Los planes de Stanley Kubrick para su «Napoleón»

La industria cinematográfica cuenta con varios proyectos que nunca llegaron a realizarse por distintos factores: excesivo presupuesto, problemas dentro de la producción, falta de apoyo de los grandes estudios, entre otros. Entre este mar de títulos que cayeron al olvido, encontramos algún diamante en bruto como la legendaria biopic de Napoleón Bonaparte que Stanley Kubrick planeaba después de presentar su "2001: A Space Odyssey".

Kubrick realizó una investigación profunda y detallada sobre la vida del conquistador francés; de acuerdo con posteriores declaraciones, el director llegó a leer alrededor de 500 libros sobre el tema. En 1969, Kubrick terminaría de escribir el guión -- el cual actualmente se puede leer en línea --. Como parte del plan de rodaje, se consideraban locaciones en Francia y Rumania, complementando con tomas de estudio en Gran Bretaña. Mientras que Kubrick quería realizar «la mejor película de la historia del cine», para MGM significaba una producción de presupuesto exhorbitante que no podría solventar.

Del Napoleón de Kubrick sólo nos quedaría correspondencia, documentos, imágenes y diseños que fueron enlatados. Años después verían la luz en forma de libro, titulado Stanley Kubrick’s Napoleon: The Greatest movie never made. También, gracias al internet, encontramos algunos documentos pertenecientes a dicha al sueño que Kubrick jamás concretó. Encuentro en /Film una nota firmada por Audrey Hepburn dirigida a Kubrick, en donde rechaza cortésmente el personaje de Josefina de Beauharnais, y un borrador del outline de producción, con los comentarios del mismo Kubrick sobre los requerimientos del proyecto.

El documento, fechado en 20 de octubre de 1971, contiene una propuesta para realizar el biopic. Entre los puntos encontramos: la reescritura del guión original -- que llevaría dos años --; un presupuesto por debajo de los 4 millones, de donde sólo 1 millón cubriría los gastos de locación en Rumania; ahorros de locación en Francia y en la contratación de actores; especificaciones técnicas y los permisos que se necesitarían en cada uno de los países. Con todo esto el director aclara que le resulta imposible decir lo que hará, pero asegura que espera hacer la mejor película jamás hecha.

Conociendo el trabajo de Kubrick, además de las declaraciones que se han realizado por distintos colaboradores y actores, sabemos que el director buscaba la perfección técnica en cada escena, en cada toma. Este Napoleón, en su momento, pudo ser una gran película, pero implicaba una arriesgada apuesta para los estudios. Al menos ahora podemos conocer a detalle el proyecto de uno de los cineastas americanos más grandes de la historia.

Vía: / Film | Foto: Cine Forever