David Fincher habla sobre «The Girl With the Dragon Tattoo»

En una muy interesante y extensa entrevista que uno de los mejores directores del momento mantuvo con Collider, David Fincher se libera y habla sobre gran parte de sus películas, sobre los venideros proyectos que tiene en la carpeta --- como "The Girl with the Dragon Tatoo" y "20.000 Leagues Under the Sea" --- y sobre su método de filmación, lo cual hace que esta sea una de las entrevistas más interesantes que he leído en los últimos tiempos.

Con respecto a los venideros proyectos, declaró que tuvo al comienzo una fuerte resistencia a aceptar el proyecto de adaptar una de las novelas más vendedoras de la década: hablamos, claro, de la obra de Stieg Larsson, "The Girl with the Dragon Tatoo", parte de la así llamada trilogía Millennium. ¿La razón? El director siente que esa temática del asesino en serie ya ha sido vista en dos de sus trabajos más memorables, como "Se7en" (1995) y "Zodiac" (2007). Por otro lado, con respecto a "20.000 Leagues Under the Sea", aclaró que sera en 3D: un proyecto realmente notable considerando el tipo de cine por el que es conocido Fincher, pero no olvidemos la realización de una película de "efectos especiales" y el tipo de terror-horror al cual el director nos tiene acostumbrados... Vean, sino, "Alien 3" (1992).

Con respecto a sus técnicas de filmación, me parece muy interesante el siguiente comentario que recogemos del director, relacionado estrictamente a su afición por realizar más de una toma de cada una de las escenas:

Necesito material para trabajar con el mayor espacio que pueda. Quiero ser capaz de ver... Si puedes lograr la escena en una sola toma que reúna todos los elementos requeridos, genial. Simplifica mi día de trabajo, le simplifica la vida a los actores cuando puedes concentrar trabajo. Pero, al mismo tiempo, no quiero ser forzado, así que si quiero que un trabajo salga bien desde cualquier ángulo, quiero decir, si consigo la cantidad de contrastes y sombras que yo pienso que cada ángulo requiere, eso es mucho mejor. Así que 40... Otra vez, hay mucho de hiperbólico cuando pensamos de que el promedio de tomas que realizo por escena es de 20, 23, 24, aproximadamente.

Ya sabemos que ver una película de Fincher es aproximarnos a un cine cuidado, en donde los elementos expresivos no están pensados desde el ángulo teatral-actoral, sino desde el plano cinematográfico más esteticista... Bueno, en esa línea, la afirmación de este director no debe sorprendernos. Aunque, seamos honestos, pobres los actores que deben estar más de veinte veces diciendo lo mismo sólo para alterar una o dos sombras de un fondo.

Los invito a leer la entrevista: la verdad, no tiene desperdicio.

Vía: Collider | Foto: Ministerio Creativo