Soundtracks: 7 maneras de escuchar la cabalgata de las valquirias

Recuerdo algunas críticas sobre la banda sonora que Hans Zimmer compuso para "Inception" comparándola con la de "The Dark Knight". La verdad es que tampoco son muy diferentes que las que lleva toda la vida arrastrando John williams con respecto a sus partituras relacionadas, sobre todo, con George Lucas y Steven Spielberg. El caso es que Zimmer demuestra con el score de la recién estrenada "Rango", que sí es un compositor que sabe plegarse a las necesidades de la historia que está contando.

No sólo eso, sino que igual que la película de Gore Verbinski realiza homenajes a películas del género, Hans Zimmer aprovecha para hacer homenajes a los compositores que han hecho historia con sus partituras para películas del oeste, como el magnífico Ennio Morricone o Luis Bacalov. Sin embargo no es sobre su partitura sobre lo que me gustaría llamar la atención, sino sobre el uso que hace de la pieza compuesta por Richard Wagner que servía de introducción al tercer acto de Die Walkürie, y que se conoce con el nombre de La cabalgata de las Valquirias.

Al igual que la mayoría de la música de Richard Wagner, nos encontramos ante una pieza dinámica, excitante, que exalta nuestro espíritu y que, como diría aquel personaje interpretado por Woody Allen en "Manhattan", tras escucharlo te "entran ganas de invadir Polonia". Utilizado en más de sesenta largometrajes, además de cortometrajes, documentales, series de televisión y hasta videojuegos, la pieza original está compuesta para una de las cuatro óperas que forman la tetralogía del ciclo titulado El anillo del nibelungo, por lo que no es de extrañar que Fritz Lang fuera uno de los primeros que la utilizaran incluyéndola en "Das Testament des Dr. Mabuse".

""The Scarlet Empress", "Babes in Arms", "5 Fingers", "Rebel Without a Cause" son algunas de las películas que utilizan el emblemático tema en algún momento de su metraje, pero tendremos que esperar hasta los años sesenta para escucharlo en algunos filmes que nuestra memoria recuerda por varios motivos. El primero de ellos es la magnífica comedia de Billy Wilder ---Dios para Fernando Trueba---, "One, Two, Three". Una película que, aunque quizás la pieza que más se recuerde sea la Danza del Sable de Aram Khachaturian, utilizaba varias piezas de música clásica de una manera humorística, dotándoles de una dimensión poco aprovechada anteriormente, pero a la que se le sacaría mucho partido en filmes cómicos y paródicos posteriores como "The Return of the Pink Panther ", "Police Academy 5: Assignment: Miami Beach" o "Night at the Museum: Battle of the Smithsonian".

Sólo un año después, Federico Fellini aprovechaba la misma pieza en una de sus varias obras maestras, "8 ½". La secuencia concreta alude, precisamente, a las valquirias de la original, al escucharse la pieza en el momento en el que el director de cine varado en dique seco creativo, Guido Anselmi (Marcello Mastroianni), se enfrenta a las iras de las mujeres que han poblado su agitada vida sentimental, y que a su vez han constituido su verdadera estimulación creativa.

No era muy del gusto de Luis Buñuel utilizar música extradiegética en sus películas, y cuando incluía alguna pieza para resaltar algún momento concreto de sus películas recurría, casi siempre, a la música clásica. No es de extrañar que utilizara esta pieza en la que fue su última película: "Cet obscur objet du désir", en la que Mathieu (Fernando Rey), vive su particular guerra con una única valquiria, Conchita, pero que está representada por dos mujeres: Ángela Molina y Carole Bouquet.

Pero qué duda cabe que si alguna secuencia cinematográfica nos viene inmediatamente a la memoria cuando evocamos el tema de Wagner es, indudablemente, la secuencia de los helicópteros de "Apocalypse Now". Un momento que no necesita explicación alguna y en la que Francis Ford Coppola sabe aprovechar a la perfección las cualidades de tan excitante pieza musical, que vivirá una tremenda actividad en filmes belicosos posteriores como "Idi i smotri [Masacre (Ven y mira)]", "Lord of War", "Jarehead" o "Son of Rambow".

Tampoco resulta extraño que cineastas posmodernos como Zack Snyder que utilizan y fusionan influencias de medios tan dispares como el cómic, los videojuegos, la televisión, el pop, la música new age o cualquier estética que surque su esponjosa mente, utilizara también la música clásica, utilizando en su impactante "Watchmen" el fragmento que nos ocupa, haciendo, a su vez, un homenaje a la película de Francis Ford Coppola.

Entre las películas recientes que han utilizado el mismo tema están "Unstoppable", pero el divertido uso que de ella se hace en "Rango", fusionando el tono cómico de Wilder con el bélico de Coppola, me han llevado a hacer este breve repaso por las 7 maneras de escuchar la Cabalgata de las Valkirias en el cine.

Foto: Colegio Público Reconquista