Top Ten Melodramas de Elizabeth Taylor

Pocas actrices de Hollywood han conseguido despertar el fervor y la admiración a a partes iguales, tanto del público como de la crítica, como la fallecida Elizabeth Taylor. Amada igualmente por sus compañeros de profesión, siempre mantuvo los lazos de amistad que le unieron a todos y cada uno de sus compañeros de reparto, sobre todo cuando eran homosexuales, como Montgomery Clift, James Dean o Rock Hudson.

Nacida circunstancialmente en Hampstead (Londres), debido a que su padre se había desplazado a la capital británica para abrir una galería se arte, su madre se la lleva a los Estados Unidos, con 7 años, ante estallido de la Segunda Guerra Mundial, su padre debe quedarse para atender sus asuntos laborales. Volvería a residir en tierras británicas cuando se uniera sentimentalmente a Richard Burton.

Su madre, que había abandonado su carrera como actriz teatral al casarse, decide llevarle a unas pruebas de imagen en Universal Pictures, inducida por un amigo que se había percatado de la burbujeante belleza de la todavía jovencísima actriz. Efectivamente, los ejecutivos de la productora quedan impresionados y firman un contrato con el que debuta en "There's One Born Every Minute" a la edad de diez años, iniciando una imparable carrera como actriz de la que me dispongo a destacar sus diez trabajos más destacados:

10. National Velvet

Aunque sólo haría una única película con Universal, un año después es contratada por MGM donde realiza los conocidos filmes junto a la perrita Lassie, "Lassie Come Home" y "Courage of Lassie", pero Elizabeth Taylor consigue conquistar el corazón del mundo entero con "National Velvet", marcando lo que sería su idilio con un género: el melodrama. En la película, Elizabeth Taylor es Velvet Brown, una joven que siente pasión por los caballos. Especialmente indicada para una tarde domingo juntos toda la familia. Si quisieran hacer una sesión doble, podrían incluir perfectamente "Little Women", la versión de 1949 en la que una, ya mujercita, Liz Taylor interpreta a Amy, la hermana presumida.

9. Father of the Bride

Después de ver crecer a Elizabeth Taylor a lo largo de los años cuarenta, con el inicio de los cincuenta llega el momento de buscarle marido, cosa que no parece sentarle nada bien a Spancer Tracy, su padre en la comedia "Father of the Bride", cuyo éxito propició una secuela con el título de "Father's Little Dividend". Fabuloso programa doble, también, para una tarde de domingo, pero cuidado no vayan a tener pesadillas después, dado que la primera incluye una secuencia onírica, creada por el mismísimo Salvador Dalí para esta película dirigida por Vincente Minnelli, para el que protagonizaría bastantes años después la nada despreciable "The Sandpiper".

8. Ivanhoe

Quizás el tiempo no haya tratado muy bien a ciertos productos realizados en el ocaso de la época dorada de Hollywood. Aventuras de cartón piedra con maquillajes exagerados que delatan no la época en la que se desarrolla la acción, sino el momento en el que está realizada la película. Tampoco es que las interpretaciones sean espectaculares, pero si en lugar de hacer la sesión el domingo la hacemos un sábado por la tarde, quizás disfrutemos como nunca con esta adaptación de la novela de aventuras de Sir Walter Scott. Si quieren completar la sesión doble y acabar la tarde con algo más de empaque, pueden recurrir a "Beau Brummell".

7. Giant

Uno de los grandes melodramas en los que interviene Elizabeth Taylor es la película basada en una novela de Edna Ferber y que, dirigida por George Stevens, le permitió conocer a dos de los que serían sus grandes amigos, que parían a otra vida antes que ella, uno de ellos casi antes de que estuviese terminada la película, James Dean, el otro mucho tiempo después, tras anunciar públicamente que estaba enfermo de Sida y saliendo del armario para desconsuelo de madres y abuelas.

