«Tucker & Dale vs Evil», otra vuelta de tuerca al género de terror

"Tucker & Dale vs Evil" se podría resumir en que es el resultado de unir dos obras tan diferentes como "Dumb and Dumber" y cualquier película del subgénero slasher como "Friday the 13th" o similares. Todo ello aderezado con numerosos toques de humor y de un estilo paródico que impregna cada una de las escenas de la película dan como resultado la cinta que nos ocupa.

En ella nos cuentan la historia de dos grupos completamente distintos pero que acaban viviendo la misma situación: por una parte los dos pueblerinos protagonistas que pretenden arreglar la casa que se acaba de comprar uno de ellos en medio del bosque, casa que anteriormente pertenecía a un asesino en serie que parece sacado de "The Texas Chain Saw Massacre", y por otro lado están el típico grupo de universitarios que deciden irse a un lugar apartado para emborracharse y pasar el fin de semana. Estos dos elementos tan dispares se mezclan en una trama que pone muy rápidamente sus cartas sobre la mesa, cuyo principio es tan refrescante y espontáneo que no puede ir más allá durante el resto del metraje, lo que la convierte en bastante previsible y en algunos puntos hasta demasiado lenta.

Ese contraste entre los buenos primeros minutos hasta más o menos la mitad de la cinta y la parte final de la película es la principal lacra que sufre la obra. Al principio ya podemos comprobar cómo puede transcurrir el resto del a historia y no nos equivocaremos, sobre todo porque las mejores escenas se producen en estos minutos, y son tan divertidas que el resto no tienen punto de comparación, sobre todo porque no consiguen ir más allá de ellas y explotar todos los recursos que tienen a su alcance.

Eli Craig se muestra muy seguro en el que es su primer largometraje como director, pero le falla esta parte en su historia. Demuestra ser un perfecto conocedor de las obras clásicas del subgénero, por lo que sabe tratar perfectamente las subtramas que se dan entre los jóvenes universitarios. Sin embargo, cuando llega el momento de introducir nuevos elementos en la historia, o al menos elementos que no se dan en las películas clásicas de este tipo, el director no consigue incluirlos como se merecen y por lo tanto no es capaz de sacarles todo el partido que debería.

Me refiero especialmente a los dos personajes interpretados por Alan Tudyk y Tyler Labine, que aportan sus nombres al título de la película. Ellos dos son el epicentro alrededor del cual giran el resto de personajes, sobre todo cuando el grupo de universitarios les consideran unos asesinos en serie por "secuestrar" a una de sus compañeras cuando en realidad la estaban rescatando de morir ahogada. A partir de este detonante se suceden el resto de escenas que siempre tienen como fuente los clásicos del subgénero, aunque con un trasfondo de surrealismo y tan absurdas que resultan muy divertidas.

Las muertes de algunos universitarios, obligadas por otra parte en esta tipo de películas, son a cada cual más ridículas a la par que tronchantes, lo que provocan que la película se haga muy fácil de ver. Esto unido al metraje, que no llega a la hora y media, consiguen que la cinta nos deje buenos momentos para reír pero que tampoco la harán pasar a la historia de este tipo de películas paródicas como "Shaun of the Dead".

Es un ejemplo de que no han sabido explotar todo lo posible el gran material con el que contaban pero igualmente nos deja momentos que nos harán pasar un gran rato que, al fin y al cabo, es lo que busca cualquier espectador cuando se acerca a una película.

3 estrellas

Foto: DVDPeliculas & WreckStuff