Cartel y tráiler de «There Be Dragons», ¿habrá mazmorras?

Pareciera que la ciencia ficción se hubiera apoderado del cine religioso, esto es lo primero que me viene a la mente, una vez visto el trailer de "There Be Dragons", la película dirigida por Roland Joffé que retrata un período de la vida de Josemaría Escrivá de Balaguer, fallecido en 1975, beatificado en 1992 y canonizado en 2002 por el papa Juan Pablo II, aunque para muchos es lamentablemente más conocido por ser el fundador, en 1928 de esa bonita organización denominada Opus Dei, que fuera tan bien retratada en "Camino".

Si bien iniciara su carrera cinematográfica con mucha fuerza con títulos oscarizados como "The Killing Fields" y "The Mission", lo cierto es que el cineasta británico no hiciera más que marcar un punto ilustre en su carrera para iniciar una imparable línea descendente. Sobre todo a partir de aquel soporífero despropósito que fuera "The Scarlet Letter". El caso es que si bien en un principio descartara participar en el rodaje de "There Be Dragons", accede finalmente a condición de ser también el autor del guión. Un acuerdo que devino en un litigio por la autoría del mismo, por parte del Sindicato de Escritores de América (WGA), que finalmente ha sido favorable para Joffé.

Incluso los santos tienen un pasado

Así reza la frase publicitaria del cartel de la película. ¿Nos alumbrará sobre asuntos insospechados de San Josemaría? Aparte del reconfortante uso de los cilicios y otras prácticas sadomasoquistas, la verdad es que no creo. A pesar de que en el tráiler pueda realmente intuirse el morboso apego al dolor y el sufrimiento de este santo tan discutido. Protagonizada por Charlie Cox y Wes Bentley, "There Be Dragons" se centra en la investigación que Robert (Dougray Scott) está realizando sobre una serie de acontecimientos ocurridos durante la Guerra Civil Española que tuvieron como protagonistas a su propio padre y aun joven sacerdote, Josémaría Escrivá de Balaguer. A través del relato de su padre, Robert descubre una terrible historia de traición, celos y muerte, pero también de redención y perdón. El mixto reparto fruto de ser coproducción entre España, Argentina y los Estados Unidos, se completa con actores como Olga Kurylenko, Rodrigo Santoro, Unax Ugalde, Ana Torrent, Jordi Mollà, Charles Dance, Derek Jacobi y Geraldine Chaplin.

Es una película sobre creyentes y no creyentes. Quedé profundamente impresionado por la convicción de San Josemaría de que todos somos santos en potencia, por su fe en que cada quién es, en última instancia, capaz de acabar con sus propios dragones. Espero que la gente que vea la película lo descubra en sus propias luchas, con sus dragones y que comprendan que ningún santo ha llegado a serlo sin haber luchado.

Así habla Roland Joffé sobre una película que está financiada por un grupo de inversión creado por Ignacio Núñez e Ignacio G. Sancha, supernumerario del Opus Dei, que ha conseguido involucrar a 100 inversores privados. Antena 3 ha comprado sus derechos de emisión (¿que raro, no?) y el Ministerio de Cultura le ha otorgado una subvención de 90.000 euros, según publica Diario Público, que resalta que "la clave de la película no es tanto lo que se cuenta, sino lo que se deja de contar".

La película se estrena en 700 salas estadounidenses el próximo 6 de mayo, haciéndolo en las españolas este viernes, 25 de marzo. En esta ocasión, más que aquello de "que la fuerza te acompañe", sería mejor lo de que "Dios nos coja confesados". Mientras tanto, los pelos como escarpias, no sé si tanto por el tema de la película, como por el hecho de que esté rodada en un patético inglés. Asunto que, indudablemente, responde a lamentables exigencias comerciales.