Top 3: Películas de terror

¿Cuál es vuestra película de terror favorita? Una difícil elección, ¿verdad? Hay tantas y con la gran mayoría de ellas hemos pansado tan malos —buenos— ratos, que se hace verdaderamente complicado quedarse sólo con una. Aquí voy a hablar de mis tres preferidas.

¿Qué tenemos que tener en cuenta para elegir una película por encima de otra? Podríamos hablar de la ambientación, los efectos especiales, la historia, la originalidad de la puesta en escena... numerosos elementos cinematográficos que se ponen al servicio de una única máxima: provocar terror al espectador. Creo que este género es el más subjetivo de todos los que podemos encontrar actualmente en el cine puesto que la opinión que merece una película de miedo depende directamente de la experiencia que haya tenido el espectador al visualizarla.

Personalmente creo que este tipo de películas no pueden analizarse de la misma manera que otras obras de otros géneros, puesto que lo que pretende sacar el espectador de ellas es básicamente vivir una experiencia terrorífica dentro de una sala de cine o en su casa. Este tipo de películas deben desarrollar una empatía especial con los espectadores ya que desde el primer momento y durante todo el metraje deben sumergirse en la pantalla sin que elementos externos les distraigan. Creo que una buena película de terror es la que consigue eso y además sorprende al espectador con nuevas propuestas que le cogen con las defensas bajas.

Sin embargo hay muchos factores, aparte de la subjetividad, que hacen que una película de terror sea buena para unos espectadores pero para otros no. No es lo mismo ver una obra de este tipo acompañado por tus amigos riéndote que por la noche solo en casa, como tampoco es lo mismo ver estas películas cuando tienes diez años que cuando ya superas la veintena. Es innegable que todos estos factores influyen de manera capital en la elección de las películas favoritas de este género, por lo que estoy seguro que muchos de vosotros no coincidiréis en las tres que propongo aquí.

La relación entre el espectador y la obra es especialmente directa dentro de este género. Puesto que su finalidad principal es influir en el público, es inevitale que el género evolucione paralelamente a como lo hace la sociedad. Así podemos encontrar obras actuales que son muy diferente a las de hace unos años. Creo que el ejemplo perfecto sería comparar "Night of the Living Dead" de George A. Romero, de hace 42 años, con cualquier otra película actual que se pueda calificar dentro del género de terror. Incluso podemos ver en la propia filmografía del director esa evolución, ya sea obligada o no, dentro de este tipo de obras, como el uso obligado de la sangre, cuanta más —creen— mejor.

The Haunting

En el tercer puesto he elegido la mítica película de Robert Wise. Pese a ser de 1963, creo que algunas escenas producirían bastante impresión y sorprenderían a más de un espectador actual. Al que no la haya visto se la recomiendo.

No es precisamente de esas películas donde predomina lo visual. El director tenía muy claro que la historia era sobre la típica casa encantada y también sabía perfectamente que la imaginación humana tiene un gran poder sobre nosotros. Así que lo único que tenía que hacer era despertar esa parte de nuestro cerebro donde la imaginación nos juega malas pasadas y nos hace creer cosas que no vemos en la pantalla, sino que las pensamos nosotros mismos —dicho así parece fácil—. Usando esto consigue algunas escenas, como la que dos de las protagonistas se encuentran en la habitación de una de ellas y comienzan a oirse ruidos que provienen de fuera, que logra hacer partícipe al espectador no sólo de la vivencia de los personajes, sino también de sus sentimientos.

Evil Dead

Qué decir de esta película que no se haya dicho ya. Aunque tenga más de 25 años sigue estando totalmente vigente. Es sorprendente lo que fue capaz de conseguir Sam Raimi sin apenas presupuesto y en el garage de un amigo suyo. En una oda al gore más puro, exagerándolo pero sin pasarse, y todo ello puesto al servicio de un humor exageradamente negro —que afortunadamente recuperó en "Drag me to Hell"—.

Esta nueva rama cómica dentro del género de terror dio pie a numerosas obras que la intentaron imitar, o al menos la tomaron como punto de partida, aunque nadie consiguió lo que Sam Raimi con esta obra. Si nos centramos en la película como cinta pura de terror, encontramos escenas que, al menos a mi, me impresionaron sobremanera cuando las vi por primera vez. La parte de falta de presupuesto podría haber sido un inconveniente para algunos autores pero creo que es un elemento clave de la película puesto que la fotografía y la iluminación, unidas a un gran trabajo de maquillaje, dieron lugar a una película clave dentro del género de terror.

The Texas Chain Saw Massacre

La película de Tobe Hooper se disputaba con la de Sam Raimi mi elección al primer puesto de la lista. Puede que penséis que la elección de esta película como la número uno sea un poco típica, pero realmente afirmo que se lo merece.

No se podría hablar del subgénero Slasher si no fuese por ella, puesto que aunque no fue la primera de este tipo, sí que sentó las bases de una nueva manera de representar el terror en el cine y que dio pie a obras tan conocidas como "Halloween", "Friday the 13th" o "A Nightmare on Elm Street".

Pero tampoco tenemos que basarnos en las influencias que tuvo en obras posteriores. Si nos centramos en la propia película encontramos una historia bastante simple pero completamente efectiva, que da pie a lo que el director quiere contar y sobre todo a lo que quiere mostrar. Así se suceden momentos protagonizados por el mítico Leatherface persiguiendo con su inseparable motosierra a la víctima de turno. Creo que a todos nos ha marcado esa escena.

Sé que me dejo algunas obras míticas como "The Exorcist" o "The Shining", películas que marcaron a generaciones enteras de espectadores, pero como me pasó en la lista sobre mis trilogías favoritas, al elegir sólo tres es inevitable que algunas grandes obras tengan que quedarse fuera. Ahora os toca a vosotros opinar.

Foto: Thescreenplaywriters, Shadowsandscreams & Photobucket