Carteles de grandes películas que no podremos ver… ¿O sí?

¿Es tan importante un cartel para determinar la aparición de un estreno, de una nueva película? Sí, importantísimo: ¿cuántos carteles quedan en nuestra memoria siempre relacionadas con tal o cual actor o actriz, con tal o cual momento, con tal o cual situación? En esto de lograr que una película tenga éxito, tener un muy buen cartel para presentar al gran público es muchas veces la primera clave del éxito. Después de todo: ¿cuántas veces nos entusiasmamos con la variación de un cartel, con su aparición y demás? En esto de realizar carteles, hay muchas opciones que se descartan, borradores, ideas que luego no prosperan: hoy nos dedicaremos a observar carteles geniales que no han llegado a ningún lado, salvo a esta nota, en la que contamos algunos detalles acerca de ellos.

Podemos averiguar o quizás suponer por qué tal cartel salió a la circulación en lugar del otro: por ejemplo, si revisamos el de "Back to the Future" (1985) y comparamos el que quedó y el descartado sabemos que el descartado no es tan genial como el otro: si bien el dibujo está muy bien realizado, no logra el tipo de impacto futurístico ni abre la posibilidad de la "serie" de carteles para las venideras secuelas que el oficial ofrece.

Pero después están, obviamente, los carteles que no entendemos por qué se encuentran descartados: la versión dibujada del poster de "Waterworld" (1995) es muchísimo mejor que la que efectivamente salió, lo mismo sucede con el cartel de la película "Jumper" (2008), en donde el impacto visual que provoca el choque del personaje contra uno de los costados del rectángulo, con la debida explosión espacio-temporal, es algo realmente muy bien trabajado.

Sea de una manera o de otra, revisar carteles descartados es también una manera de ver cómo evoluciona ese "género" paralelo a la producción cinematográfica pero coherente en sí mismo: hacer carteles dibujados o con grandes efectos digitales es siempre una opción estilísitica que no solamente habla de la película, sino de toda la serie de ideas que una producción cultural empuja, propone, postula. Una película, en tanto hito de ese orden, es, después de todo, un trabajo conceptual completo, en donde una serie de ideas se encuentran estructuradas y presentadas en relación de dependencia: una parte se conecta o refleja a la otra, sintentizándola o expandiéndola.

Todos los carteles, entonces, se los dejamos a su disposición en esta galería ubicada aquí abajo. A disfrutar de los mundos posibles, mis amigos.

Vía/Foto: Empire Online