Fallece Irvin Kershner, director de «Star Wars: The Empire Strikes Back»

Empecemos por una obligada apreciación personal. O mejor, circunstancia personal, que creo que es la de muchos. En estas semanas estuve revisando la filmografía de lo que me parece un director básico para hablar de cine, como mínimo, en la primera mitad de la década de los noventa, Kevin Smith. En sus películas, más allá de la obvia referencia a una serie de saberes que sólo los fanáticos o expertos en determinados temas pueden reconocer como propios, como coherentes o pertenecientes a un corpus válido de conocimiento, hay una constante que no puede dejar de darse en las cintas pertenecientes al ViewAskewniverse: la mejor de la trilogía sagrada, la trilogía de "Star Wars", es "The Empire Strickes Back" (1980) , que luego sería reconcida con el nombre de "Episode V". Hay algo en la manera en que está hecha, hay una estela, una variación de colores, una ambientación que escapan a un guión sólido --- sabemos de antemano que eso no asegura nada ---, que tiene que ver con una manera de realizar una película que, a mi juicio, tiene que ver mucho con el hacer artesanal de una obra de arte antes que con la mera participación en un proyecto para "cerrar una franquicia" --- muchos directores en la actualidad parece eso: empresarios que circunstancialmente participan en el escalafón más bajo de un proceso meramente comercial ---. Irvin Keshner, director de varios filmes, responsable de esa joya que es "The Empires Strikes Back", murió en el día de hoy a los 87 años, y creo que vale la pena hacerle un breve homenaje, aunque sea, una semblanza.

El comienzo de su carrera tiene que ver con el sumergirse en diversas artes: en principio, la música, en donde se perfeccionó en el manejo del violín y la viola en la Universidad de Temple; de allí pasó a estudiar pintura en New York con el famoso pintor abstracto de origen alemán Hans Hofmann. Aquí desarrollaría un gusto pictórico con uno de los maestros más importantes de toda una generación de pintores norteamericanos: por sólo dar un dato de color, con él tomaron clases artistas como Robert De Niro Sr., el padre del famoso actor. El futuro director pasaría luego a Los Ángeles a estudiar fotografía.

Esta suerte de aprendizaje renacentista terminaría en el campo de la cinematografía al estudiar bajo las ordenes del experto en montaje Slavko Vorkapić. Allí podría relacionar tanto lo aprendido en el campo de la pintura como en el de la fotografía --- y, a mi juicio, también en el de la música: pensemos el montaje como un arte de ritmo ---.

Pronto empezaría a realizar sus propias películas como director, entre las que se destacan cintas como "Eyes of Laura Mars", de 1978, en donde dirigiría a Faye Dunaway y a Tomy Lee Jones. Basado en un guión realizado por el mismísimo John Carpenter, sería este el trabajo que llamaría la atención de George Lucas, que venía del increíble exito de la primera "Star Wars". Interesado por la labor del citado director, lo convoca para que se encargue de la secuela, a la que tema encarar debido a que no se consideraba un director ni joven ni exitoso como para poder darle crédito a la venidera labor. Luego de que su agente interviniera para convencerlo, Kershner aceptó el trabajo.

"The Empire Strikes Back" tiene dos cosas muy propias de este director: primero, el trabajo sobre los personajes, el desarrollo del así llamado "Character", segundo, la ambientacióny sucesión grandilocuente, casi operística del trabajo. Revisemos los paisajes, los lugares donde ocurren los hechos, la manera en que ciertas escenas del guión fueron filmadas --- la mítica escena en que Han Solo y Leia se despiden con el "I love you"/"I know"; la revelación de que Darth Vader es el padre de Luke, etc. ---, ese trabajo totalmente artesanal sobre los efectos especiales que hoy en día nos resultaría ridiculo... Varios elementos que hacen de esta cinta, a mi juicio, la mejor, si no de toda la franquicia, sí, al menos, de la primera trilogía. Creo que una hermosa definición de un hacer que incumbe varias artes es esta, algo que habla también de su manera de tratar los personajes:

Me gusta llenar el cuadro con la cara de los personajes. No hay nada más interesante que el paisaje de la cara humana.

Kershner no dirigiría muchas más películas después de esta: "Never Say Never Again" (1983) y "RoboCop 2" (1990), junto con algún cameo en películas como "The Last Temptation of Christ" (1988). Realizaría luego algunos trabajo para televisión, pero nada que llegue a la altura de esta obra magna.

Dante, personaje de "Clerks" (1994) de Kevin Smith, discute con Randal acerca de algunas escenas básicas de la trilogía. A la hora de elegir una de las cintas, da una de las mejores justificaciones que escuché en toda mi vida acerca de por qué elegir este filme en lugar de los otros, justificación que habla de un arte y, de paso, de esta sensación que flota en el aire tras el fallecimiento de Kershner:

Empire tiene un mejor final. Quiero decir, Luke pierde una mano, descubre que Vader es su padre, Han es congelado y llevado por Boba Feet. Termina en un tono tan bajo, tan triste. Quiero decir, de eso se trata la vida, una serie de finales tristes.

Vía: Empire Online | Foto: Hollywoodiano