Michelle Williams poseída por Marilyn Monroe tras el rodaje de «My Week with Marilyn»

Michelle Williams bromea diciendo que no es ella misma, refiriéndose a su interpretación de Marilyn Monroe para la película "My Week With Marilyn", cuyo rodaje finalizara estos días en Pinewood Studios.

Siento que vivimos juntas. En algunos momentos me era complicado asumir el control. No termino de sentirme en estos días. (...) Sabía que con el tiempo no me podría resistir. Física y verbarlmente, todo en ella es diferente a mí. He ido a clases para que los profesores me ayudasen a entender a Marilyn, para poder proyectarme en ella.

Basada en el diario de Colin Clark, el empleado de Laurence Olivier que cuidara de la actriz durante su estancia en Londres para el rodaje de "The Prince and the Showgirl", que no es el único biopic que se cuece centrado en uno de los iconos cinematográficos más populares y universales de la historia del cine.

Cuando hice mi primera aproximación al personaje pensé que había tres, o incluso cuatro facetas de Marilyn.

Inicialmente aterrada por el personaje, Michelle Williams, que ha participado en filmes como "Broakeback Mountain", "Mammoth" o "Shutter Island", no pudo rechazar el papel en el que se encuentra completamente sumergida y que, esperemos, no acabe llevándole a un psiquiátrico dadas las declaraciones de Michelle y el historial de inestabilidad emocional de Marilyn. Por cierto que la invasión es mutua pues si la ambición rubia ha ocupado la personalidad de Michelle, esta ocupa el mismo camerino que ocupara Marilyn en 1956.

Además de pesos pesados del cine birtánico como Judi Dench y Derek Jacobi, la película cuenta con la primera interpretación de Emma Watson fuera de la saga de "Harry Potter" en la piel de una ayudante de guardarropa que capta la atención de Colin Clark. Los papeles pricipales están interpretados por Eddie Redmayne como Colin Clark, Dougray Scott como Arthur Miller, Julia Ormond como Vivien Leigh y Kenneth Branagh en el papel de Sir Laurence Olivier.

Casualemente, siempre se ha dicho que entre la trayectoria vital y profesional de Olivier y Branagh existe un cierto paralelsimo dado ambos labraran su carrera como cineastas a través de adaptaciones de William Shakespeare, que tanto dirigieran como protagonizaran. A pesar de que lograran notoriedad y reconocimiento, ambos fueran eclipsados por sus respectivas esposas que consiguieran la preciada estatuilla dorada antes que ellos, Vivien Leigh por "Gone with the Wind" y Emma Thompson por "Howards End". Y también ha planeado siempre sobre ambos la duda con respecto a su orientación sexual.

A pesar de que Laurence Olivier no soportaba a Marilyn Monroe, de que ella se sentía insegura y era tratada de mala manera por su recién estrenado marido, el dramaturgo Arthur Miller, y de que se refugiara frecuentemente en el uso de las barbitúricos, lo cierto es que la interpretación de la ambición rubia en la película dirigida por Laurence Olivier resultó ser excepcional, robándole al actor y director británico todo el protagonismo, algo que el protagonista de "Wuthering Heights" y "Rebecca" no llevaba precisamente bien.

Vía & Fotos: Daily Mail