«Gonzo: The Life and Work of Dr. Hunter S. Thompson» o los monstruos de la lujuriosa política

Título largo, sí, lo confieso, pero no hay otra manera de describir con cierto ánimo de honestidad lo que la obra de Hunter S. Thompson representa para cualquier persona ligeramente interesada por el periodismo, y digo por le verdadero periodismo --- si es que hay algo verdadero en esta tierra de encantadores y horribles desencuentros ---, aquel que se conecta con la médula profunda de lo que la escritura es en sí, este chorrearse para todos lados, atravesar géneros, desafiar preceptos morales. En la película, se confiesa: nadie conoce el verdadero límite de todo sino aquel que realmente lo cruzó, y no hablamos de aquellos ocasionales transeúntes de los límites que lo prueban de vez en cuando para luego volver a su acomodada vida de todos los días, sino del que atraviesa el límite y se queda girando de un lado al otro de la cuestión... No hay mejor forma de definir a Thompson que la de señalar esta pasión por el límite como criterio de verdad. El documental de Alex Gibney, "Gonzo: The Life and Work of Dr. Hunter S. Thompson" (2008), es un fiel testimonio a su labor, es un cruzar límites, también, o mejor, merodearlos: no caigamos en ninguna mentira, el que cruza un límite no vuelve, a lo sumo se puede merodearlo desde este lado de la realidad, pero el que va para el otro lado no regresa, y eso es totalmente cierto.

Con el voice over de Johnny Depp, el testimonio de diferentes personas que lo conocieron y se relacionaron con él, desde el escritor Tom Wolfe hasta políticos como George McGavern, la cinta pasa de una entrevista a una escena recuperada de algún material de filmación, haciendo un prolijo repaso por la carrera de Hunter S. Thompson al mismo tiempo que combina diversos planos con algún momento desenfrenado del escritor, alguna imagen o ilustración, con una banda de sonido envidiable que decora cada cuestión con música de Jefferson Airplane o el mismísimo Bob Dylan: la cinta opera como una mínima línea recta en una provocadora biografía no muy propensa a los caminos directos, sino más bien a las curvas, al merodeo... La mejor forma de alcanzar la verdad, de más está decirlo.

Si bien el trabajo cuenta con algunos años, tiene en su haber la ventaja de haber sabido recuperar una figura como la del citado escritor para ponerla en contexto, hacerla funcionar en nuestros tiempos y, simultáneamente, revisar a Thompson como un símbolo político-histórico, una figura que supo meterse con el sueño americano, con aquella fantasmagoria que marca la política norteamericana desde los tiempos de su independencia que fue reconstruida por los movimientos sociales y políticos de los sesenta y abrió las puertas a una nueva monstruosidad de los setenta en adelante, como si esa generación que tomó como bandera la posibilidad de cambiar el sueño norteamericano, de reformularlo, no haya hecho otra cosa que darle dimensiones de pesadilla, de fantasma poco amable, de monstruo que atosiga.

"Gonzo..." es una de esas cinta para ver en cualquier momento de nuestra vida, para darnos ánimos, para poder ver cara a cara a aquello que nos atormenta, tome la forma que tome, venga desde donde venga, y al mismo tiempo es un trabajo que invita a la lectura del material de Hunter S. Thompson, como si el espectador sintiera que la pieza que le falta al rompecabezas no se puede encontrar en la sala de cine. Eso, mis muy queridos, es el mejor logro de cualquier documental.