«The Kids Are All Right», lo primero es la familia

Escena de "The Kids Are All Right"

Las visiones encontradas sobre cómo debe ser una familia, en "The Kids Are All Right" queda claro que familias hay muchas y que no importa cómo están compuestas si lo reina es el amor, el respeto y la comprensión. El filme de la directora Lisa Cholodenko, ha sido recibido múltiples elogios y distinciones, además de excelentes críticas a nivel mundial.

La historia del matrimonio lésbico entre Nic (Annette Bening) y Jules (Julianne Moore) era casi perfecto, se aman, tiene un buen pasar gracias Nic y dos hijos adolescentes que viven felices teniendo dos mamás. Hasta ahí nada que decir, salvo que un día esa armonía se desploma cuando los chicos: Joni (Mia Wasikowska) de 17 años a punto de irse a la universidad acepta el pedido de su hermano de 15 años, Laser (Josh Hutcherson), de conocer al donante de esperma del cuál nacieron ellos, gracias a dos inseminaciones artificiales.

Entre miedos a posibles decepciones o encantamientos sobre ese desconocido, van en su búsqueda y se encuentran con Paul (Mark Ruffalo). Un tipo amigable, dueño de un restaurant naturista que tiene su propia huerta donde cultiva sus vegetales y anda por la vida en motocicleta. Él se define como "algo raro", ese mismo concepto usan los chicos antes de entrar a verlo, piensan si él será un tipo raro y salen de conocerlo con la idea de que lo raro es otra cosa.

Nic y Jules aceptan conocerlo aunque no están contentas con la idea, pero sus mentes abiertas permiten que Paul venga a su casa y entable con cada miembro una relación muy particular. Incluso que ponga esa parsimonia que brilla en la casa en jaque, y comiencen a brotar otros tipos de sentimientos, deseos, pasiones, reflexiones y enojos que antes no parecían estar presentes.

Sin dudas, el personaje de Ruffalo abre el juego a destapar muchas cosas ocultas de esta familia perfecta. Jules no se siente feliz con Nic, descubre que ha dejado boicotear sus deseos para estar a cargo de la casa y los hijos, mientras Nic es la señora perfecta que mantiene el hogar, impone el orden y no permite que nadie venga a decirle cómo son las cosas. Claro, una vez que Paul venga a mostrarles algunas cosas que pasan por fuera de sus límites, la nula simpatica por él se convierte en odio. Mientras que los restantes miembros de la casa se sienten cada vez más cercanos a él.

Otra escena de "The Kids Are All Right"

En términos generales, el filme me pareció muy bueno, creo que la directora Lisa Cholodenko, logra construir un relato muy veraz por momentos, donde pone en evidencia que el modelo de familia actual es variado y que hay otros factores más relevantes que los sexos de los mayores responsables de esa unión. Y que sin hay inconvenientes entre padres e hijos, no son distintos de los que tiene progenitores de diferente sexo. Que la esencia de la unión entre personas se dan por factores más valiosos como el amor, el respeto, la comprensión y el entendimiento.

Cholodenko podría haber desarrollado un relato donde los hijos encuentran díficultades en el sexo y, en la relaciones con los otros por tener padres homosexuales. Podría haber sido lo más fácil, pero optó por mostrarnos que en la vida real, las diferencias las marcan más los que viven en el entorno y es en este caso donde sucede todo lo contrario. Las personas externas nunca muestran ningún gesto de desaprobación del matrimonio de Nic y Jule; los amigos de los chicos viven en una total normalidad el tema, incluso el único que no entiende al inicio es Paul y enseguida se adapta a la situación. El filme muestra cómo todos aceptan y comprenden; y nadie juzga u opina porque es lo más común del mundo --- o debería serlo---.

Las actuaciones de Bening y Moore son sublimes; Hutcherson efectivo y sobrio; Wasikowska muy bien en su papel, principalmente en las escenas donde debe exponer sus deseos en juego --- por ejemplo,cuando le da el beso al chico que le gusta --- pero en otras tantas escenas no dejé de sentir que era Alicia en el país de las maravillas con ese pelo lacio y rubio.

Mientras que Ruffalo, --- que en otros filmes me ha gustado de sobremanera --- su papel quedo muy reducido a ser una piedra en el camino y nada más. No hay un espacio en la historia para él, sólo está para generar el conflicto y mantenerlo hasta el final, pero no explora desde su actuación un perfil para su personaje que lo haga lucir. Su mejor escena es cuando conoce a los chicos y sentados en una mesa --- objeto que será central en todo el relato, todo lo bueno o malo sucede en una --- tratan de descubrirse.

Ganadora de un premio Teddy en el último Festival de Berlín, es una historia que con el tiempo veremos más seguido por su mensaje, el desarrollo del guión y sus diálogos agudos. Una película que va a quedar en la memoria de más de uno.

Foto: Vancouversun - Wingo

cuatro estrellas