Confieso: no soporto «Get Shorty», otro (fallido) intento de hacer comedia con el mundo del cine

No creo que esté precisamente descubriendo la pólvora con este artículo, pero bueno, era necesario decirlo: creo que una de las peores películas de la historia de la humanidad es "Get Shorty" (1995), cinta en la cual tenemos buenos actores, un excelente director, toda una serie de elementos que tendrían que sumar en el resultado final, pero bueno, el orden, la naturaleza de los factores, como mínimo, no sé si altera el producto pero sí no llega a ningún lado.

La historia se centra en el personaje de John Travolta, Chili Palmer, quien tiene que trasladarse a Hollywood para cobrar una deuda de esas provenientes del mundo de la mafia. Al llegar al lugar empieza a relacionarse con diversos productores y llega a la conclusión de que podría meterse en el mundo del cine sin muchas complicaciones debido a las fuertes similitudes que existen entre el mundo del hampa y el de las estrellas de cine.

La idea de la película es otro de los intentos de hacer un metacine, pero desde el costado de la parodia, del humor, por lo que el clásico movimiento de la vuelta sobre las condiciones de producción de una obra, en este caso, de un género, son asimiladas dentro de la idea de una producción destinada a la mueca, como mínimo, o a la mirada simpática. Aquí no se logra ninguna de las dos cosas, salvo sumergirse en un tedio de casi dos horas que rogamos se terminen pronto si, por casualidad, algún familiar ha considerado que se puede reemplazar la charla por la expectación de una obra del séptimo arte.

¿Cuál es la principal falla? A mi juicio, los diálogos poco interesantes, un planteo que parece original pero que cae por esta gran falta y confiar en que la lista de nombre del cast puede salvar un proyecto. Lo más intrigante es que en el tráiler --- que les dejo a continuación --- la manera en que cada uno de los elementos de la película están presentados vuelve a la cinta, de repente, en algo interesante para ver, cuando luego todo el resto del filme tiene esos dos o tres chistes, gags o wits que vemos aquí demasiado espaciados, como si hubiera una suerte de desierto entre una sitaución cómica y la otra.

Realmente, no quiero destrozar una película, pero en este caso, no creo tener una mejor opinión de la ya salida cinta, la cual aprovecho el perfil de Travolta como mafioso, tipo duro --- algo que sí realmente funciona en la clásica "Pulp Fiction" (1994) ---, encima, tuvimos que soportar la misma caracterización en una especie de revival de la clásica pareja de la citada película de Quentin Tarantino en "Be Cool" (2005), otra cinta de la que espero hablar en breve como para cerrar mi idea de lo que no me gusta. Les dejo el tráiler y escucho sus opiniones con respecto a esta declaración de principios, casi, de lo que no debe ser el cine.