«Ghost Protocol» sí, pero «Mission: Impossible IV» no

Comienza el rodaje de la cuarta entrega de "Mission: Impossible", de la que a Tom Cruise le gustaría se conociera como “Ghost Protocol”, en lugar de “Mission: Impossible IV”, según sus propias declaraciones:

Lo único que quería es que no tuviera un número (...) Siempre pensé que teníamos que tener un nombre aparte de Misión: imposible”

Así de contundente se muestra Tom Cruise, protagonista y productor de la película junto a J. J. Abrams, con quien ya se asociara en 2006 para “Mission: Impossible III”. Lo que Cruise no comenta es que Paramount Pictures está aprovechando profunda crisis de la que está saliendo lentamente la ciudad de Dubái debido a la desaceleración financiera global que llevó a la cancelación de proyectos de millones de dólares y la pérdida de empleos tras el auge de la construcción. Quizás por ello tendrán apoyo logístico del municipio, la policía y posiblemente el ejército, según comenta su productor ejecutivo, Jeffrey Chernov. Siempre hay un roto para un descosido.

Parece ser que a los productores de Hollywood ya no les basta con los beneficios que puedan sacar de sus películas sino que, siguiendo la estela de la televisión en la que los presentadores de los programas de mayor audiencia se han convertido en vendedores de todo tipo de productos, van a convertir el cine en otro escaparate para el marketing y la promoción. Cierto que ya lo era, pero subliminal o disimuladamente. Así es como se percibe de la detallada y pormenorizada exaltación, en la rueda de prensa del edificio más alto construido por el ser humano, la Torre Califa (Burj Khalifa), con 832 metros de altura, cuya construcción comenzara el 21 de septiembre de 2004, y se inaugurara oficialmente el 4 de enero de 2010, tratándose de uno de los atractivos de la ciudad de Dubái, situada en los Emiratos Árabes Unidos, convirtiendo la película en otro de los reclamos para seducir a un adinerado sector turístico hasta el medio del desierto para "disfrutar" de un clima propio del planeta Marte.

Dubái es muy cinematográfica, por eso estamos muy felices de estar aquí

No hace falta decir que casi todos los rodajes allí desarrollados también forman parte de ese esfuerzo promocional, si no me creen pregunten a las chicas de “Sex and the City 2” por su "maravilloso" desfile por las mimas tierras. A priori me parece fantástico que los grades estudios de Hollywood, como Paramount Pictures, se busquen sus tretas y artimañas para sacar rentabilidad a una franquicia con la que llevan recaudados 2.000 millones de dólares (1.434 millones de euros) en todo el mundo. Lo ideal sería que su esfuerzo se viera reflejado en calidad en la pantalla, o que abarataran las entradas al cine, ya que a ellos les cuesta menos dinero. Pero claro, si Tom cruise ya se bajó los pantalones, me parece que nosotros vamos a tener que seguir tragando. No me malinterpreten, es totalmente lícito que utilicen este tipo de estrategias, lo único es que quizás, como espectador, me gustaría más ver una película que un gran anuncio de 120 minutos.

Son escenarios que casi nunca se podrían pagar, por eso tenemos mucha suerte de ser creo los primeros en poder grabar Dubai tal como es.

Por otro lado, estas palabras de Brad Bird evidencian que si Dubái no estuviera en crisis, me parece que los chicos del cine iban a tener que ir a rodar en cualqueir otro sitio. Por cierto, que no me cabe duda de que Brad Bird, director de esta entrega, será mejor reclamo que los edificios de Dubái para atraer savia nueva a las salas de cine después de sus imponentes filmes animados “The Iron Giant”, “The Incredibles” y “Ratatouille”, quien debe estar muy emocionado por rodar también en ciudades como Moscú, Praga y Vancouver, algo que el anime no le permitía. Como ya hemos ido adelantando, el reparto se completa con Jeremy Renner, Simon Pegg y Paula Patton, entre otros, aunque todavía nos tocará esperar hasta el 16 de diciembre de 2011 para disfrutar de sus aventuras.

Vía: Yahoo Cine | Fotos: El Séptimo Arte