Tocar, sentir, emocionar: “Rompecabezas”

Presente en las secciones oficiales de los últimos festivales de Berlín y San Sebastián, más que un “Rompecabezas”, la película de Natalia Smirnoff es un delicioso caramelo para saborear hasta el último plano.

“Rompecabezas” es una película que se disfruta con los sentidos y, sobre todo, con los sentimientos. Te seduce desde la intimista y cálida luz de Bárbara Álvarez, que realza la ternura, la emoción y el sentimiento de los personajes, hasta esos encuadres con una perspectiva totalmente intimista propuesta por Natalia Smirnoff, constante y deliberadamente pegada a sus personajes, casi acechándoles, dejando el espacio mínimo para que respiren, y mostrando sólo lo que necesita para la comprensión y el desarrollo de la historia, suguriendo más que mostrando; pasando por la banda sonora compuesta por Alejandro Franov que con ese aire oriental y minimalista que aporta emoción y sensibilidad sin sobresalir por encima de los demás elementos.

El fascinante relato de Natalia Smirnoff parece tener intención de plantear un despertar femenino ante la sumisión familiar, tanto de marido como de hijos, pero no una ruptura, porque, en realidad, María del Carmen se siente realizada con su contribución a la estabilidad de la familia. Lo que sí defiende, sin duda, es la reivindicación de su labor y, sobre todo, la necesidad individual de evasión, de experimentación, de apertura a otras sensaciones y emociones que no se encuentran en el entorno familiar, la libertad personal.

Estupendamente flanqueada por Gabriel Goity y Arturo Goetz ---a quien veremos en breve en la comentada "Sin retorno"---, sobresale especial y particularmente la soberbia interpretación de María Onetto, que no necesita ni de grandes artificios ni de grandes acontecimientos para emocionar al espectador. Desde el primer plano hasta el último nos guía con ternura entre las piezas de su rompecabezas personal.

Ópera prima de Natalia Smirnoff, "Rompecabezas" es un filme del que cuanto menos se diga, más justicia se le hace para que el espectador pueda descubrir y experimentar por sí mismo la emoción de las cosas sencillas, de los placeres pequeños.
4 estrellas
Fotos: Taquilla nacional