«Tangled», vuelve Disney

Después de ver "Tangled", cualquiera pensaría que Disney y sus adaptaciones de clásicos cuentos de hadas han vuelto, aunque todavía no está muy claro si para quedarse o no. Al igual que ocurrió en "Snow White and the Seven Dwarfs" o en "Cinderella", la compañía del tío Walt vuelve a utilizar un cuento clásico de los hermanos Grimm para una película suya, y esta vez el personaje elegido es Rapunzel.

Es bastanta extraño que Disney no haya utilizado antes esta historia, puesto que se encuentra dentro de los más clásicos de los cuentos de hadas. Incluso en "Shrek 2" ya se utilizó a la princesa junto a otras como Snow White, Cinderella o Sleeping Beauty. Sin embargo no es hasta ahora que Disney vuelve a retomar estas historias que tantas alegrías le dieron en años pasados y que consiguieron películas inolvidables dentro de la filmografía de la película.

Lo mejor que tiene "Tangled" es que ha sabido reutilizar esa tradición de historias de princesas pero sin quedarse anclada en el pasado: se trata de una adaptación de los cuentos clásicos digna del siglo XXI. Además, pese a que el cuento original era bastante cruel en algunos puntos, en "Tangled" estos momentos se reducen hasta prácticamente desaparecer, consiguiendo una película muy propicia para el público infantil pero con algunas connotaciones pensadas para el público adulto.

Tiene el elemento básico de la historia original: la princesa con largos cabellos encerrada en una torre, aislada del mundo exterior. Sin embargo el resto de personajes que aparecen en el cuento se han modificado inteligentemente para conseguir una historia moderna, con significados actuales que pueda ser capaz de atrapar al espectador actual. Es renovarse o morir, y puesto que Nathan Greno y Byron Howard tenían muy claro lo que tenían que tomar y lo que debían desechar del cuento, consiguen una gran película.

Además, la utilización de la animación digital supone un nuevo punto de vista sobre este tipo de historias. La tradición ya ha quedado atrás, los cuentos de hadas clásicos han desaparecido puesto que la vida real no es como la narran estas historias. Los directores tenían muy claro qué debían tomar de anteriores obras de Disney sobre princesas, como el príncipe azul, secundarios que aportaran los toques de humor y un clímax final capitaneado por el "y vivieron felices y comieron perdices". No es casual que el momento más romántico que viven los protagonistes se asemeje tanto al que aparece en "The Little Mermaid". Sin embargo, a partir de esto, aportaron su propio punto de vista: el príncipe ahora es un bandido que huye de la justicia y los secundarios son un camaleón y un caballo, aunque también se muestran fieles en todo momento a los protagonistas.

Esto es lo que provoca que la cinta funcione. El espectador que haya disfrutado con películas como "Snow White and the Seven Dwarfs" o "Cinderella", descubrirá que "Tangled" no está tan alejada de ellas pese a la animación digital y a esos diseños de los personajes más cercanos al manga japonés que a otra cosa. Aunque lo que podamos ver no se asemeje a la tradición, la esencia de la historia sí, que es básicamente lo que consigue atraparnos y lo que demandamos de una buena película.

Tampoco faltan los momentos cómicos, como en cualquier otra película de este tipo que se precie. Algunos están más logrados que otros, la gran mayoría de ellos protagonizados por esos personajes secundarios que su único cometido es despertar las sonrisas del público. Sin embargo, hay algunos momentos en que la historia peca de bastante ingenuidad. Estas escenas chocan frontalmente con otras mucho más maduras que aparecen durante todo el metraje, y que siempre son de agradecer dentro de este tipo de películas. Sin embargo, parece que los directores no terminan de confiar completamente en el material con el que están trabajando, cuando realmente funciona, y en algunos momentos caen en los típicos chistes fáciles y juegos visuales. Creo que con ello infravaloran al público infantil, puesto que con estas escenas demuestran que su pensamiento es el de utilizar estas herramientas para mantener la atención de los más pequeños, cuando la propia historia, por su solidez y dinamismo, ya lo consigue.

Con "The Princess and the Frog", Disney ya demostró que de nuevo quiere retomar el camino de las historias de princesas, pese a que esa película se realizó de una manera un poco heterodoxa aunque con la misma base. Sin embargo en "Tangled" han demostrado que realmente quieren continuar con estas películas, y estoy seguro de que si las realizan tan bien como ésta, tendremos cuentos de hadas para muchos años.

Fotos: BlogDeCine & TheWallpapers