Edgar Wright: últimos trabajos

Tras el estreno en 2004 de su película más personal y arriesgada, "Shaun of the Dead", Edgar Wright siguió creando vídeos aunque esta ve sus trabajos fueron principalmente cortos. Ese mismo año realizó 3 de ellos: The Man Who Would Be Shaun, Funky Pete y Straight 8. En todos ellos trabajó con Nick Frost dentro del casting. Esto no quiere decir que Wright sustituyera a Simon Pegg por él, puesto que éste también trabajó tanto actuando como en el guión en los dos primeros.

Frente a lo productivo que fue su año 2004, realizando todas estas obras, las temporadas siguientes fueron especialmente ociosas y no es hasta tres años después cuando encontramos su siguiente película: "Hot Fuzz". En ella trabaja de nuevo con Pegg como guionista y protagonista, aunque su personaje esta vez es distinto al de trabajos anteriores. En "Hot Fuzz" interpreta al policía londinense Nicholas Angel, un oficial demasiado eficiente en su trabajo, tanto que deja en mal lugar al resto de sus compañeros y a sus jefes, por lo que éstos deciden ascenderle y mandarle a un pequeño pueblo alejado de la gran ciudad. Lo que se encuentra el agente Angel cuando llega allí y conoce a sus habitantes no parece tener mucho sentido, puesto que comienzan a ocurrir numerosas muertes accidentales en poco tiempo que todo el mundo se obceca en calificarlas como eso, accidentes, cuando es evidente que no pueden existir tantas casualidades.

Pegg interpreta esta vez a un personaje competente, trabajador, eficiente y buen ciudadano, pero que se ve desconcertado y fuera de su ambiente cuando es trasladado a ese pequeño pueblo de las afueras. Así que, básicamente, vuelve a retomar el personaje de inadaptado que, de una forma u otra, interpreta en anteriores obras de Wright. El director toma en esta película un género que no había tratado aún, el de las buddy movies dentro del cine policíaco. La pareja de Pegg vuelve a estar interpretada por Nick Frost, que sí mantiene el personaje de secundario cómico pero con sentimientos y sirve como contrapunto al personaje de Pegg para propiciar la mayoría de las situaciones cómicas de la película.

Aunque pueda tratarse de una película de cine policíaco, mezclada con gran cantidad de tintes cómicos, también tiene elementos del género de terror y concretamente de películas slasher, concretamente de "Scream" y "I Know What You Did Last Summer". Sin embargo no podemos decir que el parecido entre ellas sea demasiado alto: Wright sólo utilizado los elementos de ellas que cree necesarios para su historia, para crear un collage de distintos estilos que dé como resultado una obra única y original. Entre ellas también podemos encontrar homenajes a las típicas películas de acción policíaca como "Bad Boys II", a la que se hace referencia directa en la película.

Además en ella también encontramos guiños a su filmografía anterior como el hecho de que al principio de la película el protagonista también es abandonado por su novia, como ocurre en Spaced y "Shaun of the Dead". E incluso encontramos una escena calcada de su película de 2004. Sucede cuando los dos policías están persiguiendo a un ladrón y deciden saltar unas cercas para atajar. En "Shaun of the Dead" se da para llegar hasta el pub Winchester, pero cuando Pegg intenta saltar la primera se cae. Esta vez, como es un auténtico atleta, lo consigue sin dificultad, no así el personaje de Nick Frost.

Tras esta película, Wright volvió a darse un descanso de tres años, y no es hasta este año que ha estrenado su cuarto largometraje como director: "Scott Pilgrim vs. the World". No voy a hablar en este artículo de esta película puesto que ya podéis comprobar mi opinión sobre la misma en mi post, como también el de Alberto y el de Luis. Sin embargo, entre estas dos películas realizó un corto que creo que es muy interesante y merece la pena ser destacado.

Se trata de uno de los falsos tráilers que se proyectaban durante las sesiones dobles de Grindhouse, que englobaban las películas de "Death Proof" de Quentin Tarantino y "Planet Terror" de Robert Rodriguez. Como todos sabéis, uno de estos cortos fue el que dio lugar al largometraje "Machete" aunque también había otros muy interesantes como el dirigido por Eli Roth titulado Thanksgiving.

El tráiler que realizó Edgar Wright fue Don't, donde se hacía referencia a todos los tópicos del cine de terror y cómo el anuncio te advertía de que hay cosas que no debes hacer cuando estás viendo una película de este tipo, o si te encontraras en cualquiera de esas situaciones. En ella se dan todo tipo de escenas que hemos visto en películas de terror, ralentizando al máximo el tiempo para conseguir mayor dramatismo, como el abrir una puerta, la llegada a una mansión siniestra o cuando la protagonista es perseguida por el psicópata. Un apunte anecdótico del tráiler es que aparece Nick Frost, concretamente como el bebé gigante que asusta a una de las chicas.

Con su Scott Pilgrim ha vuelto a demostrar que es uno de los directores con más imaginación del panorama actual, que le encantan los retos y sobre todo que siempre sale airoso de ellos. Sin embargo hay que tener en cuenta que se trata de su primera obra como director que no ha escrito o ideado él mismo, lo que justifica que sea muy diferente al resto. ¿Qué es lo que nos traerá en el futuro? Por ahora se rumorea que será el encargado de llevar a la pantalla grande al superhéroe Ant-Man, aunque todavía no hay nada confirmado. Lo que sí estoy seguro es que todos sus fans desean que no deje de lado su productiva relación con Simon Pegg y que pronto nos vuelvan a hacer reír con alguna de sus historias.

Fotos: TraducciónYDoblaje & DamnGoodCup