6. BUterfield 8

La historia de Gloria Wandrous, una modelo neoyorquina, prostituta en sus ratos libres, que vive en "BUtterfield 8" y está en busca de la respetabilidad, a pesar de mantener una relación ilícita, le proporciona el primer Oscar de su carrera. Realizada, sin duda, en una de las épocas en las que tanto su belleza, como su calidad interpretativa se muestran realmente exuberantes, la actriz siempre a manifestado que no es una de sus películas favoritas y que si le dieron el codiciado premio fue más bien por empatía que por justicia, dado que acababa de padecer una enfermedad recientemente.

5. Reflections in a Golden Eye

Poco conocida es para el público esta gran película dirigida por John Huston que adapta una novela la excepcional Carson MacCullers. Como en la vida real y en muchas otras de sus películas, Elizabeth Taylor se ve envuelta entre la represión sexual de hombres que se niegan a admitir su condición homosexual, compartiendo reparto en esta ocasión con Marlon Brando, Julie Harris y Robert Forster.

4. Raintree County

Atormentado en la vida real, atormentado en la gran pantalla, la química entre Montgomery Clift y Elizabeth Taylor salta a la vista en este melodrama sureño que aunque parece seguir la estela de "Gone With the Wind", se desvela como una película más densa y profunda, de hecho está dirigida por Edward Dmytryck, que fuera perseguido en la caza de brujas del senador MacCarthy. Quizás por eso no sea un filme apto para todos los paladares, aunque se trata de un plato exquisito por el que consigue su primera nominación al Oscar.

3. Suddenly, Last Summer / Cat on a Hot Tin Roof

Si en la vida real Elizabeth Taylor era toda una mariliendre ---o fag hag com suele decirse en inglés---, en le cine no podía ser menos, convirtiéndose en una de las actrices más representativas de las adaptaciones de Tennessee Williams al cine, como "Cat on a Hot Tin Roof", en la que interpreta a la necesitada esposa de Brick Pollitt (Paul Newman), desolado por la muerte del que fuera su "amigo", teniéndola a ella completamente desatendida. La mojigatería de la época y el miedo de Hollywood a hablar de ciertas cosas impide que la adaptación incluya explícitamente ciertos detalles de la obra original, por lo que Richard Brooks recurre a eufemismos y metáforas para que podamos interpretar lo que Joseph L. Mankiewicz explicaría con cha más elocuencia en "Suddenly, Last Summer", en la que Catherine Holly (Elizabeth Taylor) era utilizada por su fallecido primo como reclamo para atraer a los hombres. Ambas interpretaciones le reportarían sendas nominaciones al Oscar. Volvería a participar poco después en otra adaptación de Teenessee Williams: "Boom".

2. Who's Afraid of Virginia Woolf?

Mike Nichols dirige a Elizabeth Taylor en la adaptación de la conocida obra de Edward Albee. La actriz engordó para interpretar a Martha, la amargada esposa de George, un profesor de Universidad interpretado por el que era en ese momento su marido, Richard Burton. Esta sería la cuarta de las once películas en las que trabajarían juntos, por la que consigue su segundo Oscar y que permanece como su interpretación preferida de todas las que ha realizado.

1. A Place in the Sun

Puede que a muchos no coincidan con mi elección para el primer puesto, pero la película dirigida por George Stevens en 1951, a partir de la novela An American Tragedy de Theodore Dreiser, en la que comparte pantalla con Shelley Winters y, de nuevo, con Montgomery Clift, sigue siendo a día de hoy, no sólo una de mis películas favoritas de Elizabeth Taylor, sino una de mis películas favoritas de todos los tiempos. Elogiada por cineastas como Woody Allen, que le hace un homenaje en "Scoop", o David Lynch, cuya influencia se puede percibir claramente en "Blue Velvet". Sigo sin poder respirar cada vez que veo el momento en el que Angela Vickers se fija en George Eastman o cuando se besan o cada vez que se dicen adiós. Sigo sin poder moverme cada vez que George Eastman escucha las quejas de Alice Tripp en la barca. Sigo sin poder contener la emoción cuando Angela Vickers recuerda la pasión que sintió cuando vivía en "A Place in the Sun".