Goya 2011: Mejor Banda Sonora y Canción Original

Así como considero que, en ocasiones, los miembros de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, hacen gala de una sorprendente generosidad con los que vienen de fuera, incluyendo en sus nominaciones actores, guionistas, compositores, productores, cineastas en general, que no son españoles, o que no han hecho su trabajo en español, otras veces, en cambio, se muestra parca y hasta tacaña con algunos profesionales del propio audiovisual español.

De otra manera no puedo entender como es que haya compositores que acumulan nominación año tras año, en detrimento de otros, mejores o peores, pero que podrían aportar algo de frescura a uno de los aspectos que si bien más nos gusta a los cinéfilos, como es la banda sonora, constituye un sector un tanto acartonado dentro del panorama musical español. Las cuatro nominaciones de esta categoría no resultan ninguna sorpresa pues se corresponden con cuatro títulos que han acaparado las principales categorías de la XXV edición de los Goya, como son "Balada triste de trompeta", "Biutiful", "Buried" y "También la lluvia".

Algo más alternativo resulta el apartado destinado a la Mejor Canción Original, con temas que se han dejado escuchar en "Buried", "Habitación en Roma", "Lope" y "Pájaros de papel", y que si bien en algunos casos son escuchados a lo largo de la película, en otros, y siguiendo esa fea costumbre estadounidense, tan sólo se escuchan durante los títulos de crédito (finales), evidenciando que el objetivo de su existencia tan sólo se corresponde con la posibilidad de arrancar esta nominación. Una pena que la canción de Raphael no fuera compuesta originalmente para "Balada triste de trompeta", en cuyo caso no habría ninguna intriga en la ceremonia.


Nominados a la Mejor Banda Sonora

Nominado al Goya en ocho ocasiones, Roque Baños consigue convertir dos de ellas en premio con su trabajo para "The Oxford Murders" y para "Las 13 rosas". Compositor prolífico como pocos, su música tiende a pasar desapercibida durante "Balada triste de trompeta", para la que está compuesta, probablemente por seguir los cánones del cine comercial estadounidense en el que la música debe transmitir, única y exclusivamente, lo que se supone que tiene que comunicar. Lo que se traduce en una banda sonora plana, sin sorpresas, que no asume ningún riesgo y que, la mayoría de las veces, no tiene sentido cuando se escucha fuera de la proyección. Salvo el tema que se escucha en los títulos de créditos, que es terriblemente emocionante.

Justamente lo contrario que ocurre con las partituras que Gustavo Santaolalla, compositor argentino con dos Oscar en su haber y que con "Biutiful" consigue su primera nominación a los Premios Goya. Poco podemos aportar que no hayamos dicho ya sobre su banda sonora para la película de Alejandro González Iñárritu. En oposición al anterior, un compositor arriesgado que aporta su sensibilidad, a la vez que se acopla con las exigencias y necesidades de la película, por eso seguramente esta sea su cuarta colaboración con el cineasta mexicano.

Tercera nominación para Víctor Reyes en esta categoría, que ya se llevara el Goya por la banda sonora por "En la ciudad sin límites". Si una de sus colaboraciones profesionales más interesantes es la que mantiene con Antonio Hernández, otra es la que tiene con Rodrigo Cortés, parta quien ya trabajara en su primera película, "Concursante", encontrándose actualmente preparando la banda sonora de su siguiente trabalo, "Red Lights". "Buried" es una intensa partitura que lanza guiños al más genuino Bernard Herrmann, con sus agresivas y asfixiantes cuerdas, siguiendo el tono marcado por unos títulos de crédito con una clara inspiración de Saul Bass, y que rinden tributo al maestro del suspense: Alfred Hitchcock.

Completa esta categoría un habitual de los Premios Goya: Alberto Iglesias. Nominado en diez ocasiones, de las que ocho de ellas se fue con el premio a casa, siendo la última su partitura para "Los abrazos rotos", está nominado, en esta ocasión, por su segunda colaboración con Icíar Bollaín. Compositor arriesgado y personal, el músico vasco sabe mantener su estilo y personalidad, pero al servicio siempre del cineasta con el que trabaja, sabiendo ser tanto intimista como grandilocuente. Una cualidad que le viene muy bien al metalenguaje que se plantea en "También la lluvia".

Creo que no hace falta que diga que aunque Alberto Iglesias siempre se lo merece, y el trabajo de Víctor Reyes es muy interesante, sobresale entre las cuatro bandas sonoras la de "Biutiful", por lo que si por mi fuera, el Goya sería para Gustavo Santaolalla.

Nominados a la Mejor Canción Original

  • In the lap of the mountain, compuesta por Víctor Reyes y Rodrigo Cortés para "Buried"
  • Loving Strangers, compuesta por Lourdes Hernández González para "Habitación en Roma"
  • Que el soneto nos tome por sorpresa, compuesta por Jorge Drexler para "Lope"
  • No se puede vivir con un franco, compuesta por Emilio Aragón para "Pájaros de papel"

Ganador de un Goya a la mejor canción por un tema compuesto para "Concursante", debo admitir que no recuerdo el momento de la pelcíula en la que se escucha este tema compuesto por Víctor Reyes y el propio Rodrigo Cortés. ¿Sería el tono del móvil? No se enfaden, es broma, probablemente se escucha en los títulos de crédito finales, siguiendo esa vocación del cineasta de hacer su película a la americana.

La deliciosa canción compuesta por Lourdes Hernández González para "Habitación en Roma", está interpretada por ella misma con su seudónimo, Russian Red. No sólo me acuerdo perfectamente de que se puede escuchar en la película de Julio Medem, sino también de que dejé constancia de que el repetido y abusivo uso que se hace de la canción, bien podría causar una úlcera en algún espectador con excesiva sensibilidad. Esto no es ápice para declarar que es una melodía encantadora y que ofrece una refrescante alternativa en una categoría que suele estar bastante acartonada.

En su momento, algunos nos alegramos mucho de que Jorge Drexler compusiera el tema de "Lope", película que despertó tanto interés como bochorno, una vez vista. Reconozco que tampoco recuerdo haber escuchado el tema durante la película. O mucho me equivoco o tan sólo suena en los títulos de crédito, pero muy hacia el final. Es la segunda nominación para el cantautor, pues ya estuviera nominado por el tema La vida secreta de las pequeñas cosas, que compusiera junto a David Broza para "Cándida".

Sí, ya sé que esto es una opinión muy personal, pero ¿no tienen bastante Emilio Aragón con lo que (nos) ha hecho en televisión como para meterse a hacer cine? ¿No tuvo bastante con aquel disco ---o discos, no sé--- horroroso que sacara en los años noventa? ¿Siguen oliéndole los pies? Ni he visto su película, ni la veré. Y no es por prejuicios, es por coherencia. Su canción para su película está compuesta por él mismo, porque no le hace falta nadie más.

Las canciones de Jroge Drexler siempre son estimulantes, gustan y agradan a oídos clásico, modernos y contemporáneos, pero la canción de Russian Red merece, desde mi punto de vista, un reconocimiento que permita esa entrada de aire fresco en una academia en la que hay demasiada tradición y poco riesgo hacia las nuevas tendencias, ya sean tecnológicas o artísticas.