La Metro Goldwyn Mayer se declara en quiebra

Ya llevábamos algún tiempo contando los problemas económicos que azotan a uno de los estudios de Hollywood más importantes de todos los tiempos. Ayer, la Metro Goldwyn Mayer dio un paso más (y parece ser definitivo) en su debacle económica al declararse en suspensión de pagos.

Los estudios se han acogido al capítulo 11 de la legislación estadounidense de bancarrota, ya que rechazó la oferta de compra de Lions Gate, que llegó a ofrecer 1.700 millones de dólares por el 55% de la compañía. Pero a los estudios de poco les valía esta oferta, ya que actualmente tienen una deuda de 4.000 millones.

¿Y qué significa todo ésto? Pues principalmente dos cosas: La primera que cuando termine el proceso, los grandes acreedores de la Metro (muchos de ellos empresas del sector), recibirán una participación importante en el capital de los estudios, que pasarán a ser gestionados por Spyglass. La segunda y para nosotros más importantes, es que con la entrada de capital privado y la reorganización de la deuda, la Metro pretende salir a flote y comenzar a producir de nuevo, por lo que puede que en breve, cuando el proceso haya concluido y Spyglass haya tomado el mando, se pongan manos a la obra con la tantas veces cancelada y pospuesta "Bond 23". Recordemos que la Metro es la poseedora de los derechos de la franquicia del personaje creado por Ian Fleming, y sin duda es uno de sus mayores activos.

Esperemos que el león vuelva a rugir pronto, ya que no olvidemos que la Metro es uno de los estudios clásicos de Hollywood, y nos ha dado grandes alegrías con films eternos como "Rocky", "The Alamo" o "The Wizard of Oz", por poner sólo algunos ejemplos. Para terminar una leyenda que circula por ahí cuya veracidad no he podido comprobar. Se dice que el león de la metro rugía un determinado número de veces según el presupuesto e la cinta: una vez si ésta era de bajo presupuesto, dos para las de presupuesto medio y tres para las de gran presupuesto.

Vía: El País Foto: Hiperdef