God save «The King’s Speech»

En esta época en la que nos encontramos, finalizando el año, comienzan a conocerse las candidaturas de los distintos grupos relacionados con el séptimo arte, ya sean los actores, los directores o los críticos, que cada año conceden sus premios. Hemos tenido un año entero de películas que hemos podido disfrutar, algunas más que otras, y que han sido carne de estas nominaciones. Sin embargo, como ocurre todos los años, también se estrenan algunas obras en los últimos momentos, películas que aparecen en las distintas candidaturas de premios importantes como los Golden Globes o incluso los Oscars aunque el público en general, especialmente los que no viven en Estados Unidos, no las hayan podido saborear.

"The King's Speech" es una de ellas. En España se estrenará justo dentro de una semana, aunque en Estados Unidos ya se ha podido ver desde el pasado 10 de Diciembre en salas comerciales. Sin embargo es un claro ejemplo del dicho 'lo bueno se hace esperar'. Se trata de una película que se estrena a finales de año y que competirá con otras que incluso ya han aparecido en el mercado del DVD y BluRay, sin embargo alberga en sí misma suficientes argumentos como para encontrarse entre las mejores cintas de la temporada.

Sin ninguna duda, el punto positivo con el que cuenta "The King's Speech" es su reparto. Se cimienta sobre un trío de asesColin Firth, Geoffrey Rush y Helena Bonham Carter— que suponen de lo mejorcito del año, tanto en conjunto como individualmente. Perfectamente escogidos para sus papeles, con interpretaciones magistralmente caracterizadas, una auténtica lección de cómo se debe actuar ante la cámara para convencer al público. Firth está sublime en su papel del Rey George VI, protagonista absoluto de la cinta, rol que no parece incomodarle lo más mínimo. Si el año pasado estuvo nominado por su grandísima actuación en "A Single Man", este año no se le puede escapar el Oscar. Un actor que siempre cumple y que no sólo sale airoso sino que demuestra que no hay papel que se le resista al interpretar a un rey tartamudo.

Además, el duelo interpretativo que mantiene con Geoffrey Rush es, sin duda, lo más remarcable de la obra. Rush —que ya ganó el Oscar por "Shine"— es un adicto a los personajes complejos, desde el Marqués de Sade en "Quills" hasta la propia encarnación de Peter Sellers en "The Life and Death of Peter Sellers". Esta vez, de nuevo, se supera a sí mismo interpretando al profesor de dicción del rey George VI. Lo más interesante de todo es que ambos actores realizan su trabajo de manera tan natural, convencen tanto de que realmente son los personajes que interpretan, que parece que han nacido para ello.

Por otra parte, Helena Bonham Carter, completa este trío de intérpretes que colman la película. Aunque su filmografía no es demasiado regular, tiene algunos ejemplos donde su interpretación destaca por encima de la de sus compañeros. Esta película no es el caso, puesto que Firth y Rush ponen el listón prácticamente inalcanzable, pero al menos les mantiene el pulso, que es más que suficiente. Se siente especialmente cómoda en los personajes femeninos que públicamente se muestran como correctos pero que guardan un lado oscuro que no termina de explotar, pero que siempre está ahí.

Aparte de ellos tres, la labor de Tom Hooper también merece ser mencionada. Al igual que hizo en "Damned United" con el personaje de Brian Clough, aquí también hace especial hincapié en la soledad del protagonista. En ambos casos son personas famosas, rodeadas por multitud de sus semejantes, que se hacen llamar sus amigos, pero en el momento de la verdad deben enfrentarse a sus temores ellos solos, y su capacidad de superarse a sí mismos será lo único que les haga avanzar. Esta vez, en la historia del rey George VI, éste se encuentra respaldado por dos personajes secundarios encarnados por Rush y Bonham Carter que serán los que le ayuden a salir adelante, mediante un elaborado trabajo de guión.

Definitivamente, y sin ninguna duda, nos encontramos con una de las películas del año. Dejemos a un lado el tema de los galardones que finalmente se llevará, puesto que ha quedado demostrado en numerosas ocasiones que no siempre ganan los mejores. Y aunque ninguno de los actores sea recompensado con su respectivo premio, hay que destacar que nos encontramos con algunas de las mejores interpretaciones que nos ha dejado una película en este año.

Fotos: FlicksAndBits & WeAreMovieGeeks