«Easy A», receta mal ejecutada

Este fin de semana se ha estrenado en España una comedia adolescente de la que ya os avanzábamos el trailer la pasada primavera. Se trata de “Easy A” (“Rumores y mentiras”), nuevo intento de abordar este genero por parte de Emma Stone (“Zombieland”), actriz de la que se ha hablado mucho últimamente por ser la escogida para interpretar el papel de Gwen Stacy en el nuevo Spider-Man de Marc Webb.

La cinta esta firmada por Will Gluck, que parece haberse especializado en este tipo de filmes (que también produce) a la hora de ponerse tras las cámaras. Junto a Stone nos encontramos a un reparto donde hay muchas caras conocidas de cine y televisión como las de Amanda Bynes (“Hairspray”), Penn Badgley (Gossip Girl), Dan Byrd (“A Cinderella Story”), Lisa Kudrow (Friends) y la ¿ex? chica Disney Aly Michalka (“Bandslam”). Mención especial merecen la pareja formada por Patricia Clarkson y Stanley Tucci que como los padres de la protagonista son una de las mejores cosas de la película.

El argumento se centra en la historia de Olivia Penderghast (Stone), una joven como tantas otras que pasa absolutamente desapercibida dentro de la cruel y hermética jerarquía social de los “high school” norteamericanos. Cierto día decide inventarse que tiene una cita para librarse de pasar el fin de semana con la familia de su mejor amiga, Rhiannon (Michalka), pero las mentiras no acabarán aquí.

Presionada por su amiga a explicar detalles de su cita, Olivia acaba inventándose la historia de que al fin perdió la virginidad. Para su desgracia la noticia es escuchada por Marianne (Brynes), abanderada de las buenas practicas cristianas en el instituto, que se encargará de difundir la historia. A partir de ese momento Olivia pasa del total anonimato a la dudosa popularidad que le otorga el ser considerada una chica “fácil”, situación de la que ella pasa bastante hasta que decide utilizarla para ayudar a otro marginado a salir del anonimato.

Fingiendo tener sexo con él en una fiesta, Olivia consigue que Brandon (Byrd) deje de ser acosado por su homosexualidad y abre la veda a todo un colectivo de chicos que le solicitaran favores sexuales (ficticios) a cambio de regalos. A medida que estas practicas se extienden su reputación empieza a resentirse, pues ya no solo se la acusa de ser una chica “fácil” sino de ofrecer sexo a cambio de una compensación, profesión que todos sabemos el nombre que recibe. Olivia tratará de mostrar su descaro ante el escarnio social bordándose una letra “A” de color rojo en el pecho, emulando a la protagonista de "La letra escarlata", novela de Nathaniel Hawthorne, pero descubrirá que la situación acaba afectándola mas de lo que podía prever.

En mi opinión esta película no está a la altura ni siquiera de los clásicos del genero. Resulta sorprendente como contando con todos los tópicos e ingredientes básicos de cualquier comedia adolescente de éxito (protagonista marginada, antagonista popular odiosa, chico guaperas que siempre estuvo enamorado de ella en secreto, mejor amiga inseparable con la que acabar discutiendo, amigo gay, etc…) “Easy A” no acaba de funcionar.

El principal problema es que todo es muy inverosímil, mucho mas de lo que nos tienen acostumbrados en este tipo de cintas. Las cosas ocurren de forma tan forzada y poco creíble que es imposible meterse en la historia, empatizar con los personajes. La historia de cómo los rumores y las habladurías pueden hacerle a uno vivir un infierno se ha contado mil veces con mucha mas sensibilidad, realismo y talento narrativo de lo que podamos llegar a vislumbrar aquí. Cualquier referencia a La letra escarlata, por muy original que sea aplicarlo a la actualidad y nos permita hacer juegos de palabras con el titulo, está metida con calzador. Se mezclan las temáticas sin ton ni son, popularidad, mala reputación, adulterio y prostitución, un tema quizás demasiado “serio” con el que flirtear en una película de este tipo.

Dejando esto de lado la película es un desfile de corsetería y ropa sexy que hará las delicias de las aficionadas (y aficionados) a este tipo de prendas y Emma Stone es una autentica delicia en pantalla, no solo por su atractivo sino también porque creo que lidia bastante bien con el papel. Las carencias del filme no son en ningún caso culpa de ella ni de sus compañeros de reparto.

dos estrellas

Foto: Posters de cine