Oscar 2011: un breve análisis de lo que quedó

Opinaron ustedes, opinamos nosotros, opinó la Academia, y entre una cosa y otra, ya se han terminado los Oscar y lo único que podemos hacer es entregarnos a un cómodo y breve análisis de lo que nos quedó tanto de la ceremonia como de la lista de premiados --- y perdedores ---.

En cuanto a la ceremonia, Anne Hathaway y James Franco ofrecieron una sólida conducción que cerró por todos lados: si bien al comienzo se notaban un tanto incómodos frente a tantas estrellas --- imaginen lo que es eso: estar frente a tantas leyendas y uno es apenas un joven actor en el medio de tanta gente determinante en la elección de la carrera ---, con el paso de las horas lograron hacer lo que en términos de imagen, en términos simbólicos implicaban: un hombre de gesto entre duro y gracioso, con los clásicos ojos entrecerrados de Franco, y una explosión de simpatía, glamour y naturalidad por parte de Hathaway --- la cual, en cada uno de los cambios de vestuario, en cada giro de la cuestión, demostró siempre una belleza increíble que a muchos les habrá sacado el aire de golpe: me incluyo ---. Curioso que, apenas salido al escenario, Franco esté con el celular en mano, twitteando o grabando su participación en la entrega de los premios, me imagino.

Los cuadros musicales no estuvieron malos, pero ninguno quedó fuertemente registrado en la entrega de los premios, imagino, aunque me sigue sorprendiendo el giro en la carrera de la también hermosa Gwyneth Paltrow, quien con el paso del tiemp parece estar convirtiéndose en un referente en cuanto a producciones musicales se refiere: revisemos "Glee", por si no me creen, aunque yo iría mucho más atrás y me quedaría con esa excelente versión de "Bette Davis Eyes" que realizó para la cinta "Duets" (2000). También estuvo interesante la canción que interpretó Céline Dion mientras se hacía el clásico repaso a los miembros de la Academia fallecidos a lo largo del último período.

De las participaciones más que interesantes, de más está decir que el premio a mejor presentador se lo lleva Kirk Douglas, quien con 95 años cautivó a toda la audiencia y hasta se atrevió a hacer un par de chistes de esos que quedan, sí, en la memoria de la audiencia pero, sobre todo, en la de los miembros de la Academia: "You know...".

Más allá de los comentarios que podamos realizar con respecto a los ganadores y perdedores de la entrega, sorprende como "The King's Speech" se haya llevado los galardones más importantes, incluyendo el de Mejor Película: y pensar que fue una de esas cintas que tuvo que recurrir a los Festivales internacionales con el objetivo de tener una compañía distribuidora, y ahora es la ganadora efectiva del premio más codiciado... Eso demuestra que las sorpresas no se acaban nunca, y que los agentes de este tipo de compañías, a veces, tienen el pero de los olfatos posibles.

La ceremonia contó con muchos otros momentos memorables, como la aparición del legendario Billy Crystal introduciendo al mismísimo Bob Hope, o los chistes que largó con una simpatía inesperada Sandra Bullock al presentar a los nominados al premio de Mejor Actor Principal Masculino: un punto aparte se lleva el hecho de que la introducción de los nominados no sea estrictamente en video, sino acompañada por un comentario con nombre propio por parte del presentador a todos los interesados en el asunto.

En uno de esos años de excelentes películas, la verdad, no podemos decir que la competencia no haya sido dura: durante el 2010 hemos tenido películas excelentes que, si no hubiera sido por la calidad de las demás participantes, sin lugar a dudas se hubieran alzado con más de un premio: estoy pensando en la entrega de los Oscar del año pasado, donde teníamos que debatirnos entre "The Hurt Locker" y "Avatar"; contrapongan eso a la serie de películas implicadas este año y verán lo que estoy diciendo.

Esto es lo que quedó. Qué nos depararán los Oscar del año que viene, mis amigos, qué...