«Tron»: Marvel se suma a la campaña de marketing

Este tipo de noticias es la que despierta en mí la sed de saber de dónde estrictamente vienen los capitales para tal o cual proyecto. ¿Qué es lo que podemos decir de una película de inminente estreno que, además de todo, tiene encima tanta campaña de marketing para que las masas se agolpen en las puertas de la sala de cine reclamando lo que ellas consideran propio, esto es, el entretenimiento desmedido?

Convengamos que la secuela de "Tron" (1982) no tiene otra cosa encima que esto de revitalizar un proyecto arriesgado y fracasado al mismo tiempo que ha quedado en la historia de la humanidad como esos intentos fallidos --- al menos en su momento --- de ofrecer una película diferente que entretenga a la mayoría del público. A eso, sumémosle el hecho de que ahora la Marvel se ha encargado de largar varias tapas que van calentado los motores de un proyecto que, hasta el momento, parece haber adquirido un lugar en la historia.

Si observamos las tapas, podemos ver a los personajes más emblemáticos de la Casa de las Ideas lookeados con el aire de "Tron" dispuestos a dar batalla en cualquier momento y a sorprendernos no sólo con esos movimientos invisibles que vemos en cualquier película, sino también con esa cosa de poder hacer lo que les parezca con un look futurista encima.

Digo, una de las cosas que más me entusiasmó es ver a Thor en un look futurista volar y ponerse en disposición de arrasar lo primero que vea. Lo mismo me ha producido ver a Quicksilver, un personaje que ha perdido un poco de protagonismo en las últimas historias, pero que parece ahora más vivo que nunca, dispuesto a luchar contra todo, a la vanguardia de cualquier golpe que venga a varios kilómetros de velocidad encima.

Eso es lo raro. Personajes como Quicksilver siempre han tenido que verselas solos en un Universo historietístico donde los velocistas no pululan, precisamente, y mucho menos considerando que provienen su habilidad de una mutación natural antes que un extraño proceso bioquímico despertado por un accidente. Pero esto es un comentario de fanático que tiende a una poco justa comparación, así que cambiemos de tema.

Sea de una manera o de otra, la aparición de estas tapas deja en claro de dónde proviene el dinero para realizar tal o cual proyecto. Espero que, pese a mi mirada negativa acerca de la cuestión, las siguientes imágenes los dejen con ganas de mucho más. Ya sabemos: antes que mirar los tráilers, es mejor endulzar la vista con estos alucinantes dibujos de tapa.

Vía/Foto: Empire Online/Alt1040