Futuras (e innecesarias) secuelas

A propósito del artículo que escribió mi compañero Diego hace un par de semanas sobre lo innecesario de realizar precuelas de películas de éxito, sobre todo cuando el director en principio no había ideado esa historia y por lo tanto lo único que se busca es explotar el material original y sacar mayor beneficio, hoy quiero hablar de algunos proyectos que van a comenzar su producción como secuela de alguna cinta de éxito.

En el artículo no voy a hablar sobre secuelas de buenas películas, puesto que al menos a esas todavía las podemos otorgar el beneficio de la duda y esperar que al menos mantenga el nivel de la primera parte. Si esto no hubiera ocurrido, nunca podríamos haber disfrutado de "The Godfather: Part II". Más bien pretendo comentar brevemente las secuelas que están en desarrollo cuando la película original era un bodrio, lo que hace que estas segundas partes sean completamente prescindibles.

Hoy me he encontrado con una noticia que ha aumentado mi frustración sobre este tema: resulta que van a hacer una nueva película de "Judge Dredd". Vale, no es una secuela propiamente dicha sino más bien un remake de la cinta que protagonizara Sylvester Stallone en 1995. Pero igualmente es innecesaria y, como bien dicen en el artículo, que esta producción salga adelante supone que haya otras, muy probablemente mejores y que puedan aportar mucho más a la historia del cine, que se quedan en el tintero.

Si seguimos con Stallone, nos encontramos con que planea rodar la segunda parte de "The Expendables" —confirmado por el propio Bruce Willis—. ¿Qué razón podría existir para que se hiciera una precuela? Evidentemente, los buenos resultados en taquilla de la primera parte, porque desde luego por la historia, los personajes, y demás trabajo de la película nada de nada. La primera parte podría pasar, porque al menos Stallone se centró en conseguir un reparto con los mejores "actores" del cine de acción. ¿Pero gastarse una millonada en hacer una segunda parte es realmente necesario? Rotundamente no.

Otra película que está planeando su segunda parte y que no contó precisamente con el favor del público y de la crítica es "The Last Airbender" de M. Night Shyamalan. Su relativo éxito en taquilla se produjo gracias a la publicidad que se enfocó en caracterizarla como cine familiar, atrayendo a las salas a niños y padres pese a que ninguno de ellos disfrutara de la película. Sin embargo sí que dajaron sus ingresos en taquilla. Paramount ya trabaja en la segunda parte y el director también tiene un primer borrador del guión, por lo que en unos años la veremos en las pantallas. Parece que lo único que necesita Hollywood, si tomamos este caso, es que la taquilla funcione para crear secuelas, no importa que la gente la haya masacrado, aunque si acaban pasando por taquilla...

He dejado como último ejemplo el caso más inaudito: la secuela de "Dragonball: Evolution". Como fan acérrimo de la serie de Toriyama ya me pareció un despropósito total lo que hicieron con ella en esta película dirigida por James Wong. Cuando conocí las primeras noticias sobre la adaptación del manga a imagen real ya me puse en lo peor. Después se conoció que Chow Yun-Fat iba a trabajar en ella y que la Fox iba a hacer un presupuesto más que decente para los efectos especiales, por lo que podría llegar a ser una buena adaptación. Sin embargo, para cualquiera que le guste Dragon Ball —o el cine en general, o tenga un poco de sentido común—, no puede más que acordarse de las madres de todos los que han tomado parte en la cinta. Y no conformes con eso planean hacer una segunda parte donde ¿qué pasará?¿Goku estudiando una carrera?¿trabajará en una oficina como el protagonista de "The Incredibles"? Que paren ya esta sangría.

Por último sólo quería hacer referencia a una secuela que se está preparando sobre una película que ni siquiera se ha estrenado aún, "Skyline", de la cual ya os hablamos en Extracine. Sin embargo es tan evidente que va a ser un taquillazo, puesto que es sospechosamente parecida a "Independence Day" que la productora no ha tardado en confirmar que ya se está trabajando en su secuela.

Con este artículo sólo pretendía hacer una breve reflexión sobre el estado de la industria cinematográfica actual. Para todos es evidente que ya lo que prima es el dinero, y si a las productoras les sobran algunos dólares del presupuesto de su megaproducción, entonces lo invertirán en películas que merezcan la pena, pero ante todo siempre están los beneficios de taquilla y las grandes campañas virales para atraer a la gente a las salas a ver auténticos bodrios. No todas lo son, evidentemente, pero también es lógico pensar que el número de ceros del presupuesto no es proporcional a la calidad de la producción. ¿Son todas las secuelas innecesarias? Por supuesto que no, pero hay que pensar en si su propósito es continuar una historia o sólo sacar más beneficio.

Fotos: IonLitio & AlfonsoZamudio