil palabras y Snyder lo sabe, por lo que sólo con algunas de ellas ya se nos da a conocer información importante para entender el resto de la película como el trauma infantil de Rorschach o quién mató a Kennedy. Todo ello tiene unas connotaciones posteriores capitales, y mostrarlas de esta manera tan simple pero tremendamente efectiva es lo que hacen de esta escena una de mis secuencias favoritas. ¿Qué os parece a vosotros